Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Lunes 22 de Octubre de 2018

5 áreas de tu vida en las que Satanás quiere entrar

Satanás sabe que tiene un punto de entrada a tu vida si Dios no está primero en nuestros corazones.

  • Blogs    
  • 29 jun 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

Satanás no quiere nada más que ingresar a ciertas áreas de tu vida para poder ganar una fortaleza. Intentará cualquier cosa para desorientarte, distraerte de tu enfoque y dejarte sin efectividad para el Reino de Dios.

Y creo, después de más de 25 años de ministrar a las mujeres, hay áreas comunes a las que ataca, no solo en las mujeres, sino en cualquiera de nosotros. Mientras seamos conscientes de sus estrategias, podemos estar en guardia para mantenerlo fuera de sus puntos de entrada específicos.

Estas son las cinco áreas de tu vida en las que Satanás quiere ingresar:

1.-TU CORAZÓN PARA QUE DIOS NO SEA PRIMERO

Hay una razón por la cual la Palabra de Dios nos dice: “Sobre todo, guarda tu corazón, porque todo lo que haces fluye de él”  (Proverbios 4:23). Satanás sabe que tiene un punto de entrada a tu vida si Dios no está primero en nuestros corazones. El primer mandamiento de Dios, expuesto en el Antiguo Pacto, fue: “No tendrás otros dioses delante de mí”  (Éxodo 20: 3). Y Jesús reiteró eso bajo el Nuevo Pacto cuando se le preguntó cuál es el  mayor de los mandamientos  y respondió diciendo: ‘Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con toda tu mente’… ”  ( Lucas 10:27 ).

El mayor deseo de Satanás es evitar que le des a Dios  todo de tu corazón, cualquier cosa que te distraiga para que pueda erigir un dios falso frente a ti que lo hará sin que te des cuenta.

¿Amas a Dios más de lo que amas algo (o alguien) más en la vida?

Intentará atraerte con un dios falso como tu carrera, un cónyuge o interés amoroso, un sueño u objetivo, un hobby o estilo de vida. Conozco a muchas mujeres cuyo primer amor es su cuerpo, por lo que pasan más tiempo en el gimnasio ejercitándose que dejando que Dios trabaje dentro. Es una forma sutil de comenzar a amar otras cosas más que a Dios. Algunos de nosotros amamos la comida, el dinero, la recreación, nuestros hijos, una sustancia o un “sentimiento” (como estar enamorado o sentirnos enérgicos) más que Dios mismo. Cuida tu corazón manteniendo a Cristo en el trono de tu vida para que Satanás no intente colar nada más allí.

2.-TUS PREOCUPACIONES: HACERTE DUDAR DEL AMOR Y LA PROVISIÓN DE DIOS

Satanás quiere que te estreses, porque entonces no estás descansando en la capacidad de Dios para cuidarte. Las mujeres tienden a estresarse por lo temporal: facturas que deben pagarse, si un hombre entra o no en nuestras vidas, si podemos tener un hijo, qué está diciendo alguien sobre nosotros, cómo luce nuestro cuerpo. Los hombres tienden a preocuparse por sus trabajos, por sus familias y por si están o no “ganando” en varias áreas de la vida. Luego están los problemas de salud, los temores acerca de nuestros padres que envejecen y otras situaciones que pueden desplazar la paz de Dios en nuestras vidas e incluso hacer que comencemos a culpar a Dios por nuestras circunstancias.

¿Estás viviendo como el amor y la provisión de Dios son reales?

No dejes a Satanás en esta puerta a través de sus preguntas tentadoras “¿y si…?” Y las dudas que teje en tu mente. Dios nos instruye en  Filipenses 4: 6-7: “No te preocupes por nada, sino que en todo por medio de la  oración  y la súplica con acción de gracias, tus peticiones se den a conocer a Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa toda comprensión, guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús” (NASB). Sigue orando por tus preocupaciones y sigue agradeciendo a Dios por adelantado por lo que está a punto de hacer, para que Satanás no tenga una fortaleza en tu mente a través de tus preocupaciones y miedos.

3.-TU PENSAMIENTO COTIDIANO, ENTONCES ERES COMO EL MUNDO

Es sorprendente la cantidad de personas que profesan conocer a Dios y seguirlo, sin embargo, sus patrones de pensamiento son como los de cualquier otra persona en el mundo. Satanás ama eso. Él quiere que estés tan absorto con los caminos del mundo que no tienes ni idea de lo que dice la Palabra de Dios. Hará esto a través de mensajes sutiles en letras de canciones, declaraciones de tu celebridad favorita y palabras de consejos de amigos (incluso amigos tuyos que son creyentes, pero están citando  “versículos” que no están en la Biblia).

¿Es su pensamiento cotidiano diferente del mundo?

La Escritura nos ordena: “No copies el comportamiento y las costumbres de este mundo, sino deja que Dios te transforme en una nueva persona cambiando tu forma de pensar. Entonces sabrá lo que Dios quiere que haga, y sabrá cuán bueno, agradable y perfecto es realmente su voluntad”, (Romanos 12: 2, NTV). Además, la Palabra de Dios instruye: “fija tus pensamientos en lo que es verdadero, honorable y correcto”. Piensa en cosas que son puras, hermosas y admirables. Piensa en cosas que son excelentes y dignas de alabanza… y el Dios de paz estará contigo”, (Filipenses 4: 8-9), NLT). Pero Satanás preferiría tenernos en angustia mental escuchando el mundo, en lugar de la palabra de Dios. Guarde su pensamiento cotidiano sumergiéndolo en las Escrituras. Es la única manera de evitar que Satanás y sus filosofías mundanas entren.

4.-TU DISCURSO, POR LO QUE DESGARRAS A LOS DEMÁS

Dios quiere que seamos portavoces sagrados para Él, personas que sanan y ayudan con nuestras palabras. Pero Satanás preferiría que tú y yo lo hagamos explotar con la boca. Algunas palabras críticas aquí, algunas quejas allí, algunas blasfemias mezcladas con un pequeño chisme de lado y le hemos dado permiso para hacernos personas que separan a otros y no suenan diferentes (y algunas veces peores) que los incrédulos. Satanás sabe que podemos causar mucho daño con la boca si no los ponemos bajo el control de Dios.

¿Tus palabras están construyendo a otras?

Ya se trate de chismes, críticas o comentarios desagradables, nuestras bocas pueden ser instrumentos de rectitud o injusticia. Cierra esa puerta a Satanás, en su totalidad, aplicando las instrucciones de Dios en  Efesios 4:29: “No dejes que salga de tu boca ninguna palabrería, sino solo lo que sea útil para edificar a otros según sus necesidades, para que pueda beneficiar a aquellos quienes escuchan”,  (NVI). Y  1 Tesalonicenses 5:18  nos dice  “en todo da gracias; porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús”,  (NASB). Sea una persona agradecida verbalmente que solo habla para levantar a los demás, no para derribarlos. Eso disminuirá y destruirá un espíritu crítico y quejumbroso que le da a Satanás una fortaleza en nuestras vidas.

5.-NUESTROS CUERPOS, PARA QUE YA NO GLORIFIQUEN A DIOS

¿Por qué la gente se deprime, comen en exceso o beben excesivamente o recurren a las sustancias? ¿Por qué las jóvenes cortan sus cuerpos o se mueren de hambre cuando enfrentan dolor emocional? Creo que es porque Satanás nos volverá contra nuestros cuerpos si puede, como una forma de no “volver a Dios”. Nuestros cuerpos son preciosos para Dios. La Escritura nos ordena que   “entreguemos sus cuerpos a Dios”. Que sean un sacrificio vivo y santo, del tipo que él aceptará. Cuando piensas en lo que él ha hecho por ti, ¿es demasiado pedir?”, (Romanos 12: 1, NTV).

¿Estás glorificando a Dios a través de tu cuerpo?

Satanás sabe que Dios considera que nuestros cuerpos son su templo y, por lo tanto, Dios quiere que mantengamos nuestros cuerpos santos, sanos y honrando a Él (1 Corintios 6: 19-20). La Escritura dice que mantener nuestros cuerpos santos es nuestro  “acto espiritual de adoración”,  (Romanos 12: 1, NVI). Entonces, debido a que nuestros cuerpos son sagrados para Dios, a Satanás le encantaría hacernos daño, mutilarlos, matarlos de hambre y destruirlos con sustancias. No lo dejes entrar. No en cómo te vistes. No en cómo te ves a ti mismo. No en cómo te tratas a ti mismo. Pídale a Dios una imagen corporal sana y un deseo de proteger su cuerpo para que pueda servirlo en esta tierra durante el mayor tiempo posible.

La mejor estrategia: Entonces, ¿cuál es tu estrategia ahora que conoces las áreas donde Satanás quiere entrar en tu vida? Dios nos da una gran defensa a través de las instrucciones de Pablo a los santos en  Efesios 6: 11-18: “Vestíos de la armadura completa de Dios, para que puedan oponerse a los planes del diablo…”  Me parece interesante que cada pieza de La “armadura” descrita en ese pasaje se  refiere al carácter de Cristo. En otras palabras, ponte a la semejanza de Cristo. Permaneced en Cristo, vestíos de su carácter y justicia, y resistiréis los ataques del enemigo.

Cindi McMenamin  es una oradora nacional y autora de best-sellers que ayuda a mujeres y parejas a encontrar fortaleza para el alma. Es autora de 15 libros, entre ellos  When Women Walk Alone (more than 125,000 copies sold), When a Woman Overcomes Life’s Hurts, When Couples Walk Together, (en coautoría con su esposo, Hugh).