Connect with us

Blogs

10 cosas importantes que la Biblia dice acerca de la muerte

Más que eso, la realidad de la muerte puede señalar la increíble esperanza que tenemos en Cristo.

Publicado

en

Muerte. La misma palabra puede desencadenar imágenes de la oscuridad, hombres y mujeres de negro, de dolor y, para algunos, miedo. Pero Dios no quiere que vivamos con miedo ni derrota.

Quiere que vivamos, y que muramos, con la confianza de saber que pertenecemos al Rey resucitado y victorioso que venció a la muerte cuando murió en la cruz y se levantó de la tumba.

Más que eso, la realidad de la muerte puede señalar la increíble esperanza que tenemos en Cristo. Cada angustia y lucha en la tierra nos puede acercar más a nuestro Salvador, centrarnos más en sus verdades y motivarnos a participar en conversaciones transformadoras con los demás. Que todos aprendamos a decir: “Vivir es Cristo y morir es ganancia” (Fil. 1:21).

Aquí hay 10 verdades que la Escritura revela con respecto a la muerte:

1. No es el final

Algunos creen que una vez que morimos, simplemente dejamos de existir. Afirman que la conciencia humana surge gradualmente a medida que el cerebro se desarrolla y se deteriorará lentamente o simplemente cesará.

 La Biblia, sin embargo, dice diferente. Las Escrituras enseñan que mientras nuestros cuerpos físicos actuales se descompondrán, nuestras almas vivirán para siempre, ya sea en la presencia de Dios o eternamente separadas de Él.

En Mateo 25, después de compartir dos parábolas diseñadas para revelar las realidades con respecto al reino de Dios, Jesús habló sobre un momento en el que separará a las “ovejas de las cabras”. Los declarados justos a través de su sangre recibirán la vida eterna, mientras que los que lo rechazaron “irán al castigo eterno”, (Mateo 25:45).

En otras palabras, la eternidad lo espera todo, aunque nuestro destino final puede parecer muy diferente.

2. No tenemos que temer a la muerte

Dios nunca quiere que nosotros, sus amadas creaciones, vivamos con miedo, incertidumbre o confusión. En Cristo, Él nos ofrece un destino seguro, glorioso y lleno de alegría; un futuro libre de dolor, pena y enfermedad. Esta invitación está abierta a todos los que no confían en sí mismos o en sus buenas obras, sino en Jesús y en el precio que pagó.

Cuando creemos que Cristo es quien dice que es, el Hijo de Dios sin pecado, e hizo lo que dijo que hizo, murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos: las Escrituras dicen que recibimos entrada al cielo.

Se nos otorga una intimidad relacional sin trabas con nuestro Salvador. El que tiene el universo en su mano sostiene nuestras vidas, ahora y para siempre, también. Esto significa que, cuando nuestros cuerpos fallan y la enfermedad invade, podemos descansar sabiendo que estamos seguros en el amor inquebrantable de Dios.

3. No todos van al mismo lugar

De acuerdo con las Escrituras, cada uno de nosotros irá a uno de dos lugares una vez que muramos. Aquellos que han confiado en Cristo para la salvación serán inmediatamente conducidos a su presencia, donde permanecerán por toda la eternidad. Sin embargo, aquellos que lo han rechazado y su oferta de gracia pasarán el infierno en la eternidad.

El infierno no es un lugar del que nos guste hablar o leer, pero Jesús, el Único que ofrece la vida eterna, abordó este tema en más de una ocasión.

Nos dijo que es un lugar de oscuridad y de fuego, poblado por los malvados y rebeldes. Con cada parábola y declaración, es como si Él nos ofreciera una advertencia: “Hay muerte” y, en este contexto, eso significa la separación de Dios, “y la vida”. Elige la vida”.

¿Qué pasa si nuestra angustia interior con respecto al infierno apunta al corazón de Dios? La Escritura es clara: Dios es un Padre amoroso que no quiere que nadie perezca. “Como vivo’, declara el Soberano Señor, ‘no tengo placer en la muerte de los impíos” (Ez. 33:11). De lo contrario; Dios ama a toda su creación y el cielo se regocija cuando un solo pecador reconoce su necesidad de Jesús y se vuelve a él.

4. Porque Jesús venció a la muerte, nosotros también.

Dios originalmente creó el mundo libre de pecado y muerte. Cuando la humanidad se rebeló contra Él (Gén. 3), rompimos nuestra relación con Dios Padre y la maldición de la muerte y el pecado comenzó a gobernar. Cuando Jesús murió en la cruz por nuestros pecados, Él rompió el poder de ambos, y “ya que nos hemos unido con Él en su muerte” a través de la fe, “también seremos resucitados como Él lo fue”, ( Rom. 6: 5 ).

Jesús demostró esta verdad inmutable cuando salió de la tumba, vivo. Esto significa que, aunque nuestros cuerpos físicos dejarán de funcionar, nuestras almas entrarán inmediatamente en la presencia de Dios.

Más tarde, cuando Cristo regrese, nuestras almas se reunirán con nuestros cuerpos físicos, luego “glorificados”, que serán resucitados de entre los muertos.

5. La muerte espiritual es la separación de Dios

Es fácil leer las definiciones modernas de palabras e ideas para conceptos y situaciones en el texto bíblico. Esto ocurre a menudo cuando alguien piensa en la muerte. Para nuestra forma de pensar, la muerte significa el fin de algo y el cese completo de la vida. Sin embargo, en las Escrituras, la muerte significa principalmente separación: separación del espíritu del hombre de su cuerpo y del hombre de Dios.

Por ejemplo, las Escrituras revelan que nuestros cuerpos físicos eventualmente dejarán de funcionar y comenzarán a decaer. Nuestras almas, sin embargo, son eternas. Por lo tanto, una vez que ocurre la muerte cerebral, nuestros cuerpos y almas se separan.

De manera similar, la muerte espiritual, causada por el pecado, separa al hombre de su Creador. Cuando recibimos la vida eterna, nuestra relación con Dios es restaurada. Sin embargo, aquellos que no confían en Dios para la salvación permanecen en la muerte, separados eternamente de Él y, por lo tanto, todo el amor, la bondad y la justicia que se derivan de Él. Esto es el infierno.

6. No tenemos que morir solos

Una vez que confiamos en Cristo para la salvación, nuestra relación con Él se restaura, para que nunca más se rompa. Él hace su hogar dentro de nosotros, nos rodea, camina a nuestro lado y nos convertimos en uno con él.

Por lo tanto, a partir de ese momento, nunca estamos y nunca estaremos solos. En Cristo, la presencia de Dios nos rodea completamente.

Este fue el mensaje que Jesús estaba tratando de transmitir a sus discípulos la noche antes de morir. “[El Padre] te dará otro abogado para ayudarte y estará contigo para siempre, el Espíritu de verdad”, que es el Espíritu Santo. “Tú lo conoces, porque Él vive contigo y estará en ti. No os dejaré huérfanos; Vendré a ti. … En ese día, te darás cuenta de que estoy en mi Padre, y tú estás en mí, y estoy en ti “(Juan 14:17 b-20).

Aunque otros, tal vez incluso los más cercanos a nosotros, pueden abandonarnos o rechazarnos, Cristo nunca lo hará. Cuando termine nuestro tiempo en la tierra, Él nos llevará al paraíso donde experimentaremos su amor y presencia a una profundidad inimaginable para nuestras mentes finitas.

7. La muerte nunca fue la intención de Dios

Las Escrituras nos dicen que Dios diseñó a los humanos para que vivieran eternamente en una relación profunda con Él.

Él creó el resto del universo por un mero mandato, hablando de estrellas, planetas y océanos. Pero cuando se trataba del hombre, la participación de Dios era mucho más directa e íntima.

“Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en sus narices el aliento de la vida, y el hombre se convirtió en un ser vivo” (Gen. 2: 7). El Salmo 139 nos dice que Él unió nuestro ser más íntimo, que Él nos conoce plenamente y “busca” nuestras profundidades. Todos estos pasajes hablan de un Padre y Creador amoroso profundamente involucrado con su creación.

Aunque el pecado de la humanidad trajo la muerte, la separación de Dios, esta nunca fue la intención de Dios. Él nos creó para la vida. La vida con él.

8. El pecado no siempre reinará

Cuando vemos nuestro mundo, con toda la ira, el odio, la agitación política y las guerras, podemos sentir que el mal está ganando y siempre lo hará. Pero las Escrituras prometen que esto no es verdad. Un día, Jesús regresará, el pecado será desterrado de su presencia para siempre, y Él hará todas las cosas bien.

Apocalipsis 21: 4 promete: “Él limpiará cada lágrima de sus ojos. No habrá más muerte, ni luto, llanto ni dolor, porque el viejo orden de las cosas ha pasado”. Que esta verdad nos brinde esperanza y paz mientras soportamos todo el caos en nuestro mundo roto.

9. Lloramos con esperanza

Cuando perdemos a un ser querido, podemos sentir como si una parte de nosotros ha sido llevada con ellos. Lamentamos los momentos que ya no podremos compartir y los sueños o deseos que nunca se podrán realizar.

Aunque este dolor es real y profundo, si nuestros seres queridos pertenecen a Jesús, nuestra tristeza siempre está teñida de la certeza de que algún día los volveremos a ver.

La Escritura promete esto y la muerte y resurrección de Jesús lo probaron. “Porque creemos que Jesús murió y resucitó, y por eso creemos que Dios traerá con Jesús a los que se han dormido en Él” (1 Tes. 4:14).

Esto significa que, para aquellos en la familia de la fe, nuestras despedidas nunca son realmente despedidas, sino que esperamos vernos de nuevo.

10. El cielo será mejor que cualquier cosa que podamos imaginar

He experimentado algunas cosas increíbles. He visitado el Gran Cañón, Hawai y Yosemite. He disfrutado de Disney Land con mi hija. He comido suficiente helado de todas las variedades para llenar numerosos congeladores, pero todas estas experiencias son pálidas en comparación con lo que les espera a los seguidores de Cristo en el cielo.

De hecho, el cielo será mejor que todos los placeres terrenales combinados a lo largo del tiempo. Con respecto a esto, la Biblia dice: “Lo que ningún ojo ha visto, lo que no ha oído el oído, y lo que ninguna mente humana ha concebido, son las cosas que Dios ha preparado para los que lo aman”, ( 1 Co. 2: 9 ).  

La muerte física es inevitable en este lado del cielo, pero esta nunca fue la intención de Dios para su creación amada. Tampoco es aquí donde Él desea que permanezcamos. En Cristo, Él nos ofrece la vida, para experimentar, a través de la relación con Él, todas las bendiciones maravillosas, buenas y maravillosas que Él ha planeado para nosotros. Él quiere rodearnos en su amor, desde ahora a la eternidad, y al hacerlo, arroja todo el miedo.

Debido a la muerte y resurrección de Cristo, nosotros, su amado, podemos decir con confianza: “¿Dónde, oh muerte, está tu victoria? ¿Dónde, oh muerte, está tu aguijón? El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”, (1 Cor. 15: 55-57).   

Jennifer Slattery es una escritora, editora y oradora que se ha dirigido a grupos de mujeres, grupos religiosos, estudios bíblicos y escritores en todo EE.UU.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Blogs

No solo el homosexualismo fue lo que destruyó a Sodoma

La tendencia de interpretar el homosexualismo como el único pecado o la única razón por la cual Dios destruyó a Sodoma, es un prejuicio cultural, religioso o político.

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.- En algún momento lo tienes que haber escuchado: “el juicio de Dios vendrá sobre…como le sucedió a Sodoma. Usualmente este tipo de declaración está relacionada a la inmoralidad sexual, específicamente el homosexualismo. El texto bíblico que se cita es Génesis 19:5.

“Y le gritaron a Lot: ¿Dónde están los hombres, que llegaron para pasar la noche contigo? ¡Haz que salgan para que podamos tener sexo con ellos!”

El texto es claro, un grupo de hombres de Sodoma querían tener relaciones sexuales con otros hombres, una práctica que la Biblia denuncia. (Ver Levítico 18:22; 20:13; Romanos 1:26-27; 1 Timoteo 1:10)

Sin embargo, el homosexualismo no fue el único pecado por el cual Dios destruyó a Sodoma. El pecado de Sodoma fue también su falta de hospitalidad.

Esto es importante en el relato de la historia de Lot y todo lo que aconteció en Sodoma. La historia comienza así:

“Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo, y dijo: ahora, mis señores, os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis, y lavaréis vuestros pies; y por la mañana os levantaréis, y seguiréis vuestro camino. Y ellos respondieron: No, que en la calle nos quedaremos esta noche. Mas él porfió con ellos mucho, y fueron con él, y entraron en su casa; y les hizo banquete, y coció panes sin levadura, y comieron.

Génesis 19:1-3

La escena con la cual inicia la historia presenta a Lot mostrando extrema generosidad y hospitalidad. El intercambio entre Lot y los hombres es interesante. Él le ofrece hospedaje y lavarle los pies y ellos inicialmente dicen que no. Lot insiste por segunda vez y ellos aceptan la oferta – disfrutan un banquete y pan fresco. Esta interacción social es muy común en las culturas semíticas. Ver Hechos 16:15. Los primeros tres versos establecen la narrativa de la historia. Lot se presenta como un hombre generoso y hospitalario, similar a su tío Abraham en Génesis 18:1-5.

En ambos relatos Abraham y Lot son presentados como buenos anfitriones que dan una generosa bienvenida a los invitados divinos. En ambas historias, Génesis contrasta estas acciones justas con la maldad de Sodoma (Génesis 18:16-22).

En el caso de Lot, la historia toma un giro drástico.

Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo. Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos.

Génesis 19:4-5

La escena debe haber sido aterradora. Una pandilla de hombres de todas las edades vino a violar a los dos extranjeros en la casa de Lot. Es obvio que lo que buscaban no eran relaciones sexuales para placer sexual, sino para imponer su poder y dominio sobre los desconocidos.

La idea era, enviar un mensaje “este es nuestro territorio, aquí mandamos nosotros”. Creo que estarías de acuerdo conmigo en que la violación sexual en pandilla es digna de ser castigada por Dios, independientemente del sexo de la persona. Los expertos en esta materia dicen que la violación en grupo lo que busca es establecer poder sobre las personas y humillarlas, no el placer sexual.

El propósito retorico del narrador es resaltar que Lot era un hombre tan hospitalario que estaba dispuesto a sacrificar cualquier cosa – no solo comida de su alacena, si aún sus propias hijas.

Lot, asume completa responsabilidad de sus visitantes, independientemente del costo. Ese es el punto principal de la historia. Lot es un anfitrión honorable.

La respuesta de los hombres fue violenta, amenazaron también con violar sexualmente a Lot.

¡Impresionante!

La razón por la cual Dios destruyó a Sodoma no fue solo por el homosexualismo sino porque se llenaron de orgullo y teniendo los recursos para ayudar al afligido y al menesteroso los menospreciaron, humillaron y avergonzaron. ¡Si alguno tiene oído para oír, oiga lo que el Señor le dice a su iglesia!

Sodoma era conocida como una ciudad perversa mucho antes de este incidente. La tendencia de interpretar el homosexualismo como el único pecado o la única razón por la cual Dios destruyó a Sodoma, es más, un prejuicio cultural, religioso o político, que lo que el texto verdaderamente comunica.

Estimados lectores, de igual manera Jesús identificó que el pecado de Sodoma fue no haber recibido con honor a sus visitantes extranjeros.

Jesús presenta a Sodoma como un modelo para la inhospitalidad y la destrucción. Así se lo dice a sus discípulos:

En Mateo 11:18-24 Jesús denuncia a Capernaum porque no lo recibieron a Él, a pesar de todos los milagros que ellos vieron. Ellos fueron destruidos como Sodoma, porque no recibieron a Jesús, así como en Sodoma no se recibió a los visitantes extranjeros.

Los habitantes de Sodoma rehusaron ser hospitalarios y recibir a sus visitantes, por lo tanto, fueron destruidos por tal comportamiento. Este comportamiento es la antítesis de lo que Abraham y Lot mostraron que trajo como consecuencia liberación y bendición.

El pecado por el cual Sodoma fue destruido no fue solo por el homosexualismo sino por la arrogancia de creerse superiores, menospreciando, humillando y despreciando a los extranjeros. ¡Nos ayude el Señor!


Publicado en: NOTCIASCRISTINAS.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo. 


Summary
No solo el homosexualismo fue lo que destruyó a Sodoma
Article Name
No solo el homosexualismo fue lo que destruyó a Sodoma
Description
La razón por la cual Dios destruyó a Sodoma no fue solo por el homosexualismo sino porque se llenaron de orgullo y teniendo los recursos para ayudar al afligido y al menesteroso los menospreciaron, humillaron y avergonzaron. ¡Si alguno tiene oído para oír, oiga lo que el Señor le dice a su iglesia!
Author
Publisher Name
NoticiaCristiana.com
Publisher Logo
Continuar Leyendo

Blogs

“La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado”

Cuando creemos en Cristo y nos sometemos de lleno a su señorío, Él limpia por completo nuestro corazón.

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.-Se había desatado una nueva ola de delitos, una nueva ola de robos. Los ladrones habían empezado a robar las tapas de hierro de las cloacas, y luego vendían el metal como chatarra. La ciudad de Beijing, China, en particular, estaba sufriendo triple perjuicio.

El primer perjuicio era el robo de las tapas, que tenían que ser repuestas. El segundo era la cantidad de peatones y ciclistas que caían dentro de las cloacas. Y el tercero era el olor nauseabundo de las aguas negras que emanaba por toda la ciudad.

Donde se amontona la gente, proliferan los delitos. Y entre los delitos más comunes y más perturbadores está el robo. El detrimento es tal que ya no se puede vivir seguro en ninguna parte. Y ahora se añade a estos delitos el destape de cloacas.

Algún tiempo atrás comenzó en Madrid, España, lo que allí llamaron «El destape». Pronto se había extendido a muchos países de América Latina. ¿Qué era el tal destape? Suponía ser la liberación del espíritu humano, aprisionado por tradiciones religiosas. Pero resultó ser la introducción de toda clase de literatura. En realidad, lo único que destaparon fue la cloaca de la naturaleza pecaminosa humana. Los quioscos de Madrid, y del mundo, se llenaron de revistas nocivas y pornográficas.

Jesús es salvación

¿Qué ocurre cuando se destapa la mente del hombre? ¿Qué sale a la luz cuando se descartan restricciones de decencia y moralidad? Basta recoger el periódico del día, o encender el televisor, o abrir las páginas de una revista o entrar por las puertas de un cine. Es igual que abrir una cloaca y poner al descubierto lascivia, engaño, falsedad y violencia.

Cuando se destapa la mente del hombre, se expone todo lo que hay en su corazón. Y si ese corazón no ha sido purificado, lo que sale es putrefacción e inmundicia. Ya lo decía Anatole France, el novelista francés: «Si a la sociedad le diéramos vuelta, como a una media, nos moriríamos de consternación y de asco.»

A pesar de todos los logros de la humanidad, el hombre todavía no se ha limpiado de su vieja corrupción. Si en los consultorios de los psiquiatras se barriera todo lo que vuelcan los pacientes, se sacarían toneladas de basura.

No obstante, todo el que lo desee puede ser purificado. Hay limpieza total, efectiva y gratuita al alcance de cualquiera. La Biblia dice que la sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado (1 Juan 1:7). Cuando creemos en Cristo y nos sometemos de lleno a su señorío, Él limpia por completo nuestro corazón. No existe en el mundo entero un gusto más grande que sentirnos limpios por dentro. Eso es lo que hace Cristo. Rindámosle hoy nuestro corazón.


Publicado en: NOTCIASCRISTINAS.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo. 


Summary
“La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado”
Article Name
“La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado”
Description
No obstante, todo el que lo desee puede ser purificado. Hay limpieza total, efectiva y gratuita al alcance de cualquiera. La Biblia dice que la sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado (1 Juan 1:7). Cuando creemos en Cristo y nos sometemos de lleno a su señorío, Él limpia por completo nuestro corazón. No existe en el mundo entero un gusto más grande que sentirnos limpios por dentro. Eso es lo que hace Cristo. Rindámosle hoy nuestro corazón.
Author
Publisher Name
NoticiaCristiana.com
Publisher Logo
Continuar Leyendo

Blogs

Se nos manda a orar por las autoridades y no a tomarnos fotos

el pastor David Platt de la Iglesia Bíblica McLean, Viena, Virginia, oró por el presidente Donald Trump el año pasado; hecho que aprovechó para ser fotografiado.

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM- Orar por nuestras autoridades es una de las cosas que Dios nos encomendó en su palabra. Sin embargo, actualmente existe una tendencia que está arropando a todas las iglesias y es el hecho de que cientos de pastores aprovechan la oportunidad de tomarse una foto mientras oran por alguna figura de poder.

Recientemente, el pastor David Platt de la Iglesia Bíblica McLean, Viena, Virginia, oró por el presidente Donald Trump el año pasado; hecho que aprovechó para ser fotografiado.

Sin embargo, las reacciones de sus seguidores no se hicieron esperar y el líder espiritual se percató de que fue duramente criticado por haber posteado una foto con el mandatario mientras oraba.

Pero, el evangelista Franklin Graham aprovechó la oportunidad para defender a Platt, tuiteando lo siguiente: “¡No puedo imaginar que alguien sea lastimado por su pastor orando por el Presidente en obediencia a la Palabra de Dios!”, escribió.

¿Campaña política?

Lo que los seguidores querían resaltar en su momento, era el hecho de que no es correcto utilizar la imagen de un pastor para hacer campaña política.

Dios está de acuerdo con que se realicen oraciones por las autoridades terrenales, sin embargo, advierte que es necesario tener cuidado cuando se hacen de manera pública.

“Y cuando ores, no seas como los hipócritas, ya que les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles para que otros los vean. En verdad te digo que han recibido su recompensa en su totalidad. Pero cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y reza a tu Padre, que no se ve. Entonces tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará. Y cuando ores, haz no sigas balbuceando como paganos, porque piensan que serán escuchados por sus muchas palabras. No seas como ellos, porque tu Padre sabe lo que necesitas antes de preguntarle “(Mateo 6: 5-8).

En este sentido, Dios es muy claro con este tipo de oraciones, ya que, los fariseos siempre las hacían y eran vistos como hipócritas.

Oración de Platt

La oración de Platt tenía buenas intenciones ya que, mostró mucha sabiduría al rezar.

Además, el líder espiritual aprovechó la oportunidad para mostrar el evangelio de Jesús, que es el verdadero propósito de todo.

Aprecio que Platt se haya puesto en una situación difícil y haya tenido que tomar una decisión rápida. La oración se armó tan apresuradamente que Trump todavía estaba en su ropa de golf. Su peinado generalmente reconocible estaba peinado hacia atrás debido a su gorra de golf. Si Platt tuviera más tiempo para pensarlo y consultar con su junta de ancianos, tal vez lo habría hecho de manera diferente.

Aunque, es importante resaltar que en este caso, Platt fue utilizado como un accesorio más para la campaña agresiva del presidente Trump.

Por: Napp Nazworth


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate de las mejores noticias cristianas evangélicas y del mundo.


Summary
Se nos manda a orar por las autoridades y no a tomarnos fotos
Article Name
Se nos manda a orar por las autoridades y no a tomarnos fotos
Description
Orar por nuestras autoridades es una de las cosas que Dios nos encomendó en su palabra. Sin embargo, actualmente existe una tendencia que está arropando a todas las iglesias y es el hecho de que cientos de pastores aprovechan la oportunidad de tomarse una foto mientras oran por alguna figura de poder.
Author
Publisher Name
Noticiacristiana.com
Publisher Logo
Continuar Leyendo

Más leídas