Connect with us

Blogs

5 áreas de tu vida en las que Satanás quiere entrar

Satanás sabe que tiene un punto de entrada a tu vida si Dios no está primero en nuestros corazones.

Avatar

Publicado

en

Satanás no quiere nada más que ingresar a ciertas áreas de tu vida para poder ganar una fortaleza. Intentará cualquier cosa para desorientarte, distraerte de tu enfoque y dejarte sin efectividad para el Reino de Dios.

Y creo, después de más de 25 años de ministrar a las mujeres, hay áreas comunes a las que ataca, no solo en las mujeres, sino en cualquiera de nosotros. Mientras seamos conscientes de sus estrategias, podemos estar en guardia para mantenerlo fuera de sus puntos de entrada específicos.

Estas son las cinco áreas de tu vida en las que Satanás quiere ingresar:

1.-TU CORAZÓN PARA QUE DIOS NO SEA PRIMERO

Hay una razón por la cual la Palabra de Dios nos dice: “Sobre todo, guarda tu corazón, porque todo lo que haces fluye de él”  (Proverbios 4:23). Satanás sabe que tiene un punto de entrada a tu vida si Dios no está primero en nuestros corazones. El primer mandamiento de Dios, expuesto en el Antiguo Pacto, fue: “No tendrás otros dioses delante de mí”  (Éxodo 20: 3). Y Jesús reiteró eso bajo el Nuevo Pacto cuando se le preguntó cuál es el  mayor de los mandamientos  y respondió diciendo: ‘Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con toda tu mente’… ”  ( Lucas 10:27 ). El mayor deseo de Satanás es evitar que le des a Dios  todo de tu corazón, cualquier cosa que te distraiga para que pueda erigir un dios falso frente a ti que lo hará sin que te des cuenta.

¿Amas a Dios más de lo que amas algo (o alguien) más en la vida?

Intentará atraerte con un dios falso como tu carrera, un cónyuge o interés amoroso, un sueño u objetivo, un hobby o estilo de vida. Conozco a muchas mujeres cuyo primer amor es su cuerpo, por lo que pasan más tiempo en el gimnasio ejercitándose que dejando que Dios trabaje dentro. Es una forma sutil de comenzar a amar otras cosas más que a Dios. Algunos de nosotros amamos la comida, el dinero, la recreación, nuestros hijos, una sustancia o un “sentimiento” (como estar enamorado o sentirnos enérgicos) más que Dios mismo. Cuida tu corazón manteniendo a Cristo en el trono de tu vida para que Satanás no intente colar nada más allí.

2.-TUS PREOCUPACIONES: HACERTE DUDAR DEL AMOR Y LA PROVISIÓN DE DIOS

Satanás quiere que te estreses, porque entonces no estás descansando en la capacidad de Dios para cuidarte. Las mujeres tienden a estresarse por lo temporal: facturas que deben pagarse, si un hombre entra o no en nuestras vidas, si podemos tener un hijo, qué está diciendo alguien sobre nosotros, cómo luce nuestro cuerpo. Los hombres tienden a preocuparse por sus trabajos, por sus familias y por si están o no “ganando” en varias áreas de la vida. Luego están los problemas de salud, los temores acerca de nuestros padres que envejecen y otras situaciones que pueden desplazar la paz de Dios en nuestras vidas e incluso hacer que comencemos a culpar a Dios por nuestras circunstancias.

¿Estás viviendo como el amor y la provisión de Dios son reales?

No dejes a Satanás en esta puerta a través de sus preguntas tentadoras “¿y si…?” Y las dudas que teje en tu mente. Dios nos instruye en  Filipenses 4: 6-7: “No te preocupes por nada, sino que en todo por medio de la  oración  y la súplica con acción de gracias, tus peticiones se den a conocer a Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa toda comprensión, guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús” (NASB). Sigue orando por tus preocupaciones y sigue agradeciendo a Dios por adelantado por lo que está a punto de hacer, para que Satanás no tenga una fortaleza en tu mente a través de tus preocupaciones y miedos.

3.-TU PENSAMIENTO COTIDIANO, ENTONCES ERES COMO EL MUNDO

Es sorprendente la cantidad de personas que profesan conocer a Dios y seguirlo, sin embargo, sus patrones de pensamiento son como los de cualquier otra persona en el mundo. Satanás ama eso. Él quiere que estés tan absorto con los caminos del mundo que no tienes ni idea de lo que dice la Palabra de Dios. Hará esto a través de mensajes sutiles en letras de canciones, declaraciones de tu celebridad favorita y palabras de consejos de amigos (incluso amigos tuyos que son creyentes, pero están citando  “versículos” que no están en la Biblia).

¿Es su pensamiento cotidiano diferente del mundo?

La Escritura nos ordena: “No copies el comportamiento y las costumbres de este mundo, sino deja que Dios te transforme en una nueva persona cambiando tu forma de pensar. Entonces sabrá lo que Dios quiere que haga, y sabrá cuán bueno, agradable y perfecto es realmente su voluntad”, (Romanos 12: 2, NTV). Además, la Palabra de Dios instruye: “fija tus pensamientos en lo que es verdadero, honorable y correcto”. Piensa en cosas que son puras, hermosas y admirables. Piensa en cosas que son excelentes y dignas de alabanza… y el Dios de paz estará contigo”, (Filipenses 4: 8-9), NLT). Pero Satanás preferiría tenernos en angustia mental escuchando el mundo, en lugar de la palabra de Dios. Guarde su pensamiento cotidiano sumergiéndolo en las Escrituras. Es la única manera de evitar que Satanás y sus filosofías mundanas entren.

4.-TU DISCURSO, POR LO QUE DESGARRAS A LOS DEMÁS

Dios quiere que seamos portavoces sagrados para Él, personas que sanan y ayudan con nuestras palabras. Pero Satanás preferiría que tú y yo lo hagamos explotar con la boca. Algunas palabras críticas aquí, algunas quejas allí, algunas blasfemias mezcladas con un pequeño chisme de lado y le hemos dado permiso para hacernos personas que separan a otros y no suenan diferentes (y algunas veces peores) que los incrédulos. Satanás sabe que podemos causar mucho daño con la boca si no los ponemos bajo el control de Dios.

¿Tus palabras están construyendo a otras?

Ya se trate de chismes, críticas o comentarios desagradables, nuestras bocas pueden ser instrumentos de rectitud o injusticia. Cierra esa puerta a Satanás, en su totalidad, aplicando las instrucciones de Dios en  Efesios 4:29: “No dejes que salga de tu boca ninguna palabrería, sino solo lo que sea útil para edificar a otros según sus necesidades, para que pueda beneficiar a aquellos quienes escuchan”,  (NVI). Y  1 Tesalonicenses 5:18  nos dice  “en todo da gracias; porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús”,  (NASB). Sea una persona agradecida verbalmente que solo habla para levantar a los demás, no para derribarlos. Eso disminuirá y destruirá un espíritu crítico y quejumbroso que le da a Satanás una fortaleza en nuestras vidas.

5.-NUESTROS CUERPOS, PARA QUE YA NO GLORIFIQUEN A DIOS

¿Por qué la gente se deprime, comen en exceso o beben excesivamente o recurren a las sustancias? ¿Por qué las jóvenes cortan sus cuerpos o se mueren de hambre cuando enfrentan dolor emocional? Creo que es porque Satanás nos volverá contra nuestros cuerpos si puede, como una forma de no “volver a Dios”. Nuestros cuerpos son preciosos para Dios. La Escritura nos ordena que   “entreguemos sus cuerpos a Dios”. Que sean un sacrificio vivo y santo, del tipo que él aceptará. Cuando piensas en lo que él ha hecho por ti, ¿es demasiado pedir?”, (Romanos 12: 1, NTV).

¿Estás glorificando a Dios a través de tu cuerpo?

Satanás sabe que Dios considera que nuestros cuerpos son su templo y, por lo tanto, Dios quiere que mantengamos nuestros cuerpos santos, sanos y honrando a Él (1 Corintios 6: 19-20). La Escritura dice que mantener nuestros cuerpos santos es nuestro  “acto espiritual de adoración”,  (Romanos 12: 1, NVI). Entonces, debido a que nuestros cuerpos son sagrados para Dios, a Satanás le encantaría hacernos daño, mutilarlos, matarlos de hambre y destruirlos con sustancias. No lo dejes entrar. No en cómo te vistes. No en cómo te ves a ti mismo. No en cómo te tratas a ti mismo. Pídale a Dios una imagen corporal sana y un deseo de proteger su cuerpo para que pueda servirlo en esta tierra durante el mayor tiempo posible.

La mejor estrategia: Entonces, ¿cuál es tu estrategia ahora que conoces las áreas donde Satanás quiere entrar en tu vida? Dios nos da una gran defensa a través de las instrucciones de Pablo a los santos en  Efesios 6: 11-18: “Vestíos de la armadura completa de Dios, para que puedan oponerse a los planes del diablo…”  Me parece interesante que cada pieza de La “armadura” descrita en ese pasaje se  refiere al carácter de Cristo. En otras palabras, ponte a la semejanza de Cristo. Permaneced en Cristo, vestíos de su carácter y justicia, y resistiréis los ataques del enemigo.

Cindi McMenamin  es una oradora nacional y autora de best-sellers que ayuda a mujeres y parejas a encontrar fortaleza para el alma. Es autora de 15 libros, entre ellos  When Women Walk Alone (more than 125,000 copies sold), When a Woman Overcomes Life’s Hurts, When Couples Walk Together, (en coautoría con su esposo, Hugh).

Continuar Leyendo
Advertisement

Blogs

Avivamiento o revelación – ¿Cuál de los dos necesitas?

¿Sabía usted que la palabra avivamiento no aparece en el Nuevo Testamento?

Avatar

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.- Uno de los énfasis que más usted oye en la radio y televisión “cristiana” es la necesidad de un avivamiento. Si fuéramos a juzgar la cantidad de veces que líderes cristianos usan esta palabra podemos llegar a creer que un avivamiento es la cura para todas las necesidades en la iglesia y el mundo.

La idea suena interesante el problema es que no es del todo bíblico.

¿Sabía usted que la palabra avivamiento no aparece en el Nuevo Testamento? 

Aunque es cierto que hay verdades en la Biblia que no son específicamente se mencionan por nombres, sin embargo, son ciertas. Un ejemplo de esto es la palabra Trinidad, esta palabra no está en la Biblia, pero sabemos que es una verdad bíblica.

Esto no sucede con la palabra avivamiento. En el Nuevo Testamento no encontramos ningún tipo de enseñanza sobre este tema.  El único material sobre el tema de avivamiento está en el Antiguo Testamento. Y, para eso hay una razón. Un avivamiento es un concepto del Antiguo Testamento.

Cuando lees el Antiguo Testamento encuentras que periódicamente Israel necesitaba regresar a Dios luego de un largo periodo de infidelidad e idolatría. Ese era el significado de un avivamiento.  Israel regresa al pacto, su fe era vigorosa, y experimentaban un nuevo comienzo, en otras palabras: “eran avivados”.

Esta es la razón por la cual cuando se usa esta palabra usualmente está relacionada al desánimo, el cansancio, el poco compromiso de muchos, las crisis nacionales, la apatía de las personas, etc. La idea es que no hay vida, pasión y compromiso y lo que se necesita es un avivamiento.

A través de la historia de la iglesia el Espíritu Santo ha hecho cosas inusuales, algo que no puede hacerse humanamente. El gran despertar del siglo 18, es uno de los ejemplos más famoso junto al llamado avivamiento en la calle Azuza en California a principios del siglo 20.

Aun los que participaron y dirigieron esos tiempos de la historia no podían explicar lo que estaba pasando. Por lo tanto, no puede ser repetido por ningún proceso humano.

Para muchos cristianos la palabra avivamiento se refiere a una semana de servicios especiales en una congregación con un predicador invitado. El deseo es salir de esos servicios “avivados” y en “fuego para Cristo” y aun mejor si muchas almas se “convirtieron”. Como la mayoría que asiste a esos servicios ya son creyentes lo más que hay son “reconciliaciones”.

Las personas que hacen esta “re dedicación” sienten que no están dando el “grado”, así que se re dedican a vivir con mayor compromiso y pasión para el Señor.

Muchos de nosotros fuimos parte de eso. Nadie puede negar que después de esa semana de “avivamiento” (o campana) experimentáramos una renovación de entusiasmo y compromiso para el Señor.

Pero, al próximo año necesitábamos otro avivamiento o en algunos casos dos veces al año porque poco a poco se iba desapareciendo los efectos del anterior.  Por eso es común en muchas congregaciones ver a las personas “re dedicarse” al Señor todos los anos.

La solución del Antiguo Testamento para el avivamiento no es la respuesta para los creyentes en el Nuevo Pacto.

La verdad que tenemos es mucho mejor

Lo que necesitamos es algo mejor que un “avivamiento”, necesitamos una revelación.

Esta es la razón por la cual el Nuevo Testamento no habla de avivamiento sino de revelación. Pablo no oro por avivamiento sino por revelación.

Efesios 1:15-17

Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él.

Pablo oro por los Efesios lo que hubiera orado por nosotros. No por un avivamiento sino para que los ojos de nuestro entendimiento fueron iluminados en el conocimiento de él.

Esto es más que una “re dedicación” y una “infusión de entusiasmo”. ¿Qué quería Pablo que los creyentes entendieran?

Efesios 1:18-19

Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza.

Pablo quería que los ojos del entendimiento de los creyentes fuesen alumbrados para que supieran todo lo que le pertenece en Cristo. Él quería que ellos conocieran el mismo poder del Cristo que habitaba en ellos. Esa revelación hace mucho más que una motivación temporera, te transformara permanentemente.

Yo estoy consciente que muchos comenzamos nuestra vida en Cristo por causa de “una semana de avivamiento” (ese es mi caso) y muchos han sido salvos en esas reuniones. Dios usa cualquier ambiente para hacer lo que quiere.

Pero, algo mejor removerá la necesidad de ser avivado continuamente y eso es una revelación de quien eres en Cristo. Eso nunca desaparecerá y tampoco tendrá que ser avivado, aun mejor serás transformado a la misma imagen de Cristo.

En 2 Corintios 3:7-11 Pablo nos muestra la diferencia entre el concepto de la revelación en el nuevo pacto y la idea de avivamiento en el viejo pacto.

Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer, ¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu? Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación.

Porque aun lo que fue glorioso, no es glorioso en este respecto, en comparación con la gloria más eminente. Porque si lo que perece tuvo gloria, mucho más glorioso será lo que permanece.

En estos textos Pablo está comparando las glorias de ambos pactos.

No hay dudas que cuando Moisés tuvo un encuentro con Dios en el Monte Sinaí, su rostro se irradió con la gloria de Dios. Él experimento avivamiento en el monte. El problema fue que aquella gloria no era permanente, eventualmente desaparecía.

Seguro que los avivamientos en el viejo pacto tenían una medida de gloria, pero nada se compara con la gloria que tienen los creyentes en el nuevo pacto. Cristo mismo es nuestra esperanza de gloria.

Cuando recibimos esta revelación, de quien somos en Cristo y lo que tenemos en él es una gloria que no desaparece, no necesita avivarse y mucho menos re dedicarla.

Considera como Pablo concluye ese capítulo en 2 Corintios 3:18:

Por tanto, nosotros todos, miramos a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, nos transformamos de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

Afírmate en la verdad que te hace libre

Decir que necesitamos un avivamiento se oye bien, pero no es cierto porque se queda muy corto. La mayor necesita de la iglesia no es un avivamiento. Lo que necesitamos es una revelación de la gracia con relación a quienes somos en Cristo. Cuando esa revelación se imparte la gloria que tenemos excede a un avivamiento.

Esa es la fuente de una verdadera transformación, un proceso para toda la vida y permanente.

Pídele al Padre que abra los ojos de tu entendimiento para comprender quien eres en Cristo y las riquezas que en él te pertenecen y la grandeza de su poder para con nosotros. Jamás volverás a necesitar un avivamiento.

¿Qué crees ahora que necesitas?


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo. 


Continuar Leyendo

Blogs

“Algo no está bien…mi esposo siempre está cansado”

La enseñanza de San Pablo nos recuerda que Dios mismo diseñó la intimidad sexual de modo que fuera parte integral de un buen matrimonio.

Avatar

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.- En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que “descargó su conciencia” de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos:

[Luego de unos diez] años de novia del que es mi esposo, nos casamos, pero empecé a vivir un infierno. [Él salía,] y llegaba borracho al otro día. Después me enteré de sus infidelidades, y me le enfrenté.

Se fue de la casa, pero empezó a llamarme todos los días. Me pidió perdón y dijo que quería volver [porque] se dio cuenta de que nos amaba a nuestro hijo y a mí…[Llevamos] un año así con su cambio y esfuerzo de ser buen esposo.

El problema es que algo no está bien. Nuestra relación es de respeto, pero no tenemos una vida normal de pareja porque él siempre está cansado. ¿Es normal vivir en pareja de esa manera?

Este es el consejo que le dio mi esposa:

Estimada amiga:

La cualidad más importante de un buen matrimonio es la amistad. El ser amigos exige que los dos se escuchen y se apoyen. Usted dice que se respetan mutuamente. ¿Es él su mejor amigo? ¿Lo escucha usted a él, y la escucha él a usted? Cuando hay buena comunicación, pueden hablar acerca de los otros asuntos que causan conflictos entre los dos.

Muchas películas y novelas dan la impresión de que las buenas relaciones siempre se distinguen por una fuerte atracción física y al parecer horas interminables de íntimo contacto físico.

Si cometemos el error de comparar nuestra propia experiencia con la fantasía de esas películas y novelas, entonces es probable que consideremos deficientes nuestras propias relaciones. La realidad casi nunca supera o iguala la fantasía.

La intimidad física en el matrimonio es óptima cuando es producto de dos personas que trabajan juntas, planean juntas, se divierten juntas y disfrutan de la vida juntas. Pero es muy común que el trabajo, las responsabilidades y el estrés desplacen las expresiones físicas de amor.

Las parejas a quienes les pasa esto tienen que hablar al respecto y hacer planes para darle prioridad a la intimidad. A veces, debido a las circunstancias, uno de los dos o ambos tienen que decidir que van a ejercer paciencia y comprensión por determinado tiempo. Si no pueden llegar a un acuerdo, recomendamos que acudan a un consejero matrimonial.

A los que piensan equivocadamente que Dios está en contra de las relaciones sexuales les pudiera sorprender el enterarse de que el apóstol Pablo, al hablarles a los cónyuges acerca de esas relaciones, enseñó: “No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y sólo por un tiempo”.

Esa enseñanza de San Pablo nos recuerda que Dios mismo diseñó la intimidad sexual de modo que fuera parte integral de un buen matrimonio.

Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: “Casos”, y luego buscar el Caso 470.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo.


Continuar Leyendo

Blogs

Devoción ministerial: Priorizando lo indispensable para nuestra vida

¿Cómo puedo priorizar las cosas?, muy sencillo. Siempre en primer lugar debe estar Dios, luego la familia, el ministerio y el trabajo. Pero, este orden dependerá de cada persona.

Avatar

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM- La devoción significa no solo el compromiso que tienes hacia algo o alguien, sino también la definición de tu prioridad.

Una persona en Dios no debe vivir solo para satisfacer su propio ego, sino más bien, para priorizar su relación con el Creador.

Cuando queremos hacer la voluntad de Dios, no te importa lo que sucede a tu alrededor, siempre quieres buscar lo bueno y agradable para mantener tu relación con el Señor.

El ministerio siempre debe ser considerado como una responsabilidad importante encomendada de parte de Dios para nosotros.

Vivimos en un tiempo donde el estrés y la ansiedad ocupan gran parte de nuestro día y nos olvidamos de que el Señor está esperando que dediquemos un tiempo para hablar con él y adorarle.

La verdadera devoción

Debemos cumplir con las obligaciones, en donde sea que Dios nos haya colocado, es fundamental cumplir con él, con la familia y el trabajo.

No podemos evadir las responsabilidades porque algún día daremos cuenta a Dios de lo que hacemos.

¿Cómo puedo priorizar las cosas?, muy sencillo. Siempre en primer lugar debe estar Dios, luego la familia, el ministerio y el trabajo. Pero, este orden dependerá de cada persona.

El centro de nuestra existencia debería ser siempre Dios de primero y luego lo demás. Es importante tener esto presente en todo momento.

La verdadera devoción del hombre radica en agradar a Dios por encima de todas las cosas.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate de las mejores noticias cristianas evangélicas y del mundo.


Continuar Leyendo

Más leídas