Connect with us

Blogs

8 cosas que la mayoría de cristianos no entienden sobre la entrada triunfal de Jesús

Antes de entrar a Jerusalén, Cristo instruyó a sus discípulos para que adquirieran un burro Mateo 21: 1-5.

Avatar

Published

on

Dios nunca perdió la oportunidad de usar símbolos poderosos a lo largo de las Escrituras. El famoso paseo de Jesús en este humilde animal revela mucho sobre el carácter y el propósito de Cristo.

Antes de entrar a Jerusalén, Cristo instruyó a sus discípulos para que adquirieran un burro Mateo 21: 1-5. (En el Evangelio de Mateo, un burro y un potro, dos frases paralelas en hebreo poético).

¿Por qué Jesús montó un burro?

1. CRISTO ESTÁ RECLAMANDO SU LUGAR LEGÍTIMO COMO EL MESÍAS PROFETIZADO

Zacarías escribió: “Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna”, (Zacarías 9: 9).

Todo judío conocería la profecía mesiánica de Zacarías. Es por eso que las multitudes aclamaron a Jesús como su rey gritando: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”, (Mateo 21: 9). Jesús es el verdadero Mesías y rey ​​Davídico.

2. JESÚS MONTÓ UN BURRO PARA SIMBOLIZAR LA PAZ

¿Por qué no montó Jesús un caballo de guerra, como lo hizo en Apocalipsis? Mark Boda explica: En el antiguo mundo del Medio Oriente, los líderes montaban a caballo si iban a la guerra, pero los burros si venían en paz. 1 reyes 1:33 menciona a Salomón montando un burro el día que fue reconocido como el nuevo rey de Israel. Otros casos de líderes que montan burros están en Jueces 5:10; 10: 4; 12:14; y 2 Samuel 16: 2.

La mención de un burro en Zacarías 9: 9-10 se ajusta a la descripción de un rey que sería “justo y tendría la salvación”. En lugar de cabalgar para conquistar, este rey entraría en paz.

Zacarías 9:10 destaca esta paz: “Quitaré los carros de Efraín y los caballos de guerra de Jerusalén, y el arco de batalla se romperá. Él proclamará la paz a las naciones. Su gobierno se extenderá de mar a mar y desde el río hasta los confines de la tierra”.

Jesús cumple esta predicción de Zacarías. La paz mundial proclamada por este rey humilde será un cumplimiento de la canción de los ángeles en Lucas 2:14: “¡Gloria a Dios en lo más alto, y en la tierra paz, buena voluntad hacia los hombres!”, (NKJV).

 3. EL VIAJE DE CRISTO EN UN BURRO SE REMONTA A LA SOMBRA DE UN PADRE QUE SACRIFICA A SU PROPIO HIJO

Isaac, un tipo de Cristo, monta un burro para ser sacrificado por su padre Abraham en el altar (Génesis 49: 10-12).

 4. EL VIAJE DE JESÚS EN UN BURRO SIMBOLIZÓ LA BENDICIÓN DE DIOS PARA SU PUEBLO

La bendición divina de Jacob sobre su hijo Judá incluye una referencia a un burro y al potro de un burro (Génesis 49: 10-12):

“El cetro no se apartará de Judá, ni el bastón del gobernante de entre sus pies hasta que el que a quien pertenezca, venga y la obediencia de las naciones sea de él. Atará su burro a una vid, su potro a la rama más selecta; lavará sus vestidos en vino, sus ropas en la sangre de uvas. Sus ojos serán más oscuros que el vino, sus dientes más blancos que la leche”.

Jesús nace de la tribu de Judá, eternamente entronizado. La profecía de Jacob describe a un rey que se lava con vino (su sangre) y tiene dientes blancos (pureza).

5. EL VIAJE TRIUNFAL DE JESÚS NOS ENSEÑA QUE DESPUÉS DE TODOS LOS SACRIFICIOS OFRECIDOS POR EL PECADO, PODEMOS ENTRAR POR FE A CAUSA DE SU SACRIFICIO FINAL (HEBREOS 10:12).

Éxodo 23:12 declara el claro mandamiento de Dios: “Seis días trabajarás, y al séptimo día reposarás, para que descanse tu buey y tu asno, y tome refrigerio el hijo de tu sierva, y el extranjero”.

6. LOS EMISARIOS ENVIARON BURROS SOBRECARGADOS DE REGALOS PARA APACIGUAR LA IRA DE UN ENEMIGO, EVITANDO EL DERRAMAMIENTO DE SANGRE.

Jacob envió burros llenos de tesoros para evitar la ira de su hermano Esaú (Génesis 33: 8). Abigail trajo burros llenos de comida para evitar que David matara a su familia. Nabal, su marido, había enfurecido al futuro rey. La mujer sabia se arrodilló ante David y dijo en 1 Samuel 25:26:

“Ahora pues, señor mío, vive Jehová, y vive tu alma, que Jehová te ha impedido el venir a derramar sangre y vengarte por tu propia mano. Sean, pues, como Nabal tus enemigos, y todos los que procuran mal contra mi señor”.

7. ¡DIOS USÓ UN ASNO PARA HABLAR DE SU JUICIO!

Sí, el burro de Balaam en realidad advierte al profeta de su desobediencia. En Números 22, Moisés escribe:

“… Entonces Jehová abrió la boca al asna, la cual dijo a Balaam: ¿Qué te he hecho, que me has azotado estas tres veces? Y Balaam respondió al asna: Porque te has burlado de mí. ¡Ojalá tuviera espada en mi mano, que ahora te mataría! Y el asna dijo a Balaam: ¿No soy yo tu asna? Sobre mí has cabalgado desde que tú me tienes hasta este día; ¿he acostumbrado hacerlo así contigo? Y él respondió: No. Entonces Jehová abrió los ojos de Balaam, y vio al ángel de Jehová que estaba en el camino, y tenía su espada desnuda en su mano. Y Balaam hizo reverencia, y se inclinó sobre su rostro.

Y el ángel de Jehová le dijo: ¿Por qué has azotado tu asna estas tres veces? He aquí yo he salido para resistirte, porque tu camino es perverso delante de mí”.

Sansón derrotó a los filisteos con la quijada de un asno. (Jueces 15:15).

Dios envió a un león para que devorara a un falso profeta en 1 Reyes 13: 27-31, mientras que su burro permanecía a salvo y observaba. El león no se comió al burro. El burro llevó al profeta asesinado a casa a instancias de Dios.

El rey Jehú montó un burro en Samaria, una especie de falsa Jerusalén, para destruir el templo del dios falso Baal (2 Reyes 9: 11-10: 28).

 8. JESÚS DEMOSTRÓ QUE ÉL ERA EL PORTADOR DE LA CARGA QUE VINO A SALVARNOS

El niño Jesús nació con humildad. Recuerde, un burro llevó a una madre pobre y embarazada llamada María desde Nazaret hasta Belén. (Lucas 2: 4-7). Esta gentil bestia de carga llevaba al Salvador del mundo. Jesús usó la imagen del burro de María para conectarse con la gente común. Él vino por ellos.

Jesús abrazó a los pobres, débiles y oprimidos durante su tiempo aquí en la tierra. La dulce y sencilla historia de Cristo del Buen Samaritano en Lucas 10: 33-34 es un símbolo perfecto de su amor y compasión:

“Pero un samaritano, mientras viajaba, llegó donde estaba el hombre; y cuando lo vio, se compadeció de él. Fue hacia él y vendó sus heridas, derramando aceite y vino. Luego puso al hombre en su propio burro, lo llevó a una posada y lo cuidó”.

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Dr. Roger Barrier – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.

Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    Ok No thanks