Connect with us

Blogs

La sabiduría que transforma de gloria en gloria

Ser fuerte en el Señor no es operar en la fuerza de tu voluntad y tenacidad – es otra clase de fuerza que se produce cuando te consideras débil.

Avatar

Published

on

Cuarta  Entrega

NOTICIACRISTIANA.COM.-  ¿Cómo enfrento Pablo los 3 aspectos del hombre natural?

1. Sobre el intelectualismo puso la locura de la predicación.

Este es el tema del primer capítulo de la carta – la locura de la predicación.

En el capítulo 4 verso 10 él dice: Nosotros somos insensatos por amor de Cristo,

Esto no quiere decir que él era un tonto, lo que Pablo quiere decir es que el intelectualismo, la mente del hombre natural, su fascinación con el conocimiento de los hombres no puede conocer las cosas del espíritu porque se tienen que discernir espiritualmente.

Según Pablo las cosas del Espíritu no se pueden enseñar por medio de sabiduría humana, el Espíritu te las tiene que revelar y para eso tienes que recibir el Espíritu que proviene de Dios.

La insensatez es la negación que toda la sabiduría, todas las filosofías de los griegos en la iglesia de los corintios – en la que ellos se gloriaban tanto – no podía entender las cosas del Espíritu.

Toda su capacidad de manipular la mente y las emociones era incapaz de conocer las cosas profundas de Dios.

Pablo considera esto de una forma magistral y en el verso 8 dice: “la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de Gloria”.

Si eso es sabiduría y poder, yo me quedo como insensato.

2. Sobre la fascinación con el poder puso la debilidad.

El hombre natural tiene la mentalidad de que, si es fuerte, determinado, ejerce fuerza de voluntad puede lograr lo que quiera, cuando quiera.

Para las cosas del mundo, muy bien pudiera ser – pero para las cosas del espíritu – no trabaja.

Pablo contrasta eso con la palabra DEBILIDAD.

Es una palabra que encontramos muy frecuente en el vocabulario Paulino.

En 2 Corintios 13:4, él dice:

Porque, aunque fue crucificado en debilidad, vive por el poder de Dios. Pues también nosotros somos débiles en él, pero viviremos con él por el poder de Dios para con vosotros.

El mismo se gloriaba en su debilidad. ¿Qué significa eso?

Significa que la determinación del hombre, por más noble que sea no puede lograr nada en el mundo espiritual por su propia fuerza.

¿No ha sido esto la prueba del hombre desde el principio?

• Abraham me entregas a tu hijo, al que amas.

• Jacobo, el hombre de tenacidad y determinación, el que toda su vida lograba lo que se propusiera con tenacidad – y estaba dispuesto a luchar con el Ángel hasta que lo bendijera – Dios le toco la cadera y lo dejo cojo.

La prueba de la espiritualidad no es cuánto tiempo pasa orando, ayunando, hablando lenguas, reprendiendo y atando, cancelando y confesando – la prueba es si sueltas lo del hombre natural para operar en el hombre espiritual.

Las cosas del Espíritu no se conocen y se logran en la fuerza de la carne.

Ser fuerte en el Señor no es operar en la fuerza de tu voluntad y tenacidad – es otra clase de fuerza que se produce cuando te consideras débil.

Filipenses 2:5-8

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;

8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Recuerda que estamos siendo transformados a la misma imagen.

3. Sobre el emocionalismo puso el orden.

Es impresionante que es a la iglesia en Corinto a la que Pablo le tiene que dar más instrucciones que a cualquier otra iglesia en relación a los dones espirituales.

Esas demostraciones que se podían ver y que se podían gloriar en ella, las habían llevado a un extremo peligroso.

Si leemos toda la carta nos daríamos cuenta que había un desorden en las reuniones de los corintios porque ellos pensaron que la naturaleza y el fundamento de su espiritualidad era la manifestación de los dones – y terminaron siendo la iglesia más carnal en el Nuevo Testamento.

Pablo los estaba corrigiendo para que tuvieran un balance. La manifestación de dones no es evidencia de poder, espiritualidad y madurez.

Donde se pierda este balance habrá problemas, ha sido la historia de la iglesia a través de los siglos.

Los dones son parte de la vida de la iglesia, deben ser algo natural, no sensacional.

Amados hermanos si vamos a entender el proceso de transformación es imperativo comprender la manera en cómo operan estos dos aspectos de la humanidad que residen en todos los seres humanos.

Lo natural y lo espiritual. Adán y Cristo. La carne y el espíritu. El viejo hombre y el nuevo hombre. Lo terrenal y los celestial. Lo de arriba y lo de abajo. Lo que se ve y lo que no se ve.

Es a esta misma gente que Pablo le está escribiendo en la segunda carta – que es una continuación de la primera y le dice que están siendo transformados. Hay un orden que produce muerte – por lo tanto, no hay transformación – pero hay un nuevo orden que produce vida y estamos siendo transformados.

¿Cuál es el proceso de Espíritu de Dios en el creyente?

¿Cuál es el significado de lo que el Señor permite que llegue a nuestra vida? ¿Cuál es el propósito de la disciplina, adversidades, pruebas, sufrimientos y dificultades?

El significado es para transformarnos de una especie a otra, de una humanidad a otra.

Hay algo en cada prueba, en cada adversidad, en cada sufrimiento – en lo cual, bajo la soberanía de Dios, tiene la intención de transformarnos.

Tenemos un alma que necesita ser salva. En el proceso de esa salvación la gran lección es como mantenemos el alma bajo el control del Espíritu.

Eso es ser espiritual – 1 Corintios 2:15-16

En cambio, el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

Es evidente que el propósito e intención original de Dios es conformarnos a la imagen de su hijo.

Eso va a requerir que tengamos un verdadero y genuino entendimiento de Cristo y eso no es tan simple como nos imaginamos.

Habrá alguien aquí que pueda decir que ya conoce todo a lo que Cristo se refiere. Yo no dije Jesús. Podemos ser unos expertos en la biografía de Jesús y ser totalmente ignorantes de Cristo.

No olvidemos que el hombre que puede decir que fue llevado al cielo y “se le revelaron cosas que no le fue permitido hablar” y quien tuvo una historia y conocimiento espiritual más que cualquier otro mortal – al final de sus días, en una cárcel está, anhelando “conocerlo a él”.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo. 


Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    Ok No thanks