Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Jueves 15 de Noviembre de 2018

Factores de porqué muchos cristianos no cumplen la Gran Comisión

Muchos cristianos han perdido la sensibilidad por las almas y no les importa si el infierno se llena de muchos a quienes jamás se les predicó que Jesús es el salvador del mundo.

  • Blogs    
  • 4 jun 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

Por Nínro Ruíz Peña.- Tal vez te has preguntando porque muchos cristianos omiten el mandamiento de la Gran Comisión que consiste en predicar, bautizar y discipular en nombre de Cristo. “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”, Mateo 28: 19.

Hay muchos factores y es que muchos no predican el evangelio porque tienen un mal testimonio y no tienen moral para predicarles a otros debido a su hipocresía espiritual y por vivir un falso cristianismo.

Otro factor es que existen otros cristianos que no tienen mal testimonio, sin embargo se aíslan tanto del mundo que tratan de no contaminarse según ellos las antiguas amistades que podrían corromperlos y hacerlos caer que ni siquiera con fin de hablarles del cambio que hizo Dios en ellos les predican, pero también está la posición del desinterés porque los demás se salven.

Muchos cristianos han perdido la sensibilidad por las almas y no les importa si el infierno se llena de muchos a quienes jamás se les predicó que Jesús es el salvador del mundo. Hay otros cristianos que si tienen la sensibilidad, pero no tienen la valentía y tampoco la capacitación para saber qué pasajes de la Biblia se les debe predicar a los no creyentes y debido a que no están acostumbrados a evangelizar con temor pero con valentía muchas veces predican más un mensaje de condenación que de esperanza y salvación y terminan ahuyentando a muchas personas que luego los vienen a catalogar de fanáticos religiosos y esto los termina frustrando y desisten de llevar las buenas nuevas de salvación.

Para cumplir con el mandamiento de la Gran Comisión un cristiano lo que necesita primero es interés y pasión. Interés porque el reino de Dios se extienda cada día más en la Tierra y pasión que significa amor porque más no sólo conozcan a Jesús sino que sean salvos. Estos dos factores esenciales los tenían los 12 primeros discípulos de Jesús aunque algunos dirían que Judas no cabría porque él como tesorero del Mesías sólo le interesaba el dinero, pero creo que al principio Judas tenía esto, Jesús lo eligió creo que vio esas dos cosas esenciales en él creo que no sólo fue porque así lo decía la profecía,  pero los perdió en su trayecto al confundir a Jesús con un líder que provocaría el derrocamiento del imperio romano, Judas nunca llamó a Jesús, Mesías nunca creyó que él era el hijo de Dios siempre lo llamó Rabí -maestro- pero también estaba su avaricia que lo llevó a venderlo por 30 monedas de plata que era el precio de un esclavo, entre  otras causas.

Como sea los discípulos no eran gente letrada, venían del vulgo, creo que el que más tenía algo de formación en tributos era Mateo, sin embargo, ellos tenían interés y pasión y con eso fue suficiente porque durante esos tres años que según dicen los exegetas bíblicos, Jesús los capacitó, luego les dio autoridad y poder, para expulsar demonios, sanar enfermos, etc. Y finalmente recibieron al Espíritu Santo, lo que quiero decir es que muchas veces nos justificamos tanto y nos insensibilizamos tanto que llegamos al grado de creer que predicar las buenas nuevas de salvación es deber solo del pastor y el evangelista o los líderes y que los miembros común y corrientes no tienen nada que ver o simplemente piensan que necesitan mucha capacitación para poder salir a evangelizar o que ganar almas es un trabajo muy difícil y complicado por lo tanto es sólo trabajo para un grupo selecto, pero la verdad es que usted sólo necesita desarrollar ese interés santo por llevar al reino de Dios al mundo y una pasión por ganar almas para Cristo, y entender que lo demás que te hace falta Dios te lo dará y eso es la añadidura.