Connect with us

Blogs

¿Cuando mueres vas al cielo, al infierno o te quedas en la tumba?

“Ningún muerto está en el cielo o sufriendo en el infierno, los muertos están en sus tumbas hasta el día de la resurrección”, decía una imagen divulgada en Facebook por un adventista.

Ninro Ruíz Peña

Published

on

NOTICIACRISTIANA.COM. – En estos tiempos en los que el mundo sufre por la pandemia provocada por el Covid-19, los cristianos debemos llevar consuelo y enseñar que los que murieron en Cristo no murieron sino pasaron de muerte a vida eterna.

La muerte, es un tema que no gusta hablar, pero siempre estará la interrogante: ¿qué sucede después que uno muere?, ¿qué hay más allá después de la muerte?, si existe un infierno o un cielo, son preguntas que todo el tiempo las personas siempre se formulan y necesitan una respuesta sólida y bíblica.

“No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”, Juan 5: 28-29.

“Ningún muerto está en el cielo o sufriendo en el infierno, los muertos están en sus tumbas hasta el día de la resurrección”, decía una imagen divulgada en Facebook por un adventista, citando el pasaje que acabamos de leer.

¿Qué es la muerte?

Es el fin del ciclo vital de cualquier ser vivo. Este sería el significado más breve de la muerte física para cualquier existencia de vida en la Tierra, pero desde punto de vista bíblico esta tiene otro significado:

John MacArthur en su Teología Sistemática dice que “la muerte no es la no existencia. El principal significado de la muerte es separación. Así, Génesis 35:18 declara respecto a Raquel: “Al salírsele el alma (pues murió)”. Tras la muerte, su alma siguió viviendo, aunque separada de su cuerpo”.

Wayne Gruden en su Doctrina Bíblica enfatiza: “La muerte es el resultado final de vivir en un mundo caído”.

Casi nadie anda pensando en la muerte, aunque sabemos que un día vamos a morir, no estamos preparados para morir, todo humano desea vivir siempre y creo que es porque Dios puso en nosotros el deseo vivir eternamente.   

“La muerte no es natural. Dios no creó al hombre para morir, y la muerte no era parte original de la creación… Dios no creó al hombre para morir, y llegará un día en que la muerte será derrotada”, destacaMacArthur.

Aunque todos tenemos fecha de caducidad, solo que no sabemos cuándo será nuestro ultima día, las Escrituras dicen que la muerte está establecida para rendir cuenta a Dios (Hebreos 9:27).

¿Qué sucede después que uno muere?

Por un tiempo llegué a pesar como los adventistas que después que uno muere, allí se queda en la tumba ya seas cristiano o incrédulo porque no podías ser enviado ni al cielo ni al infierno porque no habías pasado por un juicio.

Posteriormente después leer detalladamente varios pasajes bíblicos, me di cuenta que estaba errado en algunas cosas, pero esta vez, realicé una exégesis y descubrí que toda persona después que muere, va a un estado intermedio que para mí es un lapso de tiempo que pasa uno en un determinado lugar (cielo o infierno) antes del juicio final.

Es decir, cuando una muere en Cristo su alma va al cielo y la del incrédulo va al infierno, lo que queda en las tumbas son sus cuerpos. Vale destacar que ambos no han pasado por un juicio final, uno de recompensa para el creyente y otro de castigo para el incrédulo.

Myer Pearlman se refiere al estado intermedio como “período comprendido entre la muerte y la resurrección”, mientras que MacArthur dice que es la “existencia consciente de las personas entre la muerte física y la resurrección del cuerpo”.

Conscientes y vivos

Cuando un incrédulo muere sin Cristo, su estado intermedio es el Hades, el Seol o más claro el infierno, solo como lo mencionamos anteriormente, el tiempo allí es temporal, pero es un lugar de tormento donde están vivos y consientes. 

Lucas 16:19-31 da una explicación de lo que es el infierno temporal del Hades, aunque esto es una parábola, Jesús la creó para explicar de qué les pasará a aquellos que no creen en él y rechazan su salvación.

James Leo Garrett, Jr. en su Teología Sistemática Tomo II dice:

Para los cristianos, el periodo después de la muerte significa estar en la presencia de Dios y de Cristo (Filipenses 1: 23; Romanos 8: 38) pero no en el estado final (2 Corintios 5:1-4; 1 1 Corintios 15: 54, 55). Es un estado consciente, fijo, pero incompleto. La segunda venida, la resurrección de la muerte, el juicio final y el cielo todavía han de ser realizados.

Para los incrédulos el periodo después de la muerte significa un estado consciente de sufrimiento y castigo (Luc. 16:23, 24) pero no el estado final. La segunda venida, la resurrección de los muertos, (Juan 5: 28, 29), el juicio final (Romanos 2: 16; Apocalipsis 20: 11-15), y el infierno todavía están por delante.

¿Qué pasará cuando termine el estado intermedio?

Para el incrédulo no hay esperanza, es una realidad muy triste porque estará en el infierno temporal, luego será resucitado no para salvación sino para recibir el veredicto de condenación, recibir la sentencia que sería su juicio final: “Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”, Apocalipsis 20: 15.

Apocalipsis 20: 13: “Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras”.

La persona que murió en Cristo será resucitada, se le dará un nuevo cuerpo que será inmortal es decir eterno, por lo tanto, el cielo no es el estado final del creyente porque habrá un nuevo cielo y una nueva tierra como dice Apocalipsis 21:1 pero también Apocalipsis 5:10 dice que “reinaremos sobre la tierra”.

“Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia”, (2 Pedro 3:13).

Sueño del alma

Como ya lo había mencionado, muchos creyentes y los adventistas creen que los muertos están en sus tumbas durmiendo, esperando la resurrección y que ninguno está en el cielo o el infierno.

Es cierto que la Biblia describe a la muerte como un sueño, pero ello es porque el creyente pierde la conciencia del mundo de cansancio y enfermedad, y se despierta en uno de paz y felicidad.

En el Antiguo Testamento se nos enseña que mientras el cuerpo entra en la tumba, el espíritu de la persona que ha muerto entra en el Seol (traducido infierno en la Biblia de Valera) donde vive una vida consciente.

Compare Isaías 14:9-11; Salmos 16:10; Lc 16:23; Lc 23:43; 2Corintios 5:8; Filipenses 1:23; Apocalipsis 6:9”, cita Myer Pearlman en A través de la Biblia.

Gruden dice que si bien es cierto que hay pasajes de la Biblia que muestran a los muertos que no tienen existencia consciente como Sal 6:5; 115:17, haciendo énfasis en el v. 18; Eclesiastés 9:10; e Isaías 38.19).

Él dice que el sueño del que habla la Biblia en esto pasajes se refiere a que “está utilizando una expresión metafórica para indicar que la muerte es temporal para los creyentes, tal como el sueño es temporal”.

Gruden también hizo énfasis que cuando las Escrituras dicen “los muertos no alaban a Dios”, está hablando de que “una vez que la gente muere, ya no participan en ninguna de estas actividades”.

Citando el salmo 115 refiere que los muertos que no alaban a Dios son aquello que bajaron en silencio, es decir que el incrédulo no va al estado intermedio del cielo alabar a Dios, sino al infierno temporal y allí no es para glorificar al Señor.

Castigo y gozo

Debería haber gozo para todos los seres humanos y eso exactamente por lo que Cristo murió en la cruz para que todo ser humano pueda ser salvo de la condenación eterna, porque el plan de Dios nunca ha sido condenar a la humanidad al infierno.

Los redimidos que poseen la vida eterna han sido perfeccionados en santidad. Esperan la resurrección y el juicio de premios (Lucas 14.14).

Los que no han aceptado la gracia de Dios en esta vida, no hay ni un rayo de esperanza para salvación. Tampoco hay esperanza de que ellos, siendo culpables de pecado eterno, se arrepientan (Marcos 3.29), J. Oliver Buswell, Jr. Teología Sistemática, Tomo 4. 

Esperanza para el que está en tinieblas

Si eres un cristiano fiel a Cristo debes estar seguro que hay vida después de la muerte, si un familiar tuyo se arrepintió de sus pecados, pidió perdón y creyó en Jesús puedes sentirte seguro que un día lo verás otra vez.

Al que aún no ha creído en Jesús, Dios aún le continúa dando oportunidades así que te dejo que medites en estos versículos:

Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.

Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.

El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero, Juan 12:46-48.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Por Nínro Ruíz Peña – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas.


Comunicador Social con especialidad en Radio y Televisión. Diplomado en Teología por el Seminario Teológico de Nicaragua. Diez años de experiencia en periodismo cristiano. Manejo de Redes Sociales y SEO. Periodismo Digital. Actualmente supervisor de edición en NoticiaCristiana.com.

Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    Ok No thanks