nav
Domingo 19 de Noviembre de 2017

Evangélicos promueven anteproyecto de ley que prohíbe matrimonio gay pero Movilh se opone

“El matrimonio no puede tener apellido. No debe ser homosexual, ni heterosexual, porque es una institución de un Estado laico, que requiere garantizarse a toda pareja, al margen de las creencias y concepciones religiosas”, dijo Movilh.

  • Sexualidad    
  • 21 ene 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los senadores RN Francisco Chahuán, Antonio Horvath, Baldo Prokurika presentaron el proyecto de ley que busca impedir a nivel constitucional el matrimonio homosexual, lo que indica según Movilh que esta ley violenta el Estado laico, la no discriminación y la igualdad legal.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) expresó su “total repudio por violentar y por promover la presentación de un proyecto de ley de “matrimonio heterosexual”.

El proyecto, que insta a que la unión es exclusiva entre un hombre y una mujer, se fundamenta en que “las especiales características del vínculo matrimonial están determinadas por su naturaleza antropológica y sagrada, de acuerdo a las creencias religiosas y por la importancia que esta institución tiene en el plano social, que la hacen digna de la mayor consideración y protección por parte de la ley y del aparato estatal”.

“Ha surgido una suerte de crisis en la vigencia y conceptualización de instituciones tan fundamentales como el de familia y el matrimonio, motivada por factores tan disímiles como la pérdida de valores, el influjo de la sociedad de consumo en la definición de los proyectos personales y de pareja”.

Al respecto el Movilh señaló a los senadores que su objetivo es homofóbico, es boicotear la igualad legal para todos los chilenos, sin discriminación de ningún tipo”.

El movimiento de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales argumentó que “las familias no se definen por su composición, sino por el amor y los afectos, el mismo que ustedes desconocen por razones religiosas en parejas constituidas por personas del mismo sexo”.

“El matrimonio no puede tener apellido. No debe ser homosexual, ni heterosexual, porque es una institución de un Estado laico, que requiere garantizarse a toda pareja, al margen de las creencias y concepciones religiosas”, dijo Movilh.

El Movilh, criticó que esto es una propuesta de los senadores y los sectores evangélicos y antojadizas interpretaciones de la Biblia al Congreso Nacional.