Australiano que afirma ser Jesús reúne millares de seguidores

Él y su esposa afirman tener recuerdos de hace “2 mil años atrás”.

  • Sectas    
  • 28 jul 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

QUEENSLAND, AUSTRALIA. – Alan Miller, de 53 años, vive en el Estado de Queensland, Australia. AJ, como prefiere que la llamen, dice ser Jesús y ha reunido a miles de seguidores. Según él, el “descubrimiento” se produjo en 1997, después de separarse de su ex mujer. Desde entonces empezó a “recordar” bruscamente recuerdos de hace 2000 años.

Él asegura que a partir de 2004 estas memorias se intensificaron.

Niega ser el líder de una secta, pero ahora vive de las enseñanzas que ofrece en un “movimiento espiritual” llamado Verdad Divina, prometiendo a los seguidores una estrecha relación con Dios, que tendría características diferentes en la Biblia.

Es cuestionable subrayar que no es una reencarnación de Jesús, sino que es visto como una continuación de su existencia en la Tierra. “Empecé el proceso de acercamiento a Dios de la misma manera que lo hicimos en el primer siglo”, dice Alan, ex ingeniero de sistemas informáticos. “Yo sé que soy Jesús y tengo recuerdos de toda esta vida”, dice. La actual esposa se llama Mary Lucky, que afirma ser María Magdalena.

“Yo tenía una vida en el siglo I, cuando era la esposa de Jesús.

Aprendía y enseñaba la verdad de Dios con él. Después de su pasaje a otro plano, fue al mundo de los espíritus y vivió allí “, explica Mary. Asegura que regresaron a la Tierra cuando él nació de nuevo en 1978.

La pareja organiza seminarios que enseñan su movimiento espiritual sobre la “Verdad Divina” y que prometen un contacto personal con Dios. También tienen un sitio web disponible en varios idiomas y un canal de YouTube. Curiosamente, uno de los temas más discutidos por ellos en la materia se relaciona con el sexo.

Mary dice que, de manera similar a AJ, ahora tienen fuertes recuerdos de la vida anterior después de que se conocieron. “Mi familia decidió que nada de esto era cierto y que, de hecho, [I] estaba siendo manipulada por Alan”, recuerda, todavía sin relacionarse con sus familiares.

Afirman que han atraído a más de 20.000 personas a escuchar sus enseñanzas y miles los buscan constantemente y un porcentaje de estos hacen donaciones regulares a ellos.

Rehúsan ofrecer pruebas

Al ser cuestionado sobre algún milagro para demostrar quién dice ser, AJ argumenta que no es necesario, él sabe quién es. Además, él nunca dijo que él es Dios.

Él insiste que algunos actos ocurrieron y que Jesús hizo y se narran en la Biblia, pero nunca ocurrieron. Así que no podrían repetirse hoy. “Se supone que, en el primer siglo, convertí el agua en vino, pero no lo hice”, subraya. Minimiza el hecho, señalando que esto no afecta su identidad: “Si pudiera hacerlo, apenas probaría que tengo el poder de convertir el agua en vino.”

Considera que no hay necesidad de ofrecer pruebas. “No tengo ningún deseo de demostrar que yo soy Jesús … Yo sé lo que soy. Las personas que vienen a mí saben quién soy y saben quién soy”, explica.

AJ no es el único Jesús “vivo” de nuestros días. El mes pasado, un hombre que dice ser Jesús fue arrestado en Uganda, por hurto después de recibir donaciones de seguidores. Él afirmó que estaba seleccionando a los 144.000 “elegidos” que habían de vivir con él en el cielo.