Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Lunes 17 de Septiembre de 2018

10 señales de advertencia de un narcisista espiritual

Estos falsos discípulos vienen en muchas formas, pero tal vez ninguno es más peligroso que el narcisista espiritual

  • Blogs    
  • 3 jul 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

“Amado, no creas a todo espíritu, sino prueba a los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo”, 1 Juan 4: 1.

Es triste decirlo, pero no todos los que dicen ser cristianos realmente son seguidores de Cristo. Muchos simplemente persiguen sus propias agendas, ya sea dinero, fama o influencia política. Estos falsos discípulos vienen en muchas formas, pero tal vez ninguno es más peligroso que el narcisista espiritual.

Un narcisista espiritual es alguien que usa el Evangelio para edificarse mientras derriba a otros. Si no se controla, sus acciones pueden infligir un daño devastador tanto a cristianos como a no cristianos por igual.

A continuación hay 10 señales de advertencia que puedes tratar con un narcisista espiritual:

1.-CONSTANTEMENTE HACEN REFERENCIA A SUS PROPIOS LOGROS

El narcisista espiritual ama auto promocionarse. Para ellos, cada conversación es una oportunidad para compartir cuán superiores son al creyente promedio. Por lo general, hacen esto al enumerar sus propios logros. Los oirás hablar incesantemente sobre su próximo libro, su última publicación en el blog, series de sermones, trabajo de misiones o esa vez que llevaron a alguien a Cristo.

La Escritura nos dice que no busquemos nuestra propia gloria y que dejemos que nuestro trabajo se sostenga por sí mismo (Proverbios 27: 2),  pero el narcisista espiritual hará alarde de cualquier cosa que ellos crean que pueda ser alabada.

La mejor manera para que los cristianos contrarresten esta demostración es seguir el ejemplo de Miqueas 6: 8, vivir con justicia, mostrar misericordia y caminar humildemente con el Señor tu Dios.

2.-INVADEN LAS CONVERSACIONES

El narcisista espiritual anhela el control, y su máxima autoridad es siempre su propia auto referencia. Como resultado, no es raro que invadan las conversaciones personales o privadas de otros. A menudo lo harán bajo el pretexto de “ayudar” o “corregir” a otros cristianos, pero no tienen ningún interés real en el diálogo bidireccional. Notarás que también tienen una forma de inyectar sus propias opiniones en las situaciones, y son las primeras en expresar sus quejas sobre los eventos recientes en la Iglesia. La Biblia advierte que tales personas crean divisiones entre los creyentes y sirven solo a sus propios apetitos (Romanos 16: 17-18, Salmos 36: 1-4).

No hay una buena manera de hablar con los narcisistas espirituales (Proverbios 26: 4-5), la mejor respuesta que los cristianos pueden dar es mantenerse firmes y rechazar ser intimidados.

3.-Tuercen las Escrituras

Susan B. Anthony dijo una vez: “Desconfío de las personas que saben tan bien lo que Dios quiere que hagan, porque me doy cuenta de que siempre coincide con sus propios deseos”. De la misma manera, un narcisista espiritual utiliza las Escrituras como una herramienta para su propósito en lugar de hacerlo para Dios. Se acercan a la Biblia con la mente cerrada, memorizando solo un puñado de versículos útiles que justificarán su comportamiento. Cualquier otra cosa, particularmente las Escrituras que entran en conflicto con sus acciones, es ignorada.

La mejor defensa que los cristianos tienen contra este tipo de teología defectuosa es simplemente leer la Biblia. Cuanto más familiarizados nos volvemos con el trabajo de Dios, más familiar nos volvemos con Dios.

4.-ELLOS PROFESAN AMOR, PERO NUNCA LO MUESTRAN

Quizás la forma más fácil de identificar a un narcisista espiritual es ver si sus obras coinciden con sus palabras. Muchos afirmarán que no tienen nada más que amor y compasión en sus corazones por aquellos a quienes reprenden, pero sus acciones demuestran lo contrario. Mateo 7 nos enseña que podemos juzgar a un profeta por el fruto de su trabajo: “Un árbol bueno no puede dar malos frutos, y un árbol malo no puede dar buenos frutos”. Entonces, ¿qué tipo de cosecha traen a la mesa de Dios? ¿División? ¿Desdén? ¿Crueldad?

El amor es más que palabras, el amor es acciones. Eso es lo que separa al verdadero cristiano del narcisista espiritual.

5.-HABLAN, PERO NO ESCUCHAN

Escuchar puede ser una herramienta poderosa para los cristianos. Escuchar crea confianza, crea empatía y fomenta el entendimiento entre las personas. Santiago 1:19 incluso insta a los creyentes a ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse. El narcisista espiritual, por el contrario, habla rápido, se ofende rápidamente e incapaz de escuchar. Disfrutan ser los más ruidosos en la sala, y la idea de aplazar a alguien los irrita.

Un verdadero cristiano escucha a los demás, incluso cuando no estén de acuerdo con ellos. Escuchar requiere que seamos desinteresados, que es lo único que un narcisista espiritual nunca puede ser.

6.-VIVEN EN CÁMARAS DE ECOS

En 1 Reyes 22, Josafat rey de Judá y Acab, rey de Israel, unen sus fuerzas para hacer la guerra contra un adversario vecino. Sin embargo, antes de partir, Josafat decide consultar al Señor para pedirle ayuda. Cuatrocientos profetas desfilan frente a los reyes proclamando que la victoria está cerca, pero Josafat no está convencido. Cuando se le pregunta si todavía hay un discípulo del Señor con quien pueden hablar, Acab admite a regañadientes.

“Todavía hay un profeta a través del cual podemos consultar al Señor, pero lo odio porque nunca profetiza nada bueno acerca de mí, sino que siempre es malo. Él es Micaías, hijo de Imla”.

Al igual que Acab, el narcisista espiritual vive en su propia cámara de eco personal. Se rodean de individuales que siempre afirmarán sus ideas preconcebidas o opiniones existentes. No cometas el mismo error. Un sabio cristiano sabe que la respuesta correcta no es siempre la popular.

7.-SE NIEGAN A RECONOCER SUS ERRORES

A nadie le gusta admitir que estaba equivocado. Es una experiencia humilde (y seamos honestos, a veces embarazoso), pero aceptar la responsabilidad de tus errores es el primer paso hacia la madurez real. Naturalmente, el narcisista espiritual no tendrá nada de eso. Incluso cuando se enfrentan con pruebas insuperables, el narcisista espiritual continuará defendiendo sus acciones como correctas. Para ellos, no se trata de un bien mayor, se trata de proteger su propia imagen.    

La humildad es un regalo precioso. Nos permite aprender de nuestros errores, reconocer nuestras fallas y convertirnos en mejores personas gracias a eso. ¡Toma un consejo de Filipenses 3:13, acepta lo que has hecho mal y lucha por vivir lo que viene!

8.-DERRIBAN A OTROS

1 Tesalonicenses 5:11 dice: “Por lo tanto, aliéntense unos a otros y edifíquense unos a otros, como de hecho lo están haciendo”. Un narcisista espiritual prefiere hacer lo contrario. En lugar de servir como fuente de inspiración, el narcisista espiritual disfruta de ser una voz de burla. Rápidamente critican a los demás por sus fallas percibidas, y con frecuencia causan daños al provocar discusiones entre los creyentes. En resumen, construyen su sentido de valía derribando a otros.

La Escritura nos dice que el fruto del espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio (Gálatas 5: 22-23). Un  discípulo de Jesús debe ser conocido por lo que construyen, no por lo que derriban.

9.-LIDERAN POR LA FUERZA, NO POR EJEMPLO

Un narcisista espiritual se convierte en el peor tipo de líder. Son mezquinos, intransigentes, rencorosos y controladores. El cielo ayuda al ministerio que cae bajo su mayordomía. En comparación, los grandes líderes siempre han inspirado a sus seguidores con el ejemplo. Corrigen a los demás sin humillarlos, aconsejan a los que necesitan crecimiento y ponderan cuidadosamente sus palabras antes de hablar.

Tomemos a David, quien a pesar de sus faltas, mostró humildad y sabiduría para los gobernantes ungidos de Dios (1 Samuel 24). ¿Qué hay de Pedro? Pasó su vida testificando la resurrección de Cristo y construyendo puentes de comunión entre extraños (Hechos 10). A diferencia del narcisista espiritual, un verdadero líder sabe que su deber es servir, no ser servido.

10.-En última instancia ponen a Dios en segundo lugar

Un experto en la ley una vez le preguntó a Jesús cuál era el mayor mandamiento. Su respuesta: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente’. Este es el primer y más grande mandamiento. Y el segundo es así: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. Toda la Ley y los Profetas dependen de estos dos mandamientos”, Mateo 22: 37-40

Muchos cristianos conocen este versículo de memoria, pero el significado detrás de las palabras de Cristo va mucho más allá de lo que pensamos. Jesús no solo está llamando a los creyentes a amar a Dios con todo su corazón, sino que les dice que nuestra fidelidad se afirma por nuestro amor a nuestro prójimo. Para decirlo simplemente: solo podemos amar a Dios si somos generosos. Un narcisista espiritual siempre pondrá a Dios en segundo lugar. Ya sea descuidando los mandamientos de Cristo o cómo tratan a sus vecinos, el orgullo siempre hará que una persona sea espiritualmente tóxica. No se pierda el asombroso plan de Dios siendo un narcisista espiritual.