Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Blogs

LA MERCANTILIZACIÓN QUE CRECE EN LAS IGLESIAS PENTECOSTALES

¿Cuáles son los efectos eclesiales de esta situación? ¿Cómo es que llegamos a ese estado de cosas? ¿Por qué hay congregaciones que lo siguen permitiendo? ¿Qué podríamos hacer desde dentro de las iglesias para

Publicado

en

Nadie ha sido ajeno al escándalo en el que las iglesias evangélicas están envueltas hoy por hoy en Chile, y que tiene su origen en una investigación reservada por la Fiscalía de Delitos de Alta Complejidad contra el Obispo de la Primera Iglesia Metodista Pentecostal (Jotabeche), Eduardo Durán Castro, por el abultado y rápido crecimiento de su patrimonio personal, donde se dio a conocer que él confesó que recibe al menos treinta millones de pesos mensuales por el (solo) concepto de diezmo (Matus, 2018).

Dicho escándalo tiene el efecto de ser demasiado amplio y demasiado acotado a la vez. Amplio por cuanto no es la realidad ni de todas las denominaciones evangélicas ni de todos los pastores en Chile que muchas veces pasan grandes penurias y escasez económica, generando un triste prejuicio en la opinión pública, y acotado porque el Obispo Durán no es el único que está en esa condición, pues existen otros pastores y obispos del pentecostalismo tanto autóctono como de exportación (incluído el neopentecostalismo y otras variantes como la Iglesia Universal del Reino de Dios “Pare de Sufrir”[ii]) cuyos líderes también cuentan con antecedentes de enriquecimiento desproporcional .

 Es decir, si bien no es una cosa general, tampoco él es el único que se encuentra en esta estructura, sino varios otros líderes dentro del pentecostalismo. Aunque en este artículo me dedicaré solamente al pentecostalismo autóctono chileno, esto es, el pentecostalismo iniciado por el avivamiento de 1909, al alero del pastor estadounidense y de origen metodista Willis C. Hoover, y que podemos intentar calificar de manera muy amplia dentro de esas iglesias que tienen la costumbre de “dar tres glorias a Dios” en sus cultos (Lagos Schuffeneger, 2009, pág. 91).

En ese sentido me referiré de forma indistinta a dichas iglesias, especialmente a las tres Metodistas Pentecostales (IMP), que por diversas razones se dividieron con posterioridad a la muerte del carismático y controvertido obispo Javier Vásquez Valencia: la IMP pública, la IMP privada, y la IMP de calle Jotabeche.

El obispo Durán ha evitado responder sobre la justificación ética, doctrinal y teológica para que él como pastor de una iglesia gane un sueldo anual de al menos 360 millones de pesos, es decir, alrededor de 544.860 dólares, que es 104 veces el sueldo mínimo, y bastante más que el sueldo del presidente de Estados Unidos, que gana 400.000 dólares como mandatario del país más rico del mundo (BBC News, 2018), o más que el Presidente Ejecutivo de Codelco, la cuprífera estatal más grande del mundo y que gana $313.382.576 anuales[iii] (piénsese que Codelco produjo ganancias en 2017 por MMUS$ 2.885[iv]).

De hecho, el obispo Durán gana más que el promedio de los gerentes generales de empresas que facturan por encima de 100 millones de dólares, que en Chile alcanzó en 2018 los $176.400.000 anuales de sueldo para cada gerente (EMOL, 2018).

Durán se ha refugiado diciendo -por medio de un vídeo subido en redes sociales- que todo esto se trata de una simple persecución por el evangelio “originada en su posición valórica”.

Evidentemente, la situación está lejos de ser así, pues la razón del cuestionamiento tiene que ver con algo mucho más esencial y es que para ser una voz política, que es lo que él ha intentado hacer vía activismo “valórico” [v], para ser precisamente una “voz moral”, se requiere tener moral, en lenguaje del evangelio.

 Si uno quiere hablar de la paja en el ojo ajeno, debe mirar su viga (Lucas 6:42). Cualquier persona que quiera hacer crítica política y ética debe saber que también se la harán a él, que será escrutado, analizado y estudiado en lo que hace, y si tiene algo reprochable se lo van a hacer ver con mucha fuerza.

Es por esa razón que Durán, aunque no es el único religioso que se enriquece con la iglesia, es el único en el escrutinio y escándalo público por cuanto ha incursionado directamente en política, siendo una de las caras más visibles de la incursión “evangélica-conservadora” en esta área, especialmente durante la reciente elección presidencial y legislativa de 2017 (Mansilla, Orellana, & Panotto, 2019, pág. 195), y es la razón por la cual no todos los religiosos que hacen política como él están bajo ese ataque: porque los demás no tienen esa debilidad manifiesta contraria a los valores del quehacer democrático (y cristiano, por cierto), como es generar un abultadísimo e injustificado patrimonio producto de su trabajo como religioso.

Durán no es el único religioso que tiene una posición valórica conservadora y que cuenta con cobertura mediática (existen otros como el obispo anglicano Alfred Cooper, por ejemplo) Si las cosas fueran como Durán afirma, todos estarían bajo ataques calumniosos. Pero solo él está bajo la lupa, pues es él quien posee esta falencia de un patrimonio extrañamente enorme para un religioso y que ha confirmado con la revelación de su sueldo, lo que ya no es una acusación, sino un hecho admitido.

Es decir, si cualquier otro religioso con activismo político tuviera esa debilidad o el mismo tuviera cualquier otra debilidad, se la harían ver, porque las reglas de la política democrática implican sujetarse a sus supuestos: probidad, transparencia, servicio, intachabilidad, responsabilidad (accountability). La crítica ética y moral es consustancial a la política, de manera que no importa si la revelación de una falta ética tiene como propósito deslegitimar al adversario -esa es una obviedad en política-. Lo que importa es que dicha falta ética sea real y que el atacado pueda desmentirla.

En este caso, Durán no ha dado una explicación del sentido moral y cristiano de ganar 30 millones mensuales como religioso a costa de donaciones de gente humilde, y, por lo tanto, su respuesta es no solo impopular sino insuficiente.

Ahora bien, fuera de ese análisis y de lo mucho que podría hacer el Estado para hacer cumplir la “ley de culto” que prohíbe que las personas jurídicas religiosas tengan fines de lucro (artículo 9 ley 19.638), además de establecer un marco regulatorio con elementos mínimos de probidad y transparencia, cabe preguntarse algunas cosas orientadas hacia el asunto eclesiástico: ¿cuál es la estructura eclesiástica que permite esta situación? ¿Cuáles son los efectos eclesiales de esta situación? ¿Cómo es que llegamos a ese estado de cosas?  ¿Por qué hay congregaciones que lo siguen permitiendo? ¿Qué podríamos hacer desde dentro de las iglesias para terminar con situaciones así?

¿CUÁL ES LA ESTRUCTURA ECLESIÁSTICA QUE PERMITE ESTA SITUACIÓN?

La estructura con la que funcionan las iglesias como la de Durán es muy sencilla: a diferencia de la mayoría de las denominaciones protestantes y evangélicas clásicas (luteranos, anglicanos, presbiterianos, metodistas, bautistas, aliancistas, asambleístas, entre otras), en estas iglesias no existe sueldo fijo y razonado para el pastor, sino que se fija explícitamente que él vivirá de la totalidad de los diezmos (sean muchos o pocos). Pero no es solo eso: la administración de todos los dineros y de los bienes están entregados por estatuto y por costumbre en forma exclusiva al pastor en la iglesia local. Es él quien determina qué se hace con ellos y qué no, y nadie tiene control, auditoría o cuenta que pedir a dicho ministro. No existe tampoco la obligación de dar transparencia a los bienes y dineros que la iglesia tanto local como a nivel corporativo adquiere o administra, ni una limitación sobre en qué pueden usarse o gastarse.

Así, los pastores no solo no tienen preestablecido un sueldo fijo que sea proporcional y justo para su trabajo, estableciendo la totalidad de los diezmos (cuestión variable) como aquellos destinados a su mantenimiento, sino que además son ellos quienes tienen la administración de las ofrendas y todos los otros bienes. A eso debe sumarse que muchos hermanos, empujados y alentados por las autoridades intermedias y sus predicaciones, dan además regalos, primicias de la producción (como las del Libro de Levítico de la Biblia, y ofrendas especiales de cumpleaños a los pastores, lo que aumenta los bienes a su entera disposición.

Todo esto significa que el hecho de que los hermanos diezmen o no, tampoco es relevante para la posibilidad de enriquecimiento que se tiene, pues basta con que ofrenden para que dicho dinero pase directamente a la libre disposición del pastor. Por eso muchas veces dirán “en realidad los que diezman son una minoría”, y razón tienen o pueden tener (diezmar en todo caso es requisito para alcanzar puestos de autoridad). Sin embargo, esto no perjudica al sistema, sino que solamente disminuye el ingreso potencial, pues los que no diezman sí suelen ofrendar dinero e incluso ofrendan trabajo para conseguir dinero (ventas de comida, por ejemplo), lo que no es poco. Es más, cuando la iglesia alcanza un tamaño considerable, el capital se hace elevado por acumulación, siendo indiferente si la gente da o no un porcentaje elevado de sus recursos, con tal que den dinero o trabajen para conseguirlo. 

El pastor puede usar y disponer de todo, puede contratar a quien quiera sin dar cuenta alguna, incluso y muchas veces contrata a miembros de su familia fijando sueldos a discreción sin que existan reparos. Los tesoreros no son personas que tengan la responsabilidad de auditar el dinero; solamente cuentan, entregan y pagan recibiendo órdenes. Son personas de confianza del pastor, nombradas por él, pero sin voz sobre asuntos financieros. Los pastores bajo este sistema normalmente nombrarán a algún familiar cercano para ese cargo, sea hijo, yerno, hermano, o pariente, quien vigilará este asunto. Es por eso que en la práctica no existirá diferencia contable entre el pastor y su familia y la iglesia, son una extensión de una misma cosa.

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS ECLESIALES DE ESTA SITUACIÓN?

Toda esta situación implica un efecto sencillo a nivel general y que define -a mi juicio- toda la estructura, problemas y debilidades de las iglesias pentecostales autóctonas actuales: el ingreso del pastor es directamente proporcional al tamaño de la iglesia, si la iglesia es grande y/o crece, el pastor estará económicamente bien (o grotescamente bien) Si es pequeña, no crece o disminuye su crecimiento, no dará sustento y/o registrará “pérdidas”. Así como el bono por venta de un vendedor de seguros, el crecimiento numérico de las iglesias pentecostales se mercantiliza, haciendo de sus miembros una verdadera mercadería o capital a acumular, una especie de incentivo productivo a nivel religioso/proselitista.  

Esto deviene en muchos efectos derivados que suelen observarse en mayor o menor medida dentro de estas iglesias, aunque obviamente tiene variantes[vi]:

EN PRIMER LUGAR, implicará que dentro de una misma denominación habrá pastores de iglesias pequeñas que pasarán grandes penas económicas, y habrá otros que podrán ganar más que el Presidente de un país. Serán “pymes” y “transnacionales” dentro de una misma persona jurídica, y salvo la mera buena voluntad de un pastor “masivo” que ayude al pequeño, no habrá cobertura institucional para él y su trabajo. Así, la condición económica de pastores de una misma denominación pentecostal con esta estructura puede ser extraordinariamente dispar y en sí injusta considerando que hay igual trabajo, incluso muchas veces hay más trabajo en el pastor pequeño por estar comenzando. Es la legitimación estructural de la desigualdad social entre ministros.

EL SEGUNDO efecto es la acumulación numérica. Las iglesias bajo esta estructura no solo no ponen límite a su crecimiento local hasta transformarse en “mega iglesias” sino que acumulan en torno a un solo pastorado un buen número de “locales” o “clases” repartidas en su zona geográfica, y en lo posible más allá. Aunque dichos locales o clases sean ya lo suficientemente grandes, incluso tan grandes como para requerir de nuevos pastores, el pastor principal se negará a dicho pedido, pues significará una pérdida notable en sus entradas económicas. La negativa será constante pues los “locales y clases” están “gravados” con cuotas y metas económicas, muchas veces bastante altas, de forma tal que éstas cargarán con la iglesia central más grande y no al revés.

EL TERCER EFECTO es la notable calidad cismática de esas iglesias cuando son grandes en número, pues con tal de adquirir o no perder la calidad de pastor u obispo dentro de una iglesia grande, el cisma se produce constantemente, pues dicha posición es muy codiciada mientras la posición de pastor de iglesia pequeña o naciente no lo es. A la muerte de un pastor u obispo, la iglesia se dividirá, porque muchos se pelearán el capital religioso; en términos fríos y duros, la cartera de clientes. Asimismo, la crítica al rebelde a la autoridad o a quien pudiera generar un cisma es constante, representada como una verdadera maldición, aunque muchas veces se ocultará que la mayoría de las iglesias pentecostales nacieron de un cisma y de una rebelión del líder (Lalive d’Epinay, 2009, pág. 142) que ahora demanda sumisión y no rebelión, so pena del castigo divino. Asimismo, se sancionará duramente la “militancia” en organizaciones religiosas que no sean la propia, y se satanizará duramente al que se cambia de iglesia con toda clase de maldiciones espirituales, lo que permite asegurar el capital económico-religioso.

EL CUARTO EFECTO de la confusión entre la iglesia y la familia pastoral es que, con el fin de mantener la fuente de ingreso familiar, el pastor hará lo posible por asegurarse que la calidad de pastor quede radicada en alguno de sus hijos o yernos (Mansilla M. Á., 2016, pág. 384). Siempre los mantendrá cerca de sí como autoridades, y llegado en el momento les dará el cargo de Primer Oficial o primer ayudante, ubicándolos en la condición sociorreligiosa de ser llamados sucesores. Este estatus especial y superior que se otorga a la familia pastoral ayudará mucho de cara a la congregación.

EL QUINTO EFECTO es que habrá un énfasis central y casi único en el crecimiento numérico y de infraestructura: el primero para no perder sino aumentar las entradas, el segundo para reforzar el primero y justificar la demanda económica de la iglesia. Su rendición de cuentas, carente de detalles contables, será simplemente la visible presencia de nuevos y más grandes templos, lo que tranquiliazará a los fieles sobre esto, pero que en todo caso son construidos con donativos adicionales a los normales y con la fuerte presencia de mano de obra voluntaria de la propia congregación. La construcción y ampliación de edificaciones se transforma así en un fin único, y no en un medio, pues una vez que se termina una construcción o ampliación se empezará otra. Incluso a pesar de si por ello se adquiere deuda, pues en este contexto eclesial, mercantilizado y no transparente, eso puede ser una simple inversión a plazo recuperable.

Se descartará así cualquier otra prioridad: tener un seminario y hacerlo requisito para ser pastor o abrirlo al diaconado, poner énfasis serio en la teología e historia de la iglesia e identidad denominacional, crear colegios, tener fundaciones, realizar obra social y de misericordia en forma permanente, institucional y sistemática de acuerdo al evangelio. Todo ello se descarta o se minimiza, mutilando la labor y misión hacia la “sola alma” (que es un número que se integra a la iglesia y aporta) y no sobre la “calidad de vida de dicha alma” y sus inquietantes y profundas dudas espirituales. Crecer en número es lo importante; ya habrá tiempo para lo demás, que rara vez llega. El fervor evangelístico nace desde la autoridad y se mantiene constante, para bien de la difusión de un mensaje que se cree salvífico y justificado por ello, pero también por la mercantilidad del crecimiento en su estructura eclesiastica. El “buen” incentivo que hay en la relación miembro/dinero personal pastoral disponible.

Evidentemente dicha mutilación teológica y práctica de la misión eclesiástica, sumada a la mercantilidad del crecimiento y el énfasis en la “sola alma” directamente vinculado a todo lo anterior, también incide en sus intereses políticos, siendo una de las tantas razones por las cuales en estas iglesias casi no hay preocupación política por las condiciones materiales de existencia de la gente tanto dentro como fuera de la comunidad de fe, haciendo de sus preocupaciones en materia de ideología-política básicamente la libertad de poder seguir predicando ese evangelio (bastando que sea en ese estado de mutilación, es decir, la propia fe y no la de los demás), y la negación de la libertad civil de terceros de practicar y difundir cualquier forma de vida que pueda ser incompatible a la conversión y amenazar por ende la participación (rentable en el fondo) dentro de la organización eclesiástica: las libertades de las minorías sexuales (que “no pueden” ser a la vez parte de su religión), el ateísmo o cualquier ideología explícitamente atea, el mal llamado “paganismo” (religiones consideradas satánicas por ser indígenas o no occidentales), la eutanasia y la legalización de la marihuana, olvidando de forma natural y espontánea el agregar a su pensamiento y preocupación política la expresión de los valores cristianos de justicia, solidaridad, fraternidad, igualdad, o cuidado de la creación, e incluso callando si llega a producirse restricciones o atentados en contra de personas que son parte de dichas cosmovisiones consideradas incompatibles (Mansilla & Orellana, Evangélicos y Política en Chile. Política, apoliticismo, y antipolítica, 2019).

El único valor político pasa a ser la posibilidad de conversión a su religión, traducida en libertad para predicar su fe (no una preocupación por la generalidad de la libertad religiosa sino solo la propia) y la negación –incluso total- de las otras cosmovisiones o formas de vida con las que “se compite”, lo que es el resultado directo e imperceptible de esta reducción de la integralidad de la misión basada en la centralidad del crecimiento numérico, cuyo origen es por una parte el fervor misionero, pero a la vez la mercantilidad del crecimiento que lo atrofia al máximo. El pensamiento conservador se hace una obviedad, pues éste es -en el fondo- la negativa a perder miembros o crecimiento, perder poder en otras palabras, negando por ende a los otros, no pudiendo mirarlos como iguales o legítimos.

NOTICIACRISTIANA.COM LEA ARTÍCULO COMPLETO EN GEMRIP

Por Esteban Quiroz González: Abogado por la Universidad de Chile, ex miembro y profesor de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile (pública) en Maipú. Actualmente miembro probando de la Iglesia Metodista de Chile.

Blogs

10 preguntas que hizo Jesús y por qué importan hoy

Aquí hay 10 preguntas que Jesús, Dios en la carne, hizo en las Escrituras y cómo esas preguntas todavía se aplican a nosotros hoy

Publicado

en

A menudo tenemos preguntas de Dios, preguntas como: ¿Dónde estás? ¿Por qué permitiste esto? ¿Qué clase de bien puede salir de esto?

Dios también tiene preguntas de nosotros, no porque no conoce las respuestas. Él sabe todas las cosas. Las preguntas que Dios hizo a lo largo de las Escrituras, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, fueron para hacernos pensar, arrepentirnos y regresar.

La primera pregunta de Dios fue para Adán en Génesis 3: 9: ¿Dónde estás? Todas las otras preguntas que le hizo a la humanidad fueron similares, como para decir: ¿Qué está pasando en tu corazón? ¿A quién escuchas? ¿Qué estás creyendo de mí que no es verdad?

Aquí hay 10 preguntas que Jesús, Dios en la carne, hizo en las Escrituras y cómo esas preguntas todavía se aplican a nosotros hoy:

1. ¿Quién dices que soy?

Mucha gente estaba confundida acerca de la identidad de Jesús. Algunas personas decían que era Elías. Otros decían que era Jeremías o un profeta. Algunos creían que era un buen maestro o un gran mago.

Jesús hizo esta pregunta a sus seguidores en Mateo 16:15, no por su propia afirmación, sino porque quienes creyeron que era, harían toda la diferencia en sus vidas. Quería que fueran capaces de responder a la pregunta con precisión.

¿Quién te dice que Jesús es? ¿Un buen hombre? ¿Un gran maestro? ¿Una de las muchas maneras al cielo? ¿O dices que Él es el camino, la verdad y la vida (Juan 14: 6), como Jesús se describió a sí mismo? Quiero que mi respuesta sea como la de Pedro, según consta en Mateo 16:16: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente”.

O, puede ser más personal, como la declaración de Tomás en Juan 20:28 (pero sin tener que “sentir” a Jesús para saber que Él es real): “¡Mi Señor y mi Dios!”

2. ¿Crees?

Muchas personas vinieron a Jesús pidiendo algo: un milagro, una curación, un almuerzo gratis. Jesús los desafió con esta pregunta para exponer sus motivos. ¿Querían una distribución o realmente creían en quién era Él y qué podía hacer?

Cuando acudimos a Dios con nuestras listas de compras, la pregunta que permanece en el corazón de Jesús es “¿Crees?” Jesús dijo en Mateo 21:22: “Si crees, recibirás todo lo que pidas en oración”. No sea como el doble en Santiago 1: 6-8 que duda y es “como una ola de mar lanzada por el viento”. Que nuestra respuesta a Él sea como la del padre del niño poseído por un demonio que respondió honestamente en Marcos 9:24 : “Sí creo; ¡Ayúdame a vencer mi incredulidad!

3. ¿Quieres estar bien?

Esto pareció una pregunta extraña para que Jesús le preguntara a un hombre que había estado inválido durante 38 años. El hombre había estado acostado junto al estanque de Betesda esperando a ser curado por un Espíritu que ocasionalmente agitaba las aguas. Jesús quiso saber si el hombre sabía lo que quería.

Ese hombre pudo haber estado tan envuelto en su desafortunada situación que se identificó como “el que ha estado aquí por más tiempo” o “el que estuvo peor”. ( Juan 5: 1-15 ).

Cuando nos quejamos a Dios por nuestras circunstancias o le damos excusas a Él por qué seguimos en el mismo lugar, espiritual o emocionalmente, año tras año, tal vez la pregunta que Él todavía apunta a nuestros corazones es: ¿Quieres estar bien? ¿Quieres avanzar espiritualmente? ¿Quieres progresar emocionalmente? ¿Quieres ir a un lugar nuevo donde Dios pueda ser tu todo en todo, no la situación que dejaste que te definiera?

Que nuestra respuesta a su pregunta sea: Señor Jesús, te quiero. Abre mis ojos para verte por quien eres. Abre mis oídos para escuchar tu voz. Sana mis piernas para que pueda seguirte. Sana mi corazón para que pueda amarte más.

4. ¿Por qué tienes tanto miedo?

En Mateo 8:26, Jesús les preguntó a sus seguidores por qué temían que su bote se volcara debido al viento y las olas, especialmente porque Él estaba allí en el bote con ellos. Ciertamente, si el Hijo de Dios estuviera en medio de ellos, llegarían al otro lado del lago.

Tú y yo tenemos a Jesús con nosotros en todas las circunstancias que encontramos. Además, Él ha prometido nunca dejarnos o abandonarnos. (Hebreos 13: 5) Entonces, ¿a qué le tenemos tanto miedo? Quiero que mi respuesta sea Perdóname, Señor, por temer que algo sea más fuerte que Tú o que esté fuera de tu control.

5. ¿Por qué dudaste?

Es fácil creer en Dios cuando estamos pidiendo nuestro pan de cada día y para que Dios bendiga nuestros trabajos y mantenga a nuestras familias a salvo, pero ¿qué pasa cuando Dios te pide que hagas lo imposible? 

Cuando los discípulos de Jesús vieron a Jesús caminando sobre el agua en medio de una tormenta, se aterrorizaron y pensaron que era un fantasma. Entonces, Pedro dijo: “Señor, si es así, dime que vaya contigo al agua” (Mateo 14:26).

Jesús le dijo: “Ven”. La Escritura nos dice: “Entonces Pedro bajó de la barca, caminó sobre el agua y se acercó a Jesús. Pero cuando vio el viento, tuvo miedo y, al comenzar a hundirse, gritó: “¡Señor, sálvame!”. Inmediatamente, Jesús extendió su mano y lo atrapó. “Tú de poca fe”, dijo, “¿por qué dudaste?” (Mateo 14: 29-31)

¿Sigues dudando de Jesús después de lo que lo has visto lograr en las Escrituras y en tu vida? Si Jesús puede caminar sobre el agua, convertir el agua en vino y darte agua viva, seguramente te puede alejar de las aguas que amenazan con sacudir tu bote.

6. ¿Todavía no ves o entiendes?

Jesús probablemente hizo esta pregunta en Marcos 8:17 por frustración. No importaba lo que le vieran hacer, sus discípulos todavía no lo entendían. Jesús acababa de alimentar a cuatro mil personas con siete panes y unos pocos pescados.

Antes de eso, había alimentado a otros 5,000 con solo cinco panes y dos pescados, curó a un hombre sordo y mudo, expulsó a un demonio de una niña con solo decir las palabras y caminó sobre el agua delante de ellos mientras ellos ¡Observado desde un barco tirado por la tormenta! ¿Qué más necesitaban ver para comprender que Él era el Hijo de Dios?

¿Qué has visto hacer a Jesús? ¿Cuántas coincidencias tienes que experimentar para saber que Su mano está trabajando en tu vida y circunstancias? ¿Cuántas veces tiene que pasar por ti financieramente para que confíes en su provisión?

Que nuestra respuesta a su pregunta sea: Abre mis ojos para verte por lo que realmente eres y nunca más dudes de tu presencia, tu poder o tu provisión.

7. ¿También te vas a ir?

Jesús dijo algunas cosas que eran muy difíciles de tragar para la gente de su época. Dijo cosas como: “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero”, (Juan 6:54, NTV).

La Escritura nos dice: “En este punto, muchos de sus discípulos se dieron la vuelta y lo abandonaron. Entonces Jesús se dirigió a los doce y preguntó: “¿También te irás?” (Juan 6: 66-67)

 Las palabras de Jesús, y muchas de las cartas del Nuevo Testamento, son especialmente difíciles para las personas de hoy. Sus palabras parecían intolerantes, sus ideas radicales, sus declaraciones, a veces, parecían ser críticas.

8. ¿Qué dicen las Escrituras?

Las Escrituras nos dicen en Lucas 10: 23-28 que un experto en la ley se puso de pie para probar a Jesús y le preguntó qué debía hacer para heredar la vida eterna. Jesús respondió a la pregunta haciendo una pregunta al líder religioso: “¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lo lees? “Cuando el hombre citó el Mandamiento Más Grande, Jesús respondió:” Haz esto y vivirás”.

La Escritura es nuestra única autoridad hoy. Se lo conoce como la Palabra viva de Dios y 2 Timoteo 3: 16-17 nos dice que “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñar, reprender, corregir y entrenar en la justicia, para que el siervo de Dios sea completamente equipado para todo buen trabajo”.

Cuando estás en una situación difícil, cuando tienes que elegir entre ofender a otra persona u ofender a Dios, cuando tienes que dibujar una línea en la arena, en lugar de preguntar “¿Qué haría Jesús?” Y tomar la mejor decisión, pregunta en cambio, “¿Qué dicen las Escrituras?” Después de todo, eso es lo que Jesús diría si le preguntara qué haría.

9. ¿Quién me tocó?

En un lugar lleno de gente, donde la gente se cepillaba por todos lados, Jesús hizo esta pregunta, no porque no sabía quién lo había tocado, sino porque quería que todos los demás supieran.

Jesús estaba bien al tanto de la mujer que había estado sufriendo una hemorragia durante 12 largos años y había gastado hasta el último centavo que tenía tratando de curarse, pero solo empeoró.

Él sabía que ella estaba desesperada por ser curada. Sabía a qué se arriesgaba ella al salir en público y tocar a un rabino, lo que, según la ley judía, lo haría ceremoniosamente impuro. Jesús hizo la pregunta porque quería que ella hablara. Quería que se contara su historia.

En Marcos 5:33, leemos, “entonces la mujer, sabiendo lo que le había sucedido, vino y cayó a sus pies y, temblando de miedo, le contó toda la verdad”. Ella contó su historia en público. Todos allí de repente sabían quién era ella, cuál había sido su condición y cómo se había curado simplemente tocando la prenda de Jesús.

¿Has experimentado el toque sanador de Jesús? ¿Te ha perdonado y te ha dado una nueva oportunidad de vida? Luego cuenta su historia para que Dios sea glorificado.

10. ¿Me amas?

Jesús le pidió esto a Pedro, no una, sino tres veces, después de que su discípulo, quien afirmó ser el más leal del grupo, negó públicamente haber conocido a Jesús la noche de su arresto y crucifixión. Jesús hizo esta pregunta tres veces como un regalo a Pedro. Le dio la oportunidad de reafirmar tres veces su amor por su Señor, después de haberlo echado a perder unos días antes. (Juan 21: 15-17).

Nunca es demasiado tarde para reafirmar tu amor por Él. Jesús dijo en Mateo 22:37 que el mandamiento más grande es “Amar al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente”.

Su pregunta a Pedro penetra en nuestros corazones diariamente cuando nos enfrentamos a una elección: ¿Lo seguiremos a Él o al mundo? ¿Él o nuestro dinero? ¿Él u otro amor? ¿Me amas? Cómo deseo que mi respuesta sea: Sí, Señor, más que nada. “Quien tengo en el cielo, pero tú y la tierra no tienen nada que yo desee además de ti”, (Salmo 73:25).

Cindi McMenamin es una oradora estadounidense y escritora premiada que ayuda a las mujeres y parejas a fortalecer su relación con Dios y con los demás. Es autora de más de una docena de libros que incluyen Cuando las mujeres caminan solas (más de 130,000 copias vendidas), Cuando Dios ve tus lágrimas, Cuando una mujer supera las heridas de la vida, sin drama.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Blogs

10 cosas importantes que la Biblia dice acerca de la muerte

Más que eso, la realidad de la muerte puede señalar la increíble esperanza que tenemos en Cristo.

Publicado

en

Muerte. La misma palabra puede desencadenar imágenes de la oscuridad, hombres y mujeres de negro, de dolor y, para algunos, miedo. Pero Dios no quiere que vivamos con miedo ni derrota.

Quiere que vivamos, y que muramos, con la confianza de saber que pertenecemos al Rey resucitado y victorioso que venció a la muerte cuando murió en la cruz y se levantó de la tumba.

Más que eso, la realidad de la muerte puede señalar la increíble esperanza que tenemos en Cristo. Cada angustia y lucha en la tierra nos puede acercar más a nuestro Salvador, centrarnos más en sus verdades y motivarnos a participar en conversaciones transformadoras con los demás. Que todos aprendamos a decir: “Vivir es Cristo y morir es ganancia” (Fil. 1:21).

Aquí hay 10 verdades que la Escritura revela con respecto a la muerte:

1. No es el final

Algunos creen que una vez que morimos, simplemente dejamos de existir. Afirman que la conciencia humana surge gradualmente a medida que el cerebro se desarrolla y se deteriorará lentamente o simplemente cesará.

 La Biblia, sin embargo, dice diferente. Las Escrituras enseñan que mientras nuestros cuerpos físicos actuales se descompondrán, nuestras almas vivirán para siempre, ya sea en la presencia de Dios o eternamente separadas de Él.

En Mateo 25, después de compartir dos parábolas diseñadas para revelar las realidades con respecto al reino de Dios, Jesús habló sobre un momento en el que separará a las “ovejas de las cabras”. Los declarados justos a través de su sangre recibirán la vida eterna, mientras que los que lo rechazaron “irán al castigo eterno”, (Mateo 25:45).

En otras palabras, la eternidad lo espera todo, aunque nuestro destino final puede parecer muy diferente.

2. No tenemos que temer a la muerte

Dios nunca quiere que nosotros, sus amadas creaciones, vivamos con miedo, incertidumbre o confusión. En Cristo, Él nos ofrece un destino seguro, glorioso y lleno de alegría; un futuro libre de dolor, pena y enfermedad. Esta invitación está abierta a todos los que no confían en sí mismos o en sus buenas obras, sino en Jesús y en el precio que pagó.

Cuando creemos que Cristo es quien dice que es, el Hijo de Dios sin pecado, e hizo lo que dijo que hizo, murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos: las Escrituras dicen que recibimos entrada al cielo.

Se nos otorga una intimidad relacional sin trabas con nuestro Salvador. El que tiene el universo en su mano sostiene nuestras vidas, ahora y para siempre, también. Esto significa que, cuando nuestros cuerpos fallan y la enfermedad invade, podemos descansar sabiendo que estamos seguros en el amor inquebrantable de Dios.

3. No todos van al mismo lugar

De acuerdo con las Escrituras, cada uno de nosotros irá a uno de dos lugares una vez que muramos. Aquellos que han confiado en Cristo para la salvación serán inmediatamente conducidos a su presencia, donde permanecerán por toda la eternidad. Sin embargo, aquellos que lo han rechazado y su oferta de gracia pasarán el infierno en la eternidad.

El infierno no es un lugar del que nos guste hablar o leer, pero Jesús, el Único que ofrece la vida eterna, abordó este tema en más de una ocasión.

Nos dijo que es un lugar de oscuridad y de fuego, poblado por los malvados y rebeldes. Con cada parábola y declaración, es como si Él nos ofreciera una advertencia: “Hay muerte” y, en este contexto, eso significa la separación de Dios, “y la vida”. Elige la vida”.

¿Qué pasa si nuestra angustia interior con respecto al infierno apunta al corazón de Dios? La Escritura es clara: Dios es un Padre amoroso que no quiere que nadie perezca. “Como vivo’, declara el Soberano Señor, ‘no tengo placer en la muerte de los impíos” (Ez. 33:11). De lo contrario; Dios ama a toda su creación y el cielo se regocija cuando un solo pecador reconoce su necesidad de Jesús y se vuelve a él.

4. Porque Jesús venció a la muerte, nosotros también.

Dios originalmente creó el mundo libre de pecado y muerte. Cuando la humanidad se rebeló contra Él (Gén. 3), rompimos nuestra relación con Dios Padre y la maldición de la muerte y el pecado comenzó a gobernar. Cuando Jesús murió en la cruz por nuestros pecados, Él rompió el poder de ambos, y “ya que nos hemos unido con Él en su muerte” a través de la fe, “también seremos resucitados como Él lo fue”, ( Rom. 6: 5 ).

Jesús demostró esta verdad inmutable cuando salió de la tumba, vivo. Esto significa que, aunque nuestros cuerpos físicos dejarán de funcionar, nuestras almas entrarán inmediatamente en la presencia de Dios.

Más tarde, cuando Cristo regrese, nuestras almas se reunirán con nuestros cuerpos físicos, luego “glorificados”, que serán resucitados de entre los muertos.

5. La muerte espiritual es la separación de Dios

Es fácil leer las definiciones modernas de palabras e ideas para conceptos y situaciones en el texto bíblico. Esto ocurre a menudo cuando alguien piensa en la muerte. Para nuestra forma de pensar, la muerte significa el fin de algo y el cese completo de la vida. Sin embargo, en las Escrituras, la muerte significa principalmente separación: separación del espíritu del hombre de su cuerpo y del hombre de Dios.

Por ejemplo, las Escrituras revelan que nuestros cuerpos físicos eventualmente dejarán de funcionar y comenzarán a decaer. Nuestras almas, sin embargo, son eternas. Por lo tanto, una vez que ocurre la muerte cerebral, nuestros cuerpos y almas se separan.

De manera similar, la muerte espiritual, causada por el pecado, separa al hombre de su Creador. Cuando recibimos la vida eterna, nuestra relación con Dios es restaurada. Sin embargo, aquellos que no confían en Dios para la salvación permanecen en la muerte, separados eternamente de Él y, por lo tanto, todo el amor, la bondad y la justicia que se derivan de Él. Esto es el infierno.

6. No tenemos que morir solos

Una vez que confiamos en Cristo para la salvación, nuestra relación con Él se restaura, para que nunca más se rompa. Él hace su hogar dentro de nosotros, nos rodea, camina a nuestro lado y nos convertimos en uno con él.

Por lo tanto, a partir de ese momento, nunca estamos y nunca estaremos solos. En Cristo, la presencia de Dios nos rodea completamente.

Este fue el mensaje que Jesús estaba tratando de transmitir a sus discípulos la noche antes de morir. “[El Padre] te dará otro abogado para ayudarte y estará contigo para siempre, el Espíritu de verdad”, que es el Espíritu Santo. “Tú lo conoces, porque Él vive contigo y estará en ti. No os dejaré huérfanos; Vendré a ti. … En ese día, te darás cuenta de que estoy en mi Padre, y tú estás en mí, y estoy en ti “(Juan 14:17 b-20).

Aunque otros, tal vez incluso los más cercanos a nosotros, pueden abandonarnos o rechazarnos, Cristo nunca lo hará. Cuando termine nuestro tiempo en la tierra, Él nos llevará al paraíso donde experimentaremos su amor y presencia a una profundidad inimaginable para nuestras mentes finitas.

7. La muerte nunca fue la intención de Dios

Las Escrituras nos dicen que Dios diseñó a los humanos para que vivieran eternamente en una relación profunda con Él.

Él creó el resto del universo por un mero mandato, hablando de estrellas, planetas y océanos. Pero cuando se trataba del hombre, la participación de Dios era mucho más directa e íntima.

“Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en sus narices el aliento de la vida, y el hombre se convirtió en un ser vivo” (Gen. 2: 7). El Salmo 139 nos dice que Él unió nuestro ser más íntimo, que Él nos conoce plenamente y “busca” nuestras profundidades. Todos estos pasajes hablan de un Padre y Creador amoroso profundamente involucrado con su creación.

Aunque el pecado de la humanidad trajo la muerte, la separación de Dios, esta nunca fue la intención de Dios. Él nos creó para la vida. La vida con él.

8. El pecado no siempre reinará

Cuando vemos nuestro mundo, con toda la ira, el odio, la agitación política y las guerras, podemos sentir que el mal está ganando y siempre lo hará. Pero las Escrituras prometen que esto no es verdad. Un día, Jesús regresará, el pecado será desterrado de su presencia para siempre, y Él hará todas las cosas bien.

Apocalipsis 21: 4 promete: “Él limpiará cada lágrima de sus ojos. No habrá más muerte, ni luto, llanto ni dolor, porque el viejo orden de las cosas ha pasado”. Que esta verdad nos brinde esperanza y paz mientras soportamos todo el caos en nuestro mundo roto.

9. Lloramos con esperanza

Cuando perdemos a un ser querido, podemos sentir como si una parte de nosotros ha sido llevada con ellos. Lamentamos los momentos que ya no podremos compartir y los sueños o deseos que nunca se podrán realizar.

Aunque este dolor es real y profundo, si nuestros seres queridos pertenecen a Jesús, nuestra tristeza siempre está teñida de la certeza de que algún día los volveremos a ver.

La Escritura promete esto y la muerte y resurrección de Jesús lo probaron. “Porque creemos que Jesús murió y resucitó, y por eso creemos que Dios traerá con Jesús a los que se han dormido en Él” (1 Tes. 4:14).

Esto significa que, para aquellos en la familia de la fe, nuestras despedidas nunca son realmente despedidas, sino que esperamos vernos de nuevo.

10. El cielo será mejor que cualquier cosa que podamos imaginar

He experimentado algunas cosas increíbles. He visitado el Gran Cañón, Hawai y Yosemite. He disfrutado de Disney Land con mi hija. He comido suficiente helado de todas las variedades para llenar numerosos congeladores, pero todas estas experiencias son pálidas en comparación con lo que les espera a los seguidores de Cristo en el cielo.

De hecho, el cielo será mejor que todos los placeres terrenales combinados a lo largo del tiempo. Con respecto a esto, la Biblia dice: “Lo que ningún ojo ha visto, lo que no ha oído el oído, y lo que ninguna mente humana ha concebido, son las cosas que Dios ha preparado para los que lo aman”, ( 1 Co. 2: 9 ).  

La muerte física es inevitable en este lado del cielo, pero esta nunca fue la intención de Dios para su creación amada. Tampoco es aquí donde Él desea que permanezcamos. En Cristo, Él nos ofrece la vida, para experimentar, a través de la relación con Él, todas las bendiciones maravillosas, buenas y maravillosas que Él ha planeado para nosotros. Él quiere rodearnos en su amor, desde ahora a la eternidad, y al hacerlo, arroja todo el miedo.

Debido a la muerte y resurrección de Cristo, nosotros, su amado, podemos decir con confianza: “¿Dónde, oh muerte, está tu victoria? ¿Dónde, oh muerte, está tu aguijón? El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”, (1 Cor. 15: 55-57).   

Jennifer Slattery es una escritora, editora y oradora que se ha dirigido a grupos de mujeres, grupos religiosos, estudios bíblicos y escritores en todo EE.UU.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Blogs

3 mentiras que los cristianos creen acerca de los Diez Mandamientos

Algunos afirman que nosotros, los creyentes, morimos por una parte de la Ley, pero aún estamos bajo los Diez Mandamientos.

Publicado

en

Por lo tanto, hermanos míos, ustedes también fueron obligados a morir a la Ley a través del cuerpo de Cristo, para que puedan unirse a otro, a Aquél que resucitó de los muertos, para que podamos dar fruto para Dios (Romanos 7).: 4, New American Standard Bible).

En la salvación, morimos espiritualmente con Jesús. Como resultado, morimos a la vida basada en la ley y nos unimos al Cristo resucitado. Así es como fructificamos para Dios.

MENTIRA # 1: Los cristianos están libres de parte de la ley, pero no toda la ley.

Algunos afirman que nosotros, los creyentes, morimos por una parte de la Ley, pero aún estamos bajo los Diez Mandamientos.

¿Es esto cierto?

Es relativamente fácil aceptar que las reglas sobre la carne de cerdo y mariscos y los lavados ceremoniales no se aplican a los cristianos de hoy. Pero es mucho más difícil dejar de lado los Diez Mandamientos como nuestra “fuente” o “guía” para la vida diaria.

Muchos argumentan que cuando Pablo dice que estamos muertos a la ley y no bajo la ley, está excluyendo la ley moral (los Diez Mandamientos). Pero en Romanos 7, vemos que el argumento desaparece del agua:

No habría sabido de codiciar si la Ley no hubiera dicho: “No codiciarás”. Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto. (Romanos 7: 7 b – 8).

La preocupación de Pablo aquí es su codicia y su incapacidad para obedecer la orden, “No codiciarás”. Obviamente, la orden codiciosa es uno de los Diez Mandamientos.

Entonces, aquí, Pablo se está refiriendo a la ley moral, y nos señala que el pecado toma oportunidad a través del mandamiento. ¿Qué mandamiento? El mandamiento de la codicia, por supuesto. En otras palabras, si usted vive bajo los Diez Mandamientos, ¡le está dando al pecado la oportunidad de prosperar en su vida!

Y note la solución de Pablo a su problema de codicia: “porque sin la ley el pecado está muerto” (Romanos 7: 8).

Pablo nos está instruyendo para que nosotros, como creyentes, tengamos que vivir separados de la Ley (que aquí incluye los Diez Mandamientos) para encontrar una verdadera victoria sobre el pecado, necesitamos confiar en el Cristo que mora en nuestras luchas, ya sean codicias, mentiras, lujuria o cualquier otra cuestión moral.

Por lo tanto, es no “más Moisés”. ¡Para el creyente, es Jesús, y nada más, 100 por ciento natural, sin aditivos!

Ahora, si te pone nervioso como cristiano aflojar tu control sobre los Diez Mandamientos, considera esto: ¿Realmente crees que el Espíritu de Dios alguna vez te llevaría a mentir o cometer adulterio o asesinar a alguien de todos modos? ¡Por supuesto que no!

Así que aquí está la conclusión: Los Diez Mandamientos no son la fuente de nuestra moralidad. Y los Diez Mandamientos tampoco son el objetivo de la vida cristiana. Conocer a Cristo es la fuente, y conocer a Cristo es la meta (Filipenses 3: 8).

El subproducto natural de conocer a Jesús es que daremos el fruto de su Espíritu, que incluye el autocontrol. Por lo tanto, confiar solo en Jesús puede y nos guiará hacia una vida recta y piadosa que agrada a Dios de una manera que la vida bajo los Diez Mandamientos nunca podría.

MENTIRA # 2: Los Diez Mandamientos son la manera gloriosa y mejor de Dios

Hay aún más claridad en el tema de la ley moral. En 2 Corintios, Pablo nos dice que los Diez Mandamientos, un ministerio grabado en piedra, es un “ministerio de la muerte” y un “ministerio de condenación” que “no tiene gloria” ahora comparado con Cristo.

Ministerio del nuevo pacto

Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer, ¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu? Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación. Porque aun lo que fue glorioso, no es glorioso en este respecto, en comparación con la gloria más eminente. ( 2 Corintios 3: 7-10 ).

Sólo diez de los requisitos de la Ley estaban grabados en piedras: los Diez Mandamientos. Entonces, aquí Pablo se refiere claramente a la ley moral, los Diez Grandes. Entonces, ¿por qué querríamos mantenernos firmemente en un ministerio que ahora no tiene gloria en comparación con lo que Jesucristo nos ha traído en el nuevo pacto, un ministerio de justicia?

MENTIRA # 3: Los cristianos no pueden definir el pecado sin los Diez Mandamientos

Una pregunta frecuente es: “Sin la Ley, ¿cómo podemos definir el pecado en la vida de un creyente?”. Esa pregunta merece otra: ¿Te puedes imaginar cómo sería definir realmente el pecado usando la Ley hoy? Habría 613 sabores de pecado. Comer cerdo o marisco sería un pecado. Sentarse en una silla “sucia” sería un pecado. Enviar correos electrónicos de trabajo de la noche del viernes sería un pecado. El cuidado del césped del sábado sería un pecado. Ni siquiera nos damos cuenta de lo que estamos pidiendo cuando pensamos que necesitamos la Ley para definir el pecado para nosotros como creyentes.

La vida vivida por el Espíritu está lejos de ser nebulosa. El Nuevo Testamento está lleno de instrucciones sobre las actitudes y acciones que Cristo está trabajando en nosotros. Y si hay alguna duda, Pablo nos recuerda que “todo lo que no proviene de la fe [en Jesucristo] es pecado” (Romanos 14:23).

Por lo tanto, no hay necesidad de ir a cavar a través de Levítico para buscar definiciones aleatorias y escogidas del pecado para el creyente de hoy.

Sí, toda la Biblia es la Palabra inspirada de Dios desde el Génesis hasta el Apocalipsis, pero el contexto importa. Debemos leer el Antiguo Testamento con nuestras “gafas del Nuevo Pacto”, ya que somos guiados por el Espíritu y no bajo la Ley (Gálatas 5:18).

¿No es Jesús suficiente?

La ley y la conciencia son perfectas para condenar a los incrédulos de su esclavitud al pecado y su necesidad de Jesús (1 Timoteo 1: 8-10). Y mientras estábamos bajo la ley, también experimentamos el pecado “de toda clase”.

Pero ahora, como creyentes del Nuevo Testamento, estamos diseñados para vivir separados de la ley. (Romanos 7: 8). Como creyentes, morimos a la Ley —incluidos los Diez Mandamientos— para que podamos “dar fruto para Dios” (Romanos 7: 4).

Tenemos a Jesucristo morando dentro de nosotros. Él es más que suficiente para inspirarnos, y su gracia es digna de nuestra confianza.

Porque la gracia de Dios ha aparecido, trayendo la salvación a todos los hombres, instruyéndonos a negar la impiedad y los deseos mundanos y a vivir con sensatez, rectitud y piedad en la era actual (Tito 2: 11-12, NASB).

Adaptado del nuevo libro de gran éxito ” Escritura retorcida: 45 mentiras que los cristianos les han sido contadas” por Andrew Farley.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas