nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Nieto gay de Oral Roberts quiere llevar su fe a las comunidades homosexuales

Según Potts, encontró que la Escritura “no es tan clara”, porque mientras que algunos pasajes de las Escrituras señala que homosexualidad es una abominación, otro pasaje (en Levítico) dice que comer mariscos es una abominación. “¿Por qué podemos pasar por alto algunos pasajes de la Biblia, pero no otros?”, preguntó.

  • Sexualidad    
  • 11 oct 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Randy Roberts Potts, recientemente se desempeñó como mariscal para el año de la Caminata contra el SIDA en la Ciudad de Oklahoma. Durante su visita, fue entrevistado acerca de su fe y sobre su función de promoción para la comunidad gay, publica el diario New Sok.

Potts, es nieto del fallecido televangelista Oral Roberts y expresó que quiere llevar su fe a las comunidades gay. Él cuenta que creció en una familia amorosa, extendida y encabezada por su abuelo, el último tele-evangelista Oral Roberts, fundador de la Universidad Oral Roberts.

Potts, es el hijo de Roberta Roberts, -hija de Oral Roberts Potts-. Él dice que hasta que llegó a su adolescencia sintió temor porque su corazón le decía, que era homosexual. Posteriormente un familiar le habló después de un entierro, diciéndole que Dios se enojó tanto por la homosexualidad que destruyó a toda una ciudad a causa de ese pecado.

En referencia a Sodoma y Gomorra, Potts, dijo que tuvo mucho miedo y que “me sentía como si estuviera tratando de rescatar las malas decisiones”, dice Potts, y que el temor lo llevó lejos de su fe a pesar de haber crecido en una fe plena y una familia conservadora.

Buscó una justificación

Potts, dijo que hizo algo que no había creído posible. “En mis 20 años, escapé de mi fe y mi religión”. El nieto de Oral Roberts, con el tiempo comenzó a leer la Biblia para saber exactamente lo que dice la Palabra de Dios sobre la homosexualidad.

Según él dice, encontró que la Escritura “no es tan clara”, porque mientras que algunos pasajes de las Escrituras señala que homosexualidad es una abominación, otro pasaje (en Levítico) dice que comer mariscos es una abominación. “¿Por qué podemos pasar por alto algunos pasajes de la Biblia, pero no otros?”, preguntó.

Potts, dijo que en su investigación, se enteró de que algunos predicadores evangélicos, no son tan hostiles hacia los gays como los demás, pero tienen miedo de dar la bienvenida a los homosexuales por miedo a que sus congregaciones los abandonen en masa.

“Hay mucho miedo en la comunidad evangélica, porque si un ministro se levanta y dice que necesitan ser más receptivos con los homosexuales, podría perder su iglesia”, dice Potts, quien espera reunir a la comunidad evangélica y gay en conjunto para detener la intimidación en contra de los adolescentes homosexuales. Dijo que está seguro que las dos comunidades tienen algo en común y que es sólo es una cuestión de conseguir, los grupos para centrarse en los objetivos y preocupaciones comunes.

“Ellos tienen que lidiar con la realidad de que la retórica actual está perjudicando a los niños gay”, dijo Potts, afirmando que algunos ministros están empezando a hablarle a gente gay en un mejor tono desde el púlpito.

Potts, explicó que mientras su abuelo en realidad no dijo mucho acerca de los gays, algunas personas en la comunidad gay han dicho que se vieron afectadas por el legado de los evangelistas como Oral Roberts. “Él era parte de un grupo de líderes que dicen: los gays van al infierno”.