Acciones satánicas impiden oraciones en los consejos del gobierno de EE.UU.

Durante muchos años fue un hábito iniciar las reuniones del gobierno con una oración a Jesús en varias ciudades. Ahora, Chaz Stevens, un activista satánico afirma que ateos y satanistas, obligaron a los políticos de Coral Springs, Florida, a desterrar la oración de las ceremonias oficiales.

  • Sectas    
  • 28 sep 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE. UU. Desde que un grupo inauguró la estatua Bafomete en Nueva York, el satanismo fue visto con otros ojos en los Estados Unidos. Utilizando como justificación legal, la libertad de culto y el derecho a expresar su “fe”, los satanistas están consiguiendo evitar las oraciones cristianas.

Durante muchos años fue un hábito iniciar las reuniones del gobierno con una oración a Jesús en varias ciudades. Ahora, Chaz Stevens, un activista satánico afirma que ateos y satanistas, obligaron a los políticos de Coral Springs, Florida, a desterrar la oración de las ceremonias oficiales.

El alcalde de la ciudad, Skip Campbell, dijo que prefiere eso –la oración– a garantizar que se invoque el nombre de Satanás. “No creo que nuestros ciudadanos estén a favor de invocaciones satánicas antes de las reuniones del Consejo”, explicó Campbell al diario Sun Sentinel.

Stevens, ganó en los tribunales el derecho a invocar al diablo, cada vez que se orara en una reunión pública invocando a Dios. Él afirma que el cambio revela la “discriminación religiosa”.

“Mi proyecto se llama Satanás o el silencio. Eso lo resume todo”, dijo Chaz al Sentinel.

Se basa totalmente en la decisión de la Corte Suprema en 2014, que aprobó que en las reuniones del gobierno pudiera incluirse una oración.

Los satanistas lograron victorias similares en la ciudad de Deerfield Beach, Florida, el año pasado. En Carolina del Norte, un musulmán tiene el derecho de invocar a Alá y en Alabama una bruja Wica recibió la autorización para hacer un conjuro antes de una reunión del consejo en la ciudad.

Los activistas satanistas dicen que son serios acerca de su proyecto y vienen con procesos que piden igualdad de derechos en todas las reuniones con los funcionarios del gobierno que desean tener un momento de oración.