nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Islandeses se vuelven politeístas para evitar los impuestos

Quien se afilie al zuísmo tendrá el dinero de los impuestos de regresó, esta sería la razón del creciente número de fieles en las últimas semanas.

  • Sectas    
  • 4 ene 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISLANDIA.- La religión zuísmo pasó de religión de 3 a 3000 fieles en pocas semanas en Islandia y como resultado de este significativo incremento está vinculado a las políticas y no las enseñanzas de la fe.

Resulta que los fundadores del zuísmo decidieron protestar contra el “impuesto de Dios”, una comisión cobrada por el gobierno a todos los contribuyentes, incluidos los ateos y agnósticos, para la financiación de las organizaciones religiosas.

Quien se afilie al zuísmo tendrá el dinero de los impuestos de regresó, esta sería la razón del creciente número de fieles en las últimas semanas.

El sitio web de la religión zuista asegura que su objetivo principal es: “La redistribución del apoyo financiero anual del Gobierno entre todos los miembros de la congregación por igual”, y asegura dejar de existir cuando cumpla su cometido, y borrar los registros de filiación de sus adeptos.

Esta nueva religión se registró en 2013, rescatando una de las creencias más antiguas, los sumerios – civilización politeísta que cree en los dioses An, Ki, Enlil y Enki que representan el cielo, la tierra, el viento y el agua, respectivamente.

“Creemos que el universo es controlado por un grupo de seres vivos con forma humana, más inmortales con fuerzas sobrenaturales”, dice el sitio web de la institución.

Los nuevos creyentes no tienen por qué creer en dioses, según Holger Simonsaen, uno de los fundadores zuísmo.

El zuismo, asegura devolver la cuota de impuestos que le corresponde a las organizaciones religiosas del país, la mayoría de ellas regidas por el luteranismo. Los islandeses deben pagar anualmente, por concepto del impuesto Sóknargjöld (parroquia), una cantidad cercana a los 80 dólares que se entrega a la organización religiosa que elija el contribuyente o se paga directamente al estado en caso de ser ateo.