Connect with us

Blogs

Los versículos de la Biblia del Pueblo que no debes aprender

En la actualidad, son pocos los cristianos que memorizan las Escrituras, diría que cuando llegó a Latinoamérica el protestantismo manifestó una característica en los primeros evangélicos.

Ninro Ruíz Peña

Published

on

NOTICIACRISTIANA.COM.- Para Dios no es suficiente que el ser humano memorice la Biblia, Él siempre ha preferido el corazón como el hogar y lugar más privado para revelar sus designios, su voluntad, su plan, su amor.

El Antiguo Testamento cita: Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes, Deuteronomio 6:6-7.

Según los comentaristas bíblicos “el corazón es considerado el asiento de la mente y la voluntad”. Cuando Jesús citó este pasaje en Marcos 12:30: Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.

Jesús, añadió la palabra «mente», probablemente para destacar lo “consciente” de esa actitud cuando uno quiere obedecer los mandamientos de Dios.

Dios mismo, pidió a los judíos emplear una estrategia para recordar las Escrituras.

Los comentaristas bíblicos aseveran que en algún momento los hebreos comenzaron a poner este pasaje junto a Deuteronomio 11: 13-21, Éxodo 13:1-10 y Éxodo 13:11-13, en estuches o bandas de cuero (filacterias) que se las ataban en la mano izquierda y en la frente durante las oraciones matutinas.

También colocaban estos pasajes bíblicos en pequeñas cajas de metal o cristal y las fijaban al lado derecho de las puertas de las casas como una manifestación que eran el pueblo de Dios.

Para los judíos estas palabras significan el fin de su esclavitud en Egipto, demostraban la intervención divina pero también aseguraban que la fidelidad a la Palabra de Dios les daría la seguridad que la bendición de Dios nunca iba escasear en Israel.

Pero era necesario que las memorizaran no como acto mecánico sino que pudieran vivir lo que Dios ha escrito.

Poca memorización

En la actualidad, son pocos los cristianos que memorizan las Escrituras, diría que cuando llegó a Latinoamérica el protestantismo manifestó una característica en los primeros evangélicos latinos y era que además de caminar siempre su Biblia, memorizaban muchos pasajes bíblicos y una forma fueron los famosos “juegos bíblicos”.

Desconozco yo la razón de porqué la Iglesia Evangélica del Siglo 21 en el caso de Nicaragua, una buena parte de la generación joven no camina su Biblia, pero se congregan regularmente, antes tal posición de un evangélico no era aceptable, pero ahora se está convirtiendo en una costumbre común.

Pareciera que esta nueva generación de evangélicos afirmara: “Creo en Dios, pero no porto la Biblia cuando voy al culto. Creo lo que se predica en la Iglesia pero le tomo poco a casi nada de importancia comprobarlo con mi Biblia”.

Biblia o teléfono

No sé si la generación de evangélicos del siglo 21, están escasos de dinero pero comprar una Biblia común y sencilla como la versión 1960, no es carísimo, pero es seguro que en los cultos, los jóvenes y adultos, inclusive adolescentes, tienen al menos un teléfono celular, que es bueno porque los humanos necesitamos comunicarnos, pero es lamentable que la comunicación con Dios sea interrumpida por la falta de una Biblia.

Yo sé que algunos pueden estar afirmando que muchos tienen una Biblia y no la leen. Y de qué sirve caminar una Biblia sino la lees.

Otros pueden estar pensando que muchos leen la Biblia pero tampoco la viven, sólo se quedan con el conocimiento.

Lo único que puedo decir es que Jesús conocía las Escrituras, las vivía, las tenía en su memoria divina que nunca necesitó caminar los pergaminos originales en sus manos para hablar de la Palabra de Dios, aunque cuando entraba en una sinagoga tenía la costumbre de leerlas ante la congregación.  

No sé si esta sea la causa por la cual hayan aparecido últimamente versículos supuestamente bíblicos que inclusive han llegado a pronunciarse en las congregaciones evangélicas.

Tal vez el que más identifican los protestantes que no es bíblico es la frase: “Ayúdate que te ayudaré”.

Sin embargo, últimamente han aparecido más versículos que no son inspiración de Dios sino humana  o más bien “seudoversículos bíblicos” .

Más falsos versos

“Dando es como recibimos”, no existe en la Escrituras sino Hechos 20:35: “En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir”.

Aunque las palabras “manos vacías”, aparecen en la Biblia una vez escuché mientras iba en el bus a  un joven que andaba pidiendo para una buena causa que “manos que dan nunca estarán vacías”,citando que dicho pasaje aparecía en Proverbios. Me gustó la frase, pero este es otro más “seudoversículo”.

“Lo que con tu boca confesares eso se hará”, esto más bien parece una frase interpretativa que se inclina a lo que la psicología llama “motivación o positivismo” que tenemos un cierto poder en nuestra boca.

En realidad el versículo que existe está en Marcos 11: 23 “Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho”.

El versículo más acertado es “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”, Romanos 10:9. 

Yo creo que cuando dejamos de hacer algo provocamos un impacto ya sea para bien o para mal.

Pero es posible que estén surgiendo más “seudoversículos”, primero por carencia de conocimiento como afirma Oseas 4: 6: “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento…”.

Investiga

La segunda causa es que los evangélicos no investigan sabiendo que dijo Jesús: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”, Juan 5:39.

La Biblia narra que Pablo encontró una congregación muy interesada en comprobar lo que el apóstol había llegado a predicar.

En Hechos 17:11 dice: “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.

Esta congregación sabía que Pablo era un maestro de la ley, pero no por esa causa se conformaron lo que dijo sino que verificaron la fuente de sus palabras.

En mi caso tampoco quédense con lo que afirmo, confirmen no solo versículos que mencioné sino otros que le causen duda, en el instante.

No olviden caminar su Biblia y haciendo uso de ella porque ellas testifican que desea Dios de cada uno de nosotros.

No se aprendan los versículos de la Biblia del pueblo, porque esas palabras por muy estéticamente que suenen a Palabra de Dios, no son inspiración divina.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Escrito por Nínro Ruíz Peña- Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas y del mundo.


Comunicador Social con especialidad en Radio y Televisión. Diplomado en Teología por el Seminario Teológico de Nicaragua. Diez años de experiencia en periodismo cristiano. Manejo de Redes Sociales y SEO. Periodismo Digital. Actualmente supervisor de edición en NoticiaCristiana.com.

Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Enable Notifications.    Ok No thanks