Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Martes 16 de Octubre de 2018

5 preguntas que deberías responder si quieres posibles miembros en tu iglesia

Los miembros tienen un sentido de propiedad. Son contribuidores, no solo consumidores.

  • Blogs    
  • 16 jul 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

Es posible que tengas una gran multitud de asistentes el domingo por la mañana, y aún no tengas una congregación. El hecho es que la multitud debe convertirse en una iglesia. La gente debe ser asimilada.

La asimilación es simplemente la tarea de alentar a las personas a tomar conciencia de su iglesia, a la asistencia a su iglesia, y luego a la membresía activa en su iglesia.

La comunidad habla sobre “esa iglesia”

La muchedumbre habla sobre “esta iglesia”

La congregación habla de “nuestra iglesia”

Los miembros tienen un sentido de propiedad.

Son contribuidores, no solo consumidores.

Debido a que la incorporación de nuevos miembros a su iglesia no ocurre automáticamente, debe desarrollar un sistema y una estructura para asimilar y mantener a las personas a las que llega. En Saddleback, nuestro sistema se compone de dos partes.

La primera parte de nuestro sistema de asimilación es una serie de preguntas que nos hacemos:

¿Qué espera Dios de los miembros de su iglesia?

¿Qué esperamos de nuestros miembros en este momento?

¿Qué tipo de personas ya forman nuestra congregación?

¿Cómo cambiará eso en los próximos cinco a diez años?

¿Qué valoran nuestros miembros?

¿Cuáles son las mayores necesidades de los nuevos miembros?

¿Cuáles son las mayores necesidades de nuestros miembros a largo plazo?

¿Cómo podemos hacer que la membresía sea más significativa?

¿Cómo podemos asegurar que los miembros se sientan amados y cuidados?

¿Qué les debemos a nuestros miembros?

¿Qué recursos o servicios podríamos ofrecer a nuestros miembros?

¿Cómo podríamos agregar valor a lo que ya ofrecemos?

Debido a que su congregación tiene una historia, cultura y tasa de crecimiento única, estas preguntas son importantes.

Las respuestas determinarán el plan de asimilación más adecuado para su situación.

Pero no eres el único con preguntas. ¡Los miembros potenciales tienen su propio grupo! Antes de que las personas se comprometan a unirse a su iglesia, quieren saber las respuestas a cinco preguntas no formuladas:

1.-¿ENCAJO AQUÍ?

Esta es la cuestión de la aceptación. Esta pregunta se responde mejor al establecer grupos de afinidad dentro de su iglesia para que las personas con edades, intereses, problemas o antecedentes similares puedan encontrar y relacionarse entre sí. Todos necesitan un nicho, y los grupos pequeños juegan un papel crucial para satisfacer esta necesidad. Debe mostrarle a la gente que tiene un lugar para ellos.

2.-¿ALGUIEN QUIERE CONOCERME?

Esta es la cuestión de la amistad. Puede responder a esta pregunta creando oportunidades para que las personas desarrollen relaciones dentro de su congregación. Hay un número ilimitado de formas en que puede hacer esto, pero requiere planificación. Recuerde, las personas no buscan una iglesia amistosa tanto como buscan amigos. La gente merece atención individual.

3.-¿ME NECESITAN?

Esta es la cuestión del valor. La gente quiere hacer contribuciones con sus vidas. Quieren que sus vidas cuenten. Quieren sentir que importan. Cuando puede mostrarles a las personas que pueden hacer una diferencia con sus dones y talentos uniéndose a su iglesia, querrán involucrarse. Posicione su iglesia como un lugar creativo que necesita la expresión de todo tipo de talentos y habilidades, no solo cantantes, ujieres y maestros de escuela dominical.

4.-¿CUÁL ES LA VENTAJA DE UNIRSE?

Esta es la cuestión del beneficio. Debe poder explicar clara y concisamente los motivos y los beneficios de la membresía. Explica las razones bíblicas, prácticas y personales para la membresía.

5.-¿Qué se requiere de los miembros?

Esta es la pregunta de las expectativas. Debe poder explicar las responsabilidades de la membresía tan claramente como declara sus beneficios. Las personas tienen derecho a saber qué se espera de ellos antes de unirse.

Estas cinco preguntas no formuladas conducen a la segunda parte de nuestro sistema de asimilación: CLASS.

En mi opinión, la clase de membresía es la clase más importante en su iglesia. Una clase sólida de membresía construirá una congregación fuerte. Una clase de membresía débil construirá una congregación débil. Pero tenga en cuenta que una clase “fuerte” no necesariamente significa una clase “larga”.

La clase 101 dura solo cuatro horas y se imparte todo en un día, pero produce un alto nivel de compromiso en nuestra membresía. Quienes eligen unirse a nuestra iglesia saben exactamente lo que se espera de ellos como miembros. La fuerza de una clase de membresía está determinada por su contenido y exigencia de compromiso, no su duración.

Algunas iglesias tienen una clase de membresía, pero cubren el material incorrecto en ella. Llenan la clase con material sobre crecimiento espiritual o doctrina básica. Estos temas son de vital importancia, pero están mejor cubiertos en clases que están separadas de su clase de membresía (por eso ofrecemos Clases 201 a 401).

Su clase de membresía debe responder las siguientes preguntas:

¿Qué es una iglesia?

¿Cuáles son los propósitos de la iglesia?

¿Cuáles son los beneficios de ser miembro?

¿Cuáles son los requisitos para ser miembro?

¿Cuáles son las responsabilidades de la membresía?

¿Cuál es la visión y la estrategia de esta iglesia?

¿Cómo está organizada la iglesia?

¿Cómo puedo involucrarme en el ministerio?

¿Qué debo hacer una vez que me convierta en miembro?

Aquí hay algunos consejos para su clase de membresía:

Si su iglesia se dirige a los que no asisten a la iglesia, debe incluir una explicación clara de la salvación en su clase de membresía porque tendrá muchas personas que quieran unirse a su iglesia que ni siquiera son creyentes. Siempre explicamos que confiar en Cristo es el primer requisito para ser miembro, y tenemos gente salvada en cada clase de membresía.

Mantenga su clase de membresía interesante e interactiva mediante el uso de videoclips, un cuaderno con currículum complementario, interacción en grupos pequeños y una buena comida juntos. Asegúrese de incluir muchas historias que personalicen la historia, los valores y la dirección de su iglesia. En Saddleback, incluso incluimos un cuestionario al final de cada clase, probando a los participantes sobre qué tan bien pueden establecer los propósitos de nuestra iglesia y otros conceptos importantes.

Si es posible, ofrezca tres versiones de su clase de membresía: una versión para niños para niños de primaria mayores, una versión para jóvenes para la escuela secundaria y preparatoria, y la clase de membresía para adultos.

Haga que la finalización de su clase de membresía sea un requisito para ser miembro. La gente que no está interesada o no está dispuesta a aprender los propósitos, la estrategia y el significado de la membresía de su iglesia no logran demostrar el tipo de compromiso que implica la membresía. Si ni siquiera les importa lo suficiente como para comprender las responsabilidades de la membresía, no se puede esperar que las cumplan después de unirse.

La membresía es un acto de compromiso. La forma en que motivas a las personas a hacer ese compromiso es mostrarles, con una buena relación calidad-precio, los beneficios que obtendrán a cambio. Cuando las personas entienden y valoran la membresía, se entusiasmarán con ello, y lo que una vez fue solo una multitud se convertirá en una iglesia.

Por el pastor Rick Warren