Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Ciencia y Tecnología

Biochip se vuelve popular en LG, Motorola y Samsung para recopilar información

El número de solicitudes de registros de biochips crece en el mercado estadounidense, de acuerdo con la confirmación de la FDA. Entre los médicos, el tema sigue causando controversia, aunque reconocen el potencial de la tecnología.

Publicado

en

Implantado en el cuerpo, el dispositivo electrónico del tamaño de un grano de arroz promete ayudar a realizar diagnósticos y tratamientos sofisticados. Por ahora, tiene usos curiosos pues está siendo utilizado como gadgets «wearables» en aparatos utilizados como accesorios personales tales como gafas de sol, relojes y pulseras inteligentes.

El biochip está ganando terreno en los gigantes de la tecnología y también en los corazones de los usuarios. Los productos de LG, Motorola y Samsung (Apple también tiene que entrar en el mercado en breve) vienen equipados con sensores para recopilar datos sobre la frecuencia cardíaca, calorías quemadas y los hábitos de sueño.

La idea es cruzar información y ayudarle a llevar una vida más sana, y, por supuesto, para recopilar datos sobre las rutinas y preferencias del consumidor, (ambos inclusive), que pueden generarle mucho dinero a las empresas. La oferta es sin duda atractiva. Pero es poco comparado con lo que viene con los llamados biochips: esto es, en cierto sentido, con la evolución de los gadgets.

Con el tamaño de un grano de arroz, estos gadgets que son en la práctica, pequeños circuitos electrónicos envueltos en una cápsula de vidrio ya pueden ya ser implantados en los seres humanos, pero, por ahora, con funciones limitadas. Durante los próximos diez años, sin embargo, pueden proporcionar datos sobre el cuerpo que lo alberga.

Por ejemplo: Información sobre los niveles de glucosa, urea, oxígeno, hormonas y colesterol sería lo primero que obtendría a partir de fluidos corporales tales como la sangre. Esto permitirá, por ejemplo, detectar el tránsito de las células cancerosas o identificar signos de un ataque cardiaco inminente.

“Los biochips acelerarán el diagnóstico de las enfermedades, ya que son ultrasensibles Esto permitirá que las pruebas sean más rápidas y análisis clínicos más baratos”, dice Idagene Cestari, directora de la bioingeniería del Instituto del Corazón (Incor).

Para tener acceso a la información recogida y analizada por el biochip, el médico necesitará llevar un gadget como smartphone, del paciente: los datos se transmiten desde el biochip a través de ondas de radiofrecuencia y se muestran en la pantalla del dispositivo externo. Además de hacer diagnósticos más eficientes, los biochips pueden ayudar a tratar enfermedades crónicas como la diabetes.

El proyecto desarrollado por startup está vinculada al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) es lo más palpable en este sector. Un biochip implantado debajo de la piel o el abdomen.
En Estados Unidos, el fabricante de biochips Veriteq Corp ya cuenta con la aprobación de Food and Drug Administration (FDA), la agencia gubernamental responsable de la regulación de medicamentos, productos farmacéuticos, alimentos y cigarrillos, y ahora puede vender tres modelos de circuitos. El primero es el Dispositivo de Identificación Único (UDI por sus siglas en inglés), que sólo tiene un número de identidad que puede ser “leído” por un gadget externo: Este código permite acceder a una base de datos que almacena el usuario de su protocolo médico.

El segundo modelo es un chip implantado junto a los implantes mamarios, articulaciones artificiales y catéteres vasculares. La máquina almacena el número de serie y lote de implantes, los datos son importantes en caso de una retirada o cuando la FDA identifica un fallo en el producto.

Por último, entre los proyectos más avanzados de la compañía, es un biochip que controla la dosis de radiación recibida por una persona durante los tratamientos de radioterapia. Evita que los pacientes sufran sobredosis de radiación durante el tratamiento para el cáncer de mama y el cáncer de próstata.

El número de solicitudes de registros de biochips crece en el mercado estadounidense, de acuerdo con la confirmación de la FDA. Entre los médicos, el tema sigue causando controversia, aunque reconocen el potencial de la tecnología.

Mientras tanto los investigadores buscan usos simples en el biochip que se hagan populares. Algunos fabricantes, por ejemplo, invertir en la creación de biochips para automatizar las tareas cotidianas.

La American Amal Graafstra ha implantado biochips en las manos para identificación por radiofrecuencia (RFID, por sus siglas en inglés) para reemplazar las llaves del coche y de la casa.

Vale mencionar que el desarrollo de biochip en muchos sitios webs lo relacionan con el sello de la bestia basándose en el texto de Apocalipsis 13: 16-18. “Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis”.

El tiempo nos revelará si en realidad los biochips fueron creados para ser útiles en la salud o para controlar a la humanidad.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com

Continuar Leyendo
Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Dejar una respuesta

Ciencia y Tecnología

Físico ateo reconoce que “la ciencia no mata a Dios”

El físico y astrónomo brasileño Marcelo Gleiser recibió el Premio Templeton 2019, por mostrar que la ciencia y la religión no son enemigas.

Publicado

en

EE.UU.- El Premio Templeton 2019 fue para el astrónomo físico y brasileño Marcelo Gleiser que incluso sin creer en Dios, se dedica a demostrar que la ciencia y la religión no son enemigos.

Él es profesor de física y astronomía en el Dartmouth College de New Hampshire, Gleiser, de 60 años, nació en Río de Janeiro y vive en Estados Unidos desde 1986. Incluso sin creer en Dios, Gleiser reconoce que el conocimiento humano es limitado.

“El ateísmo es incompatible con el método científico”, dijo Gleiser a la AFP. “El ateísmo es una creencia en la no-creencia. Entonces usted niega categóricamente algo contra el cual no tiene pruebas. Mantengo la mente abierta porque entiendo que el conocimiento humano es limitado”.

El premio es financiado por la Fundación John Templeton, una organización filantrópica bautizada en homenaje al presbiteriano estadounidense que comenzó a “buscar pruebas de actuación divina en todas las ramas de la ciencia”, según el diario The Economist.

Es el primer latinoamericano en ganar el premio, creado en 1973, y va a recibir 1.5 millones de dólares, superando un 50% más que el Nobel el Nobel. La ceremonia de premiación será el 29 de mayo en Nueva York.

El físico se concentra en hacer que los asuntos complejos sean accesibles. El autor de cinco libros de habla inglesa y cientos de artículos en Estados Unidos y Brasil, Gleiser también explora cómo la ciencia y la religión intentan responder a preguntas sobre los orígenes de la vida y del universo.

“La primera cosa que ves en la Biblia es una historia de creación”, observó. “Sea cual sea su religión, todo el mundo quiere saber cómo el mundo comenzó”.

Aunque la ciencia tiene su metodología para explicar el origen del mundo, el físico cree que las explicaciones son limitadas. “La ciencia puede dar respuestas a ciertas cuestiones, hasta cierto punto”, apuntó Gleiser. “Debemos tener la humildad de aceptar que hay misterio a nuestro alrededor”.

Arrogancia científica

Gleiser cree que muchas veces las personas que creen que el mundo fue creado por Dios encaran a la ciencia como “enemiga”, “porque tienen una visión muy anticuada sobre ciencia y religión en la que todos los científicos intentan matar a Dios”, observó. “La ciencia no mata a Dios”.

Para el físico, que creció en una comunidad judía en Río, la religión no debe ser alejada de la ciencia.

“Cuando usted oye a científicos muy famosos haciendo pronunciamientos como ‘la cosmología explica el origen del universo’ y ‘no necesitamos más de Dios’, es un absurdo completo”, agregó. “Porque no explicamos el origen del universo”.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – AGENCIA DE NOTICIAS- Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Ciencia y Tecnología

Científicos israelíes crean colirio que puede sustituir anteojos

Experimento es capaz de alterar hasta dos grados la miopía y la hipermetropía

Publicado

en

ISRAEL. – Un equipo de oftalmólogos del Centro Médico Shaare Zedek y del Instituto de Nanotecnología y Materiales Avanzados de la Universidad Bar-Ilan, en Israel, desarrolló un colirio capaz de reparar córneas y mejorar problemas de visión de corta y larga distancia.

El experimento israelí logró alterar hasta dos grados la miopía y la hipermetropía en cerdos. La novedad fue presentada en el último Congreso de la Sociedad Europea de Cirugía Refractiva en Lisboa el año pasado, pero no se había publicado en revistas científicas.

Aún no se sabe por cuánto tiempo los efectos de ese colirio pueden durar y con qué frecuencia puede ser reaplicado. La previsión es que los ensayos clínicos en humanos se realicen aún este año. En caso de éxito, la expectativa es que el colirio disminuya e incluso elimine la necesidad de anteojos.

La ciencia en Israel

Desde su fundación, el Estado de Israel ha dedicado notables esfuerzos a la ciencia y a la tecnología. Las aportaciones israelíes en ciencia y en ingeniería han sido muy significativas. Los científicos e investigadores israelíes han realizado contribuciones relevantes a la genética, a la informática, a la electrónica, a la óptica y a otras industrias de alta tecnología. La ciencia israelí es bien conocida por su desarrollada tecnología militar, por su agricultura científica y por su medicina de vanguardia.

Israel ocupa el tercer puesto en gasto en Investigación y Desarrollo, el octavo en preparación tecnológica (de acuerdo al gasto de sus compañías en I+D, la creatividad de su comunidad científica, el número de ordenadores personales y el índice de penetración de Internet), el undécimo en innovación, el decimosexto en exportaciones de alta tecnología y el decimoséptimo en logros tecnológicos en la lista Nation Master de países en el mundo por estándares económicos.

Le puede interesar: 79 niños cristianos son secuestrados por radicales islámicos




Continuar Leyendo

Ciencia y Tecnología

Tratamiento contra cáncer recibe nombre bíblico

Tookad es activado por el láser para destruir células tumorales

Publicado

en

EE.UU.- Una empresa farmacéutica aprobada por la Federal Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos comercializará un nuevo medicamento para combatir el cáncer.

Sus creadores, originarios de Israel, la bautizaron como “Tookad”, un término del Antiguo Testamento usado para describir el “fuego eterno” que quedaba en el Templo para quemar el sacrificio. Para los judíos, se trataba de un mandamiento: “El fuego arderá continuamente en el altar; no se apagará”, (Levítico 6.13).

El Tookad promete ser revolucionario en el tratamiento de cáncer de próstata. La sustancia fotosensible es derivada de la clorofila y activada por el láser. El agente absorbe la luz de ese láser y transfiere la energía a las moléculas de oxígeno. Esta técnica mínimamente invasiva ayuda en la destrucción de las células tumorales.

Una vez activada, la sustancia activa en el Tookad, la padeliporfina, estimula la producción de altos niveles de sustancias conocidas como radicales de oxígeno, que causan la destrucción de los vasos que suministran sangre al tumor, con la consiguiente muerte rápida de las células del cáncer.

Normalmente, los medicamentos se nombran de acuerdo con sus ingredientes activos, que en este caso sería “padeliporfina di-potasio”. Pero, curiosamente, la FDA aprobó el nombre bíblico del nuevo medicamento. La expectativa es que pronto esté disponible en todo el mundo.

El Tookad ya ha sido aprobado en México y en más de 30 países europeos, además de Israel. Parte de la tecnología utilizada en el tratamiento fue creada por el Instituto Weizmann, de Israel.

Le puede interesar: Sequía en Israel pone en riesgo “mar de Galilea”




Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas