Connect with us

Blogs

7 recordatorios importantes sobre la modestia que la iglesia necesita escuchar

El problema ocurre cuando la idea amplia y matizada de modestia se reduce a un nuevo conjunto de políticas y procedimientos.

Publicado

en

El concepto bíblico de modestia parece ser el antídoto perfecto para la objetivación de la mujer por parte de la cultura pop. Y puede ser. El problema ocurre cuando la idea amplia y matizada de modestia se reduce a un nuevo conjunto de políticas y procedimientos. El problema es cuando nos perdemos el sentido del valor, la libertad y la comunidad para todos nosotros.

Soy, para el registro, un fan de la modestia. Estoy agradecida por haber sido enseñada desde temprana edad a ser humilde, a valorar a las personas por quiénes eran y no por su aspecto, a cultivar la belleza interior y una mente fuerte, a centrarme en lo que dura en las relaciones y a liderar con confianza, sabiendo que era mucho más que un cuerpo. Aun así, me perdí los principios principales de la idea bíblica de la modestia, y si pudiera volver a enseñármela a mi yo más joven, agregaría algunas cosas:

1. ¡Tu cuerpo es algo realmente bueno!

En el relato de la Creación, el aliento de Dios se mezcla con el polvo de la tierra para formar la primera persona. ¿No es esa la esencia del cuerpo humano? Somos polvo y hueso más espíritu. Es un misterio, un regalo y una buena cosa, no una vergüenza.

2. No necesitamos avergonzarnos de los procesos biológicos, en sí mismos y por sí mismos. Dios los hizo

Una cosa es frenar nuestras reacciones a la biología y la anatomía; otra es negar que esos procesos existen por completo. Realmente podemos reconocer que otra persona es hermosa y atractiva de una manera sana y respetuosa; eso es parte de cómo comienza una pareja sana. El momento en que tratamos la atracción natural o las hormonas como una licencia para pensar o actuar de manera inapropiada es el momento en que la lujuria puede echar raíces, y ahí es donde radica el problema.

3. El autocontrol no es igual al control de los demás

 Este concepto erróneo surge en muchas enseñanzas sobre la modestia. Junto con tratar el cuerpo como algo malo, esto enseña que no solo influenciamos a los demás, sino que en realidad controlamos sus reacciones.

El límite de la responsabilidad personal, que se entiende que existe en otras situaciones, a menudo se difumina cuando se trata de lo que visten las mujeres.

Creo que esto se reduce a nuestro miedo a las cosas que están fuera de nuestro control. Queremos tan desesperadamente creer que, si simplemente nos vestimos, decimos y hacemos lo correcto (y enseñamos a nuestros hijos a hacer lo mismo), estaremos seguros, respetados y bien pensados.

Pero la verdad es que incluso si estuviéramos por encima del reproche, no tendríamos seguro contra los patrones de pensamiento o comportamiento dañinos de otra persona.

No se equivoquen, tenemos la responsabilidad de unos a otros para ser honorables en todos los sentidos. Pero eso no implica que seamos responsables por el comportamiento de los demás.

4. Todos definen el comportamiento “modesto” y la vestimenta de manera diferente

Hemos derramado mucha tinta a lo largo de los milenios al tratar de dictar los términos exactos de un atuendo modesto. Lo único en lo que estamos de acuerdo es que 1) parece importante y 2) no sabemos qué aspecto tiene.

Debido a que los estándares de modestia van y vienen, la mayoría de nosotros los intentamos y fracasamos. Algunos de nosotros confiaremos en que una prenda de vestir, perfectamente aceptable en un contexto, se puede trasladar a otro con resultados comparables, y encontraremos que hemos adivinado mal, y que una ligera moda de paso en falso ha influido en la opinión de otra persona sobre nuestro personaje.

A veces parece que la única forma de hacer lo correcto para todos es simplemente no presentarse. Pero para eso no estamos aquí.

5. La modestia bíblica es mucho más que un código de vestimenta

Los estudiosos han notado que el significado original del pasaje de la modestia que se cita a menudo en 1 Timoteo 2 se refiere, al menos en parte, a la ostentación de la riqueza y la preferencia de la iglesia primitiva por la simplicidad.

Cuando enmarcamos la discusión de esta manera, nos ayuda a dar un paso atrás y considerar la modestia en el contexto de la restauración de la relación que es tan importante para el Reino de Dios.

Si nuestro objetivo como miembros en este Reino es tratarnos unos a otros con honor, entonces se debe evitar alejarnos de cualquier cosa: además de las pulgadas cuadradas de piel, quizás también nuestra riqueza y nuestros logros.

6. Si el objetivo de la modestia es la restauración de la relación (entre sí y con Dios), debemos dejar de tratar a otras personas como el enemigo

Si elegimos enmarcar las enseñanzas sobre la pureza en el lenguaje de la guerra, debemos identificar claramente contra qué nos enfrentamos.

Tenemos que ser especialmente cuidadosos para combatir las nociones antiguas de que las mujeres son intrínsecamente depredadoras, seductoras o peligrosas, y, por el contrario, que los hombres son indefensos, animales o están fuera de control. La lujuria es el enemigo. La gente no lo es.

Por supuesto, es posible que alguien deba alejarse (o, como en el caso de José, huir) de una determinada persona o situación, pero estas experiencias negativas no requieren una condena general para grupos enteros de personas.

Las mujeres tampoco son enemigas de otras mujeres. Los medios de comunicación populares hacen un buen trabajo al enfrentar a las mujeres famosas entre sí, clasificándolas de acuerdo con su apariencia, sus ingresos o la percepción de sus habilidades como padres.

Desearía ser inmunes a este hábito de comparación de alegría, pero, lamentablemente, a veces estar en la iglesia nos proporciona formas adicionales de evaluarnos mutuamente.

Cuanto antes podamos ver a otras mujeres como hermanas, no como amenazas, antes podremos reemplazar cualquier inseguridad con respeto y aliento mutuo. Estamos en esto juntos, después de todo.

7. Un enfoque excesivo en la modestia es todavía un enfoque excesivo en uno mismo

En lugar de encontrar la libertad en el olvido de sí mismo, continuamos viéndonos a nosotros mismos a través de los ojos de los demás, en una práctica llamada apropiadamente auto-objetivación. Nos presenta como objetos en nuestras propias vidas, no como agentes de cambio, que es lo que nosotros, como hijos del Dios de la restauración, hemos sido llamados a convertirnos.

Ya sea que nuestro deseo pueda ser visto o no ser visto, fijarse en cómo los demás nos ven no es una forma saludable de vivir.

Ser una mujer cristiana no significa dar un giro cristiano a las cosas que nuestra cultura espera de nosotros. Significa cambiar por algo mejor.

Al ser bombardeados con la creencia de que las mujeres son decorativas en lugar de poderosas, necesitamos algo más a lo qué aferrarnos: recordar que Cristo tiene una visión para cada uno de nosotros, es mejor que nos hayamos permitido creer.

Como estamos inundados de mensajes conflictivos sobre para qué sirve el cuerpo, necesitamos una alternativa convincente. Sin estar seguros de cómo hacerle frente, nuestra solución a menudo es simplemente someternos a reglas sobre reglas, mientras nos sentimos incómodas en nuestra piel.

Al redescubrir nuestro cuerpo como bueno, la conversación sobre la modestia se vuelve menos sobre la vergüenza y más sobre la restauración.

En esos pasajes bíblicos que se citan con frecuencia sobre la modestia, los autores no crean un conjunto de estándares culturalmente vinculados y lo dejan así. Elogian la fuerza y ​​la belleza interior de una mujer, reconociendo estos rasgos como intemporales y piadosos, valores que han sobrevivido a innumerables debates sobre la “modestia” externa.

Mi oración es que busquemos la modestia de corazón como un homenaje a la creación, en un esfuerzo por vivir en paz unos con otros y, entendiendo que solo Dios conoce nuestros corazones, en libertad.

Emily Maust Wood es una editora independiente y entrenadora física. Ella vive con su esposo y perros de refugio, colecciona libros viejos y cosas rotas, y se preocupa de dónde provienen sus zapatos para correr.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Blogs

Evangelio proclamación extrema de la gracia de Dios en Cristo

Nadie puede decir que por causa de la gracia su pecado es justificado.

Publicado

en

Segunda Entrega

NOTICIACRISTIANA.COM.- En la primera parte de este articulo concluimos que las “condiciones” y “preocupaciones” de los que dicen que si solo se predica la gracia, las personas  la usara como una licencia para pecar, está fundamentado en un temor irracional, ignorancia sobre lo que es la gracia y una mentalidad legalista.

Nadie puede decir que por causa de la gracia su pecado es justificado. Muchos han convertido la gracia en desgracia, pero eso no tiene nada que ver con la gracia en si misma sino con la carnalidad de las personas.

Es una o la otra, pero no ambas. Caminas en la gracia o en desgracia. Si pecamos caminamos en desgracia, pero eso no significa que la gracia se puede abusar.

Ese término lo puedes borrar de tu vocabulario, así como el de “gracia extrema” o “híper gracia” o cualquier otra etiqueta que los religiosos usan para subestimar el mensaje de la gracia. Por supuesto, que la gracia es extrema, (recibiste vida cuando estabas muerto en delitos y pecados, eso es extremo) seguro que la gracia es híper gracia, (donde abunda el pecado, la gracia sobreabunda).

Yo entiendo lo que algunos quieren decir con esos términos, pero la base es la misma, temor irracional, ignorancia de cómo opera la gracia y casi siempre una mentalidad legalista por causa de una teleología defectuosa.

A ti no te salvo ni Juan Calvino, ni Jacobo Arminio, tampoco tu Apóstol o Pastor, y mucho menos tú mismo, a ti te salvo nada más y nada menos que la gracia misma personificada en una persona, Jesucristo. Es él quien te sostiene y protege como una persona que por la fe has recibido su gracia.

Aunque los creyentes somos aquellos que hemos recibido su gracia y somos incapaces de abusarla, de lo que si somos capaces es de caminar en desgracia eso sucede cuando escogemos caminar en la carne y no por la fe.

Si te vas a pecar y dices: “yo puedo hacer esto porque estoy bajo la gracia”, tú no te estas apropiando de la gracia, tu estas caminando en desgracia.

La gracia es el empoderamiento divino por la vida de Cristo en ti para que llegues a ser todo lo que eres en Cristo y a hacer todo lo que Dios ha preparado para ti.

Aun en tus tiempos débiles, caídas y carnalidades el evangelio continúa siendo las buenas noticias, es la noticia que la invitación sigue en pie

Hebreos 4:16

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

En nuestros momentos más oscuros, cuando pecamos, no estamos abusando la gracia, simplemente estamos caminando de una manera desgraciada. Estamos contradiciendo la misma esencia de la gracia de Dios.

La gracia nos empodera para honrar a nuestro padre, a través de nuestras acciones, no a deshonrarlo. Por lo tanto, es posible caminar en desgracia, esto es, cuando dejamos de caminar en la gracia. Pero, es imposible abusarla o que puedes llegar a estar fuera de su alcance.

Esta verdad te liberta para vivir una vida libre de ansiedades religiosas. Renuncia al temor irracional de creer que ensenar o predicar la gracia le da una licencia a la gente para pecar – la gente peca porque quiere no por causa de la gracia.

Cuando sientas que estas exagerando la gracia, recuerda que apenas estas tocando la superficie de las riquezas inmensurables que posees en Cristo.

Efesios 2:6-7

Y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

Aunque Pablo aquí nos indica que necesitaremos billones de años para lograr un poco de entendimiento de las abundantes riquezas de su gracia, también nos dice que ahora podemos comenzar a comprender lo ancho, lo largo, lo alto y lo profundo del amor y la gracia de Dios.

Efesios 3:18-19

Seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Eso es amor y gracia extrema – eso es híper gracia. Amado hermano(a) es imposible ponerle límites a la gracia. Después que trates de imaginar cuan profundo y ancho puede ser la gracia, apenas estas en la orilla.

Si Dios no tiene límites, Su gracia tampoco.

Muchos creyentes y predicadores le ofrecen un servicio de labios a la gracia, confiesan que no están bajo la ley sino bajo la gracia, pero cuando los escuchas es una mezcla de juicio con ley, con gracia, con manipulación, con religiosidad y toda clase de opinión humana. Por esta razón necesitamos seguir enseñando y predicando lo que verdaderamente significa la gracia.

La gracia hará por ti lo que tú en tus fuerzas jamás podrás hacer, esto es – vivir una vida santa y llena de gozo, no basada en tus virtudes u obras sino en las virtudes y obra de aquel que te amo desde antes de la fundación del mundo.

El Evangelio es la proclamación de la EXTREMA GRACIA DE DIOS EN CRISTO.

Disfruta las abundantes riquezas de Su gracia.


Publicado en: NOTCIASCRISTINAS.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo. 


Summary
Evangelio proclamación extrema de la gracia de Dios en Cristo
Article Name
Evangelio proclamación extrema de la gracia de Dios en Cristo
Description
La gracia nos empodera para honrar a nuestro padre, a través de nuestras acciones, no a deshonrarlo. Por lo tanto, es posible caminar en desgracia, esto es, cuando dejamos de caminar en la gracia. Pero, es imposible abusarla o que puedes llegar a estar fuera de su alcance. Esta verdad te liberta para vivir una vida libre de ansiedades religiosas. Renuncia al temor irracional de creer que ensenar o predicar la gracia le da una licencia a la gente para pecar – la gente peca porque quiere no por causa de la gracia.
Author
Publisher Name
NoticiaCristiana
Publisher Logo
Continuar Leyendo

Blogs

Todo pecado hace mal. Toda maldad, en una forma u otra, mata

El arrepentimiento sincero toca también el corazón de Dios

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.- Era un pequeño restaurante, uno de esos que llaman “de comida rápida”. El hombre, de treinta y ocho años de edad, entró a comer un sándwich de pavo. Comió bien, pero luego, además de no pagar, asaltó al cajero y le sacó ocho dólares.

El plan le salió tan bien que Guillermo Molina siguió haciendo lo mismo por tres meses. Comía comidas suaves y lo hacía rápidamente. Luego asaltaba al cajero, extrayendo el dinero que hubiera en caja, y se iba lo más campante.

Cuando lo arrestaron, el juez lo condenó a veinticinco años de prisión: un año por cada comida rápida que consumió y no pagó. De ahí en adelante, durante veinticinco años consecutivos, tendría comida, si no buena y abundante, por lo menos gratis: comida de cárcel.

¡Cuántas personas hay que comen cosas que parecen ser agradables, sin saber que se están indigestando! El hombre y la mujer que hacen el mal tienen la tendencia a encubrir sus faltas, y buscan justificar todo lo que hacen. Se juzgan a sí mismos y se declaran inocentes. Y siguen haciendo el mal hasta que la conciencia, cansada de acusar, deja de insistir.

Hay personas que viven en adulterio por años. Piensan que es una comida agradable. Hasta se sienten satisfechos de hacerlo, pensando que son triunfadores. No obstante, es comida que indigesta matrimonio, relaciones, vida y alma.

Enseñanza

Tarde o temprano, la consecuencia de esa comida producirá tal indigestión que desearán morir. Cuando familiares, especialmente hijos, les den la espalda, querrán borrar para siempre esa mancha. Pero, una vez hecha, queda para siempre. Toda infracción indigesta. Todo pecado hace mal. Toda maldad, en una forma u otra, mata.

¿Qué debemos hacer, una vez que hemos caído? ¿Qué esperanza nos queda, una vez que nuestro pasado ha quedado manchado? ¿Cómo podemos limpiar esa mancha?

El primer paso es reconocer que hemos caído. Cuando reconocemos nuestro error y deseamos levantarnos, ese deseo es el comienzo de nuestra restauración: toca el corazón de aquellos a quienes hemos herido, y despierta en ellos el deseo recíproco de mostrarnos amor y aceptación.

Además de eso, el arrepentimiento sincero toca también el corazón de Dios. Cuando Él ve en nosotros una humildad genuina, entra a nuestra vida con su gracia salvadora y nos cambia por completo. Cristo sana, limpia, justifica y regenera. Permitámosle que lo haga. Él nos dará una nueva vida.


Publicado en: NOTCIASCRISTINAS.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo. 


Summary
Todo pecado hace mal. Toda maldad, en una forma u otra, mata
Article Name
Todo pecado hace mal. Toda maldad, en una forma u otra, mata
Description
El primer paso es reconocer que hemos caído. Cuando reconocemos nuestro error y deseamos levantarnos, ese deseo es el comienzo de nuestra restauración: toca el corazón de aquellos a quienes hemos herido, y despierta en ellos el deseo recíproco de mostrarnos amor y aceptación. Además de eso, el arrepentimiento sincero toca también el corazón de Dios. Cuando Él ve en nosotros una humildad genuina, entra a nuestra vida con su gracia salvadora y nos cambia por completo. Cristo sana, limpia, justifica y regenera. Permitámosle que lo haga. Él nos dará una nueva vida.
Author
Publisher Name
NoticiaCristiana
Publisher Logo
Continuar Leyendo

Blogs

¿Deberían los pastores hablar de temas políticos en el púlpito?

La inevitable tensión entre el papel pastoral como líder moral y espiritual y las políticas públicas es uno de los momentos en que los pastores deben buscar para navegar en la oración.

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM- Escuché que los fieles se quejan de que el pastor habla demasiado sobre política y es agotador. Mientras que otros líderes espirituales son criticados por hablar de este tema en el púlpito.

¿Deben los pastores de las iglesias locales hablar sobre temas políticos desde el púlpito? Si es así, ¿cuándo deberían hacerlo y sobre qué temas?

Históricamente, un gran número de estadounidenses ha buscado en sus pastores un liderazgo moral y espiritual, lo cual se ha mantenido hasta la fecha.

Por otro lado, la mayoría de los casos, las preguntas sobre la santidad de la vida humana, el racismo, los derechos humanos, el sexismo y la sexualidad, por ejemplo, tienen un nivel de significación moral completamente diferente a la política.

¿Qué hacer?

La inevitable tensión entre el papel pastoral como líder moral y espiritual y las políticas públicas es uno de los momentos en que los pastores deben buscar para navegar en la oración.

Como ministro bautista ordenado que ha servido en un papel pastoral en casi una veintena de iglesias y ha predicado aproximadamente 10 mil sermones durante el último medio siglo, esta es una pregunta con la que he luchado y he ayudado a muchos colegas a luchar por décadas pasadas hasta el día de hoy.

Cuando los problemas que enfrenta la congregación involucran problemas morales directamente tratados por una enseñanza bíblica significativa, entonces el pastor tiene la obligación moral y pastoral de compartir con su pueblo las enseñanzas de la Biblia sobre estos temas. 

Una cosa es decir que toda la vida humana es sagrada y debe ser venerada, y otra completamente distinta es respaldar remedios legislativos específicos que aborden el aborto y la eutanasia desde el púlpito.

Sin acepción de personas

Una cosa es dejar en claro “que Dios no hace acepción de personas” (Hech. 10:34) y otra muy distinta aprobar una legislación específica que busca combatir el racismo y el sexismo.          

Mi enfoque es que cuando se trata de propuestas o controversias específicas de política pública, lo trato de la siguiente manera: le explico a la congregación mi función como pastor. Sin embargo, siempre me han abordado personas para preguntarme lo que pienso sobre determinada política pública.

Hablar desde el púlpito sobre temas políticos es una manera de blasfemar en contra de Dios, ya que, esa no es la verdadera función de predicar en un altar.

Por: Richard Land


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate de las mejores noticias cristianas evangélicas y del mundo.


Summary
¿Deberían los pastores hablar de temas políticos en el púlpito?
Article Name
¿Deberían los pastores hablar de temas políticos en el púlpito?
Description
Escuché que los fieles se quejan de que el pastor habla demasiado sobre política y es agotador. Mientras que otros líderes espirituales son criticados por hablar de este tema en el púlpito.
Author
Publisher Name
Noticiacristiana.com
Publisher Logo
Continuar Leyendo

Más leídas