Connect with us

Blogs

9 razones por qué ocurrirá la Segunda Venida de Cristo

No es un fin que vendrá como resultado de una guerra nuclear, irresponsabilidad ambiental o invasión alienígena; es el que viene por el propósito y el plan de Dios, predicho en las Escrituras. ¡No se equivoquen, Cristo regresará!

Publicado

en

Por John MacArthur. – Las Escrituras no son vagas ni equívocas en la promesa del regreso de Cristo. Una gran parte de la Escritura (según algunos relatos, hasta una quinta parte) es profética, y quizás una tercera parte o más de los pasajes proféticos se refieran a la Segunda Venida de Cristo o eventos relacionados con ella. Es innegable que es un tema importante en la profecía tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.

Y sin importar lo que digan los burladores, Jesús vendrá (2 Pedro 3: 3-10). La historia mundial se dirige hacia la conclusión que Dios ordenó. No es un fin que vendrá como resultado de una guerra nuclear, irresponsabilidad ambiental o invasión alienígena; es el que viene por el propósito y el plan de Dios, predicho en las Escrituras. ¡No se equivoquen, Cristo regresará!

Aquí hay nueve razones de las Escrituras por las cuales puedes saber que Cristo vendrá de nuevo.

1.-LA PROMESA DE DIOS LO EXIGE

El Antiguo Testamento está lleno de promesas mesiánicas, lo que prometió es su enfoque principal. Desde el principio (Génesis 3:15) hasta el final (Malaquías 4: 2), todo el Antiguo Testamento está lleno de profecías del Libertador venidero: al menos 333 promesas distintas, según una cuenta.

De las más de 100 profecías que tratan del primer advenimiento de Cristo, todas se cumplieron de manera precisa, literalmente. El montar en un burro, la separación de sus vestiduras, la perforación de sus manos y pies, y las vívidas profecías de su rechazo por parte de los hombres en Isaías 53, todo esto podría haber sido interpretado simbólicamente por los eruditos del Antiguo Testamento antes de Cristo. Pero el registro del Nuevo Testamento informa repetidamente que tales cosas se cumplieron en el sentido más literal, de modo que “para que se cumplan las Escrituras de los profetas” (Mateo 26:56; cf. 2:15; 4: 14-16; 8: 17; 12: 17-21; 13:35; 21: 4-5; 27:35; Juan 12:38; 15:25; 19:24, 28).

Las Escrituras dicen que Dios “no puede mentir” y que Él no cambiará de opinión (Números 23:19; Tito 1: 2). Lo que ha prometido, lo hará. La veracidad de la Biblia está en juego en la Segunda Venida.

2.LA ENSEÑANZA DE CRISTO LO EXIGE

La enseñanza terrenal de Cristo estaba llena de referencias a su segunda venida (Mateo 24; Lucas 21). Cuando estaba en juicio por su vida, Jesús defendió su propia deidad con una declaración audaz de la Segunda Venida en los términos más triunfantes. Le dijo al Sumo Sacerdote: “Verás al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo en las nubes del cielo” (Marcos 14:62).

En la noche de su traición, Cristo les dijo a los discípulos: “Voy a preparar un lugar para ti. Y si voy y preparo un lugar para ti, volveré y te recibiré en Mí mismo” (Juan 14: 2-3). No solo la credibilidad de Dios está en juego en la Segunda Venida, sino también la credibilidad de Su Hijo. Si Jesús no regresa, es un mentiroso.

3.-EL TESTIMONIO DEL ESPÍRITU SANTO LO EXIGE

Como “Dios … no puede mentir” (Tito 1: 2), su promesa garantiza el regreso de Cristo. Jesús es la verdad encarnada (Juan 14: 6); así que su enseñanza también confirma infaliblemente el hecho de la Segunda Venida. Y el Espíritu Santo, que se llama “el Espíritu de verdad” (Juan 14:17; 15:26), también testifica de la Segunda Venida de Cristo a través de los escritores del Nuevo Testamento.

Ya sea el apóstol Pablo (1 Corintios 1: 4-7; Filipenses 3:20; Colosenses 3: 4; 1 Tesalonicenses 4: 16-17; etc.), el apóstol Pedro (1 Pedro 1:13; 1 Pedro 5: 4; 2 Pedro 3), o el apóstol Juan (1 Juan 3: 2), una y otra vez, a través de las Escrituras infalibles, el Espíritu Santo agrega su testimonio al del Padre y del Hijo: Jesús viene.

4.-EL PROGRAMA PARA LA IGLESIA LO EXIGE

Dios está actualmente “tomando de entre los gentiles un pueblo para su nombre” (Hechos 15:14) y reuniendo a sus elegidos en un gran cuerpo, la iglesia. El rol de la iglesia es ser como una novia pura para el propio Hijo de Dios, lista para ser presentada a Él en Su segunda venida.

Pablo usa esa imagen de boda en 2 Corintios 11: 2: “Estoy celoso por ti con celos piadosos; porque te prometí con un solo esposo, para que te presente a Cristo como una virgen pura”. El matrimonio es una hermosa metáfora que ilustra el amor y el cuidado de Cristo por su iglesia (Mateo 25; Efesios 5: 25-27; Apocalipsis 19: 6-9). Y es por eso que podemos estar seguros de que Él volverá a reclamarla, tal como lo prometió (Juan 14: 2-3). Él regresará a buscar a su novia.

5.LA CORRUPCIÓN EN EL MUNDO LO EXIGE

El mundo es un lugar muy perverso, y cuando el “Hijo del Hombre [venga] en la gloria de su Padre con sus ángeles … [Él] recompensará a cada hombre según sus obras” (Mateo 16:27). “Se acerca una hora, en la que todos los que están en las tumbas oirán su voz, y saldrán; los que hicieron las buenas obras para la resurrección de vida, los que cometieron las malas acciones para la resurrección de juicio” (Juan 5: 28-29).

Esa bendita esperanza de cada creyente (Tito 2:13) es el terror del mundo. Para los incrédulos, Su venida significa un juicio inmediato e imparcial (1 Tesalonicenses 1: 7-10; Judas 1: 14-15; Apocalipsis 19: 11-16); para los creyentes – ¡gozo absoluto! Jesús debe regresar para ejecutar un justo castigo a los pecadores y llevar a cabo el juicio que Él ha prometido.

6.EL FUTURO DE ISRAEL LO EXIGE

En la época de Pablo, los gentiles venían a la iglesia en mayor número que los judíos conversos, y en Romanos 11, Pablo les recordó: “Ustedes, siendo un olivo silvestre, fueron injertados entre ellos y se hicieron partícipes con ellos de la rica raíz de El olivo” (v. 17). Pero se acerca el momento en que las ramas naturales serán injertadas nuevamente en el olivo (vv. 23-24), un fenómeno que Pablo expresamente conectó con el regreso de Cristo (v. 26). Ese es el día en que Israel se lamentará por Aquel a quien traspasaron (Zacarías 12:10), y Dios los salvará a todos (Romanos 11:26).

7.LA VINDICACIÓN DE CRISTO LO EXIGE

Es inconcebible que la última visión pública que el mundo tendría de Jesucristo sería la de un criminal sangrante, moribundo, crucificado, cubierto de sangre, escupido y con moscas, colgando desnudo en el crepúsculo de Jerusalén. ¿Te diste cuenta de que después de Su resurrección, Él nunca apareció en un lugar público antes que los incrédulos? Muchos creyentes lo vieron, lo tocaron, le hablaron y dieron un testimonio unánime de que había resucitado de entre los muertos. Pero no hay constancia de que los incrédulos lo hayan visto alguna vez.

Pero el mundo incrédulo verá su gloria mostrada a todos. La Escritura dice: “También a Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá una segunda vez para la salvación sin hacer referencia al pecado, a aquellos que lo esperan ansiosamente” (Hebreos 9:28; cf.  Mateo 24:27). El Salvador que fue humillado, insultado y condenado a muerte en una exhibición pública del odio de Dios por la humanidad regresará como Señor conquistador en vista de todo el mundo (Lucas 21: 25-27). Y todo ojo lo verá (Apocalipsis 1: 7).

8.LA DESTRUCCIÓN DE SATANÁS LO EXIGE

Satanás, aunque es un enemigo ya derrotado en lo que concierne a los cristianos, todavía ejerce una especie de dominio sobre este mundo (Juan 12:31; Juan 14:30; Juan 16:11; 2 Corintios 4: 4; Efesios 2: 2 (Efesios 6:12; 1 Juan 5:19). Pero Cristo es el único gobernante legítimo de este mundo, y cuando regrese, derrocará y destruirá a Satanás por completo.

En Apocalipsis 5, cuando Cristo reciba el rollo de los siete sellos, el título de propiedad de la tierra, desata el juicio con la grieta de cada sello (Apocalipsis 6). Los juicios de los sellos dan paso al juicio de las siete trompetas (Apocalipsis 8); los juicios de las trompetas conducen al juicio de las siete copas (Apocalipsis 16). Finalmente, después de un último esfuerzo por parte de Satanás para retener su dominio ilegal sobre la tierra, Cristo mismo regresa para vencer al enemigo: lo encadena, lo arroja a un pozo sin fondo y finalmente lo confina a un lago de fuego eterno (Apocalipsis 19). Con eso, la victoria de Cristo sobre Satanás, el usurpador, está completa.

9.-LA ESPERANZA DE LOS SANTOS LO EXIGE

Solo el regreso glorioso y triunfante de Cristo puede cumplir la esperanza de los santos: todo verdadero creyente anhela ese día. Pablo caracteriza a los cristianos como aquellos que “aman su aparición” (2 Timoteo 4: 8). El apóstol Juan dice: “Ahora somos hijos de Dios; y aún no se ha revelado lo que seremos, pero sabemos que cuando Él sea revelado, seremos como Él, porque lo veremos como Él es” (1 Juan 3: 2). El regreso de Cristo instantáneamente marcará el comienzo de nuestra glorificación.

Luego, Juan agrega estas palabras: “Y todo el que tiene esta esperanza en Él se purifica a sí mismo, así como Él es puro” (v. 3). Esta es la prueba de una escatología saludable: ¿es tu esperanza una influencia santificadora en tu alma? ¿Estás mirando más allá de la conmoción de este mundo con la comprensión de que pronto podrías encontrarte cara a cara con Cristo, y estás preparando tu corazón y alma para eso? ¿Estás ansioso y vigilante? ¿Estás lleno de esperanza y expectación alegre? Esa es la actitud a la que nos llaman las Escrituras.

La Segunda Venida no debe hacerte parar lo que estás haciendo para esperar el regreso del Señor. Y tampoco debería motivarte a centrar toda tu atención en los acontecimientos y los acontecimientos políticos de este mundo. En su lugar, debería llevarte a la santidad al dirigir tu corazón hacia Cristo, cuya venida cada creyente anticipa con alegría.

Por John MacArthur

© 1999. Todos los derechos reservados. Reimpreso con permiso. Se pueden encontrar respuestas breves a preguntas interpretativas en The MacArthur Study Bible. Tratamientos más detallados sobre preguntas relacionadas con la profecía, la identidad de Israel, etc. se encuentran en su Serie de comentarios del Nuevo Testamento y en sus libros completos y sermones sobre el regreso de Cristo.

Conocido ampliamente por su enfoque profundo y sincero para enseñar la Palabra de Dios, John MacArthur es un pastor de quinta generación, un autor popular y orador de conferencias, y ha servido como pastor-maestro de la Iglesia Grace Community en Sun Valley, California desde 1969.

John es el presidente de The Master’s College y  The Master’s Seminary , y ha escrito cientos de libros y guías de estudio, cada uno completamente bíblico y práctico.

Continuar Leyendo
Advertisement

Blogs

¿Cuál es la diferencia entre la verdadera y la falsa victoria?

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.- ¿Cómo saber si la victoria que confieso me la dio el Señor?

Victoria, es una de esas palabras en el Nuevo Testamento que no siempre hemos entendido. Me temo que con más frecuencia que lo que estamos dispuestos a aceptar, lo que muchos creemos que es una victoria no es otra cosa que una falsa imitación de la verdadera victoria que nos enseña la Escritura.

En una ocasión el Señor le respondió a algunos judíos que creían que siempre estaban en lo correcto, diciéndole:

Juan 8:34-36

Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

Luego, el mismo Espíritu Santo que estaba en Jesús, le dijo a Pablo,

Romanos 6:14

Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

Más tarde el Señor miso le dice a Pablo,

2 Corintios 2:9

Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad.

Cuando consideramos lo que esto significa podemos decir que:

Nos estamos bajo la ley que dice, “tienes que hacer” sino bajo la gracia que proclama, “HECHO ESTA” y esta es la razón por la cual “el pecado no se enseñoreará de nosotros”.

Esta es la razón por la cual Pablo apasionadamente exhorta a los Gálatas, quienes estaban reincidiendo de la gracia a la ley y como nos ha pasado a muchos de nosotros en algún momento de nuestra vida – que él estaba Con Cristo juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí.

Más tarde le dijo a los Filipenses,

Filipenses 1:12

Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Y a los Corintios le dijo,

1 Corintios 15:57

Más gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Eso es GRACIA. Esa es la manera de probar si una victoria es real o es una imitación falsa. Recuerda esto, cualquier victoria, sobre cualquier pecado que haya en tu vida, si tú tienes que trabajar por ella, es una victoria falsa. Cualquier victoria que es el resultado de tu esfuerzo personal, es falsa – no es la victoria que Dios te ofrece.

¿Cómo sabes que la victoria que declaras, es la victoria que Dios te dio y no la que tú has logrado?

¿Estas tu tratando de vivir una vida victoriosa? La victoria que recibes por medio de tu esfuerzo personal es una falsa imitación de la verdadera victoria que Dios te da.

Tienes que cambiar la palabra “tratar” por la palabra “confiar”, tú no puedes tratar y confiar a la misma vez. Tratar es lo que tú haces, confiar es lo que permitimos que el Señor haga.

La propuesta del Señor es que el que conoce la verdad es “verdaderamente libre” (Él es la verdad). El no dijo medio libre, o un poco libre, o tres cuartos libres –no, en Cristo tú eres VERDADERAMENTE LIBRE.

La tragedia de esto es que a un gran número de creyentes no se le ha enseñado la verdad sobre este asunto. Y, ¿cómo lo conocerán, si a los maestros los institutos y seminarios tampoco se lo enseñaron?

¿Cuántas predicaciones y enseñanzas has oído en tu vida cristiana sobre que te tienes que esforzar para vivir en victoria, vencer el pecado, ser bendecido, alcanzar el favor de Dios, recibir la unción, etc.?

Amado hermano(a) en la Biblia nunca encontraras esta clase de cosas. La victoria que obtienes gradualmente según tu esfuerzo personal es una victoria falsa. Cristo no te ofrece victorias graduales él te ha dado la VICTORIA.

La victoria que Cristo te ha dado es un regalo de la gracia no una recompensa por tu esfuerzo. Los regalos no se dan graduales, y la victoria en Cristo es un regalo. ¿Estás listo para saber de una vez y por todas porque eres “más que un vencedor”?

2 Corintios 2:14

Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.

¿Cuándo te lleva Dios en triunfo? A veces, cuando está de buen humor, cuando lo siente – no, “SIEMPRE” – declara esto, “Dios siempre me lleva en triunfo, por causa de la victoria que ya me dio en Cristo”.

Imagínate que es tu cumpleaños, y si lo es, felicidades – tus amigos y familiares te sorprenden y te traen regalos. ¿Cuánto tiempo se toma gradualmente para que ese regalo sea tuyo? Bueno, cuando está en las manos de otros, todavía no es tuyo, al momento que lo tomas, ya es tuyo. Tu no recibiste el regalo gradualmente, el regalo fue tuyo instantáneamente cuando lo recibiste.

Así mismo es la victoria, es un regalo por el cual tú no trabajas, sino que lo recibes, porque no es la victoria que tu obtienes sino la victoria que Dios te da.

Por favor no creas que estoy diciendo que en la vida victoriosa no hay crecimiento. Eso sería un grave error. Lo que quiero que sepas es que el verdadero crecimiento y madurez en Cristo es el fruto natural de recibir su victoria en tu vida, no de tu activismo religioso para vivir en victoria.

Por causa de la madurez que vamos obteniendo por causa de su victoria es que podemos crecer en el conocimiento de Su gracia. Tu maduras en el conocimiento de su gracia, pero ya vives en VICTORIA SOBRE EL PODER DEL PCADO, PORQUE NO ESTAS BAJO LA LEY SINO BAJO LA GRACIA.

Vivir en victoria no es suprimir los deseos de la carne. Eso es una victoria falsa. Eso es lo que nos lleva a ponernos máscaras y a disfrazar con frases, actividades y orgullo lo que verdaderamente está sucediendo dentro de nosotros.

Cualquiera puede suprimir deseos para lograr lo que quiere. Cualquiera puede portarse bien delante de otros para que no le quiten el puesto que tiene en la congregación, cualquiera puede criticar a otro para cubrir sus propias faltas, cualquiera puede decir una cosa por delante y luego traicionarte.

Es posible ayunar, orar, reprender, confesar todos tus pecados para suprimir el deseo de pecar, para luego descubrir que, si no haces nada de eso, la tentación es tan fuerte que por fuera no lo haces, pero por dentro te está consumiendo. Eso, amado hermano(a) no es vivir en victoria. Se te podrá considerar un buen cristiano por fuera, pero tú sabes que eres un miserable por dentro. Disculpa mi franqueza.

Es posible ser un cristiano completamente rendido y vivir en derrota. Como muchos hemos experimentado.

Vivir en victoria no es el resultado de tu “fuerza de voluntad”, es un milagro, es un regalo que ya en Cristo has recibido. ¿Ya lo recibiste?

Las falsas victorias se caracterizan por una continua lucha y esfuerzo por hacer más cosas. Seguro que le pides ayuda a Dios y luego sientes que tú le tienes que ayudar porque parece que él no puede hacerlo solo.

La victoria verdadera es absolutamente por medio de Él. Sin tu ayuda.

La mente religiosa reacciona a esto porque no tiene nada de que gloriarse. Pero, los que caminan en la victoria que Dios da saben que Cristo es su propia vida y la batalla es de Él.

Alguno se estará preguntando; ¿y yo, que tengo que hacer?, ¿así de fácil es esto? Trátalo a ver si es fácil. Nada requiere más la asistencia del Espíritu Santo que ensenarnos a confiar en lo que Dios ha dicho.

Para la mayoría de las cosas que nos han ensenado que hay que hacer para vivir en victoria, no hay ni que nacer de nuevo, es más hay inconversos que son más consistentes en sus oraciones, disciplinas, tienen más fuerza de voluntad, que muchos cristianos. ¿Sera eso vivir en victoria?

Una vida victoriosa no es el resultado del ambiente o tu temperamento, es un asunto de que en Cristo ya Dios te ha dado la victoria. Él es tu propia vida. Nunca olvides que Su gracia es más que suficiente en medio de tus debilidades.

Una vida victoriosa no está reservada para un grupo elite que vive en “otra dimensión espiritual” – más bien es el regalo de Dios para los que han confiado en la obra perfecta de Su Hijo.

La victoria ya es tuya. Recíbela. Confía. Y vive agradecido(a) de que en Dios eres más que un vencedor.

Ahora ve y enfrenta lo que estás viviendo con la actitud de lo que verdaderamente ya eres. Uno que ha vencido por la batalla que otro gano. Eso es gracia.

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo.

 




Continuar Leyendo

Blogs

¿Si supieras el día y lugar de tu muerte, qué harías?

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.- ¿Se ha imaginado lo que podría ser una celebración de despedida cuando muera? ¿Qué tal si de la misma forma en que se anuncia la llegada de un bebé a la familia, también se nos anunciara la partida del abuelo nueve meses antes? —pregunta el humorista colombiano José Ordóñez en su obra titulada Primer libro de José Ordóñez a los aburridos.

Lo primero que harían las mujeres de la familia, incluso la esposa, las hijas y las nietas, sería organizar una “fiesta de despedida”, responde el talentoso cómico, que ha batido repetidas veces su propio récord mundial de chistes. Y luego describe la fiesta, dando vuelo a su fecunda imaginación:

Para la ocasión, el lugar se vería lleno de letreros alusivos a la celebración, como, por ejemplo: “¡Que te vaya [bien]!” “¿Vuelves?” “¡Nos vemos al otro lado!”

Globos y serpentinas colgarían para la alegre celebración, mientras que algunos gladiolos se repartirían con buen gusto por toda la casa. Una torta grande de pasas y ciruelas negras se encontraría sobre el ataúd.

Se cambiaría el gélido minuto de silencio por la música preferida del futuro finado; él podría escuchar lo que siempre le encantó mientras espera la muerte.

Si supiéramos el día de nuestra muerte, se verían entierros con orquestas, grupos de vallenatos [y] mariachis… cantando alegres… —continúa Ordóñez—. En lo más álgido de la fiesta entrarían de sorpresa los mariachis cantando:

Estas son las mortajitas que le dieron a David

el día, que, de estar tan viejo, a él se le dio por morir.

¡Morite, viejo, morite! Mira que ya anocheció.

Y ya los grillos se aprestan a cantarte en tu panteón….

Enseñanza

Otra de las ventajas de saber la fecha en que vamos a fallecer es que podríamos escoger el lugar. Si los papás nos escogen dónde es que nacemos, nosotros decidimos dónde moriremos.

Si supiera que hoy es el día de mi muerte, llamaría a esos que sé que he ofendido y les pediría que me perdonaran, pues me daría tristeza saber que no me podrían recordar con agrado.

Si hoy fuera el día de mi muerte, dejaría todas mis cuentas canceladas, pues no me gustaría que mis hijos tuvieran que responder por las mismas, [y] miraría a mi esposa a los ojos y con un sonoro beso le diría: “¡Gracias, ha sido un placer compartir la vida contigo!”

Querido Dios… si hoy vinieras por mí, te agradecería por haberme enviado aquí a conocer a gente maravillosa, a beber con sed, a comer con hambre, a besar con entusiasmo, a sentir arrepentimiento, a luchar sin fuerzas, a vivir con pasión.

Te pediría que me dejaras ver por última vez a mi familia de pie en la puerta de mi casa, para que se despidieran con la mano mientras admiro que el sol está en el poniente y refleja la cruz sobre mi casa.

¡Quizá éste no sea el día de mi muerte, quizá haya muchos más, pero hoy viviré como si fuera el último de mis días!

¿Y tú qué harás?

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo.




Continuar Leyendo

Blogs

Carta de Luis Palau ante la crisis mundial

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM- Este mensaje en carta y vídeo de Luis Palau busca dar ánimos en este tiempo de crisis mundial. Una pandemia que cada día cobra más vidas y que muchos cristianos se encuentran en cuarentena, unos por temor, otros por obediencia a las medidas tomadas por los gobiernos del mundo.

Esta época de incertidumbre golpea los ánimos, las esperanzas y genera una ola de preocupación en todas las familias del mundo. Iglesias han tenido que valerse de la tecnología para transmitir sus servicios, en un intento por mantener a sus miembros metidos en la oración, el ayuno y la vigilia.

¿Dónde quedó la confianza en Dios? Veamos lo que dice la carta del evangelista, Luis Palau: 

Querido hermano en Cristo:

Puede sentirse ansioso o temeroso en estos tiempos inciertos. Muchos de nosotros lo estamos. Sin embargo, tenemos mucho a lo que aferrarnos. . . tantas promesas y bendiciones del Señor.

Quería darte algunas palabras de aliento de las Escrituras para que te arraiguen, te den paz y te den esperanzaEl Señor es nuestro escudo. Él es nuestro refugio en tiempos de angustia (2 Samuel 22:31). ¿Crees eso?

Seamos una luz en este tiempo de tinieblas. El mundo necesita a Jesús y nosotros somos sus mensajeros. Nuestro equipo es su aliado para levantar las Buenas Nuevas de Jesús todos los días.

Gracias por estar con nosotros. Te amamos, oramos por ti y confiamos en que el Señor usará este tiempo para atraer a muchos hacia Él.

Estamos en esto juntos,

Luis Palau. (2 Samuel 22:31)

PD: Ahora es el momento de ser valiente con el Evangelio. La gente está muy abierta a las Buenas Nuevas en este momento. Su mundo se desmorona a su alrededor, o eso parece. ¡Ellos necesitan a Jesús!

Reflexión

En el siguiente vídeo, el evangelista Luis Palau, habla en Inglés, como una manera de ampliar sus anteriores palabras.

En el vídeo relata cómo fue su experiencia cuando se le diagnosticó un cáncer de pulmón en estadío cuatro. Situación que lo llevó a afirmar aún más su confianza en Dios.

Instó a mantener la calma, la paz y a refugiarnos en el Señor frente a esta crisis.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate de las mejores noticias cristianas evangélicas y del mundo.


 




Continuar Leyendo

Más leídas