Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Ciencia y Tecnología

Nuevas pruebas confirman que evangelio de la esposa de Jesús es falso

Nunca existió el evangelio de la esposa de Jesús, o mejor dicho, no existía antes de 2012.

Publicado

en

El pequeño y controversial pedazo de papiro escrito en copto en el que al parecer Jesús se refiere a “mi esposa”, sigue siendo falso.

En 2012, Karen King, una profesora de Harvard, llamó la atención de los estudiosos y del público sobre este papiro porque tanto el material como lo escrito parecían auténticamente antiguos a primera vista.

Esto era lo suficientemente bueno para King, quien es ampliamente respetada entre los estudiosos, para que se creyera que este era el evangelio de la esposa de Jesús.

Sin embargo, hubo dudas desde el principio, además de que era poco probable que el pequeño trozo que sobrevivió a los siglos fuera el que contiene una referencia a la esposa de Jesús. Ese papiro, junto con otros papiros antiguos menos novedosos, había llegado a manos de King a través de un personaje anónimo.

En el mundo de las antigüedades, el anonimato suele ser una mala señal que profundiza la incertidumbre inherente a los textos que se compran y venden, a diferencia de los que se descubren en un entorno arqueológico sólido.

Por otro lado, la caligrafía parecía sorprendentemente descuidada. Una vez más, otros estudiosos señalaron que el que un escriba tenga mala caligrafía y que el texto sea informativo no implica que sea una falsificación.

El argumento más convincente a favor de la autenticidad es sobre el verso (la cara posterior) del manuscrito. Hay rastros leves de tinta en este lado que se han desvanecido, lo que indica que son auténticamente antiguos.

Sería sumamente inusual que un falsificador moderno consiguiera un pedazo de papiro escrito solo por un lado y sería difícil imaginar cómo se podría haber hecho el verso hoy en día.

Así, se hicieron pruebas al papiro: determinación de antigüedad del papiro con carbono y pruebas químicas de la tinta. Los resultados salieron apenas en enero de 2015.

Resulta que el papiro es genuinamente antiguo. La tinta tiene la composición química de la tinta antigua. Se difundió la noticia de que el papiro era auténtico.

Claro que esa clase de pruebas no pueden demostrar realmente la autenticidad; solo pueden demostrar una autenticidad potencial. Y difícilmente son infalibles.

Cuando se empezó a determinar la antigüedad de los papiros con carbono, los falsificadores empezaron a usar papiros auténticamente antiguos. Cuando se descubrió cómo identificar la tinta antigua a través de su composición química, los falsificadores empezaron a fabricar justamente la misma tinta.

Sin embargo, la determinación de la antigüedad del papiro y de la tinta trasladó la carga de la prueba a los escépticos. Parece que hace poco descubrieron lo más parecido a una prueba que se puede esperar en esta clase de casos.

Aunque en 2012 se sabía que había otros papiros en el mismo grupo al que pertenecía el fragmento de “la esposa de Jesús” (el conjunto que el donador anónimo entregó a King), no se ha visto ninguno de ellos.

Eso cambió cuando se dieron a conocer los resultados de las pruebas, en las que se usaron algunos de estos papiros para comparar.

Uno de esos papiros era un fragmento del evangelio canónico de Juan. A diferencia de toda la incertidumbre que causó el papiro de la esposa de Jesús, este texto de Juan no suscitó tal indecisión. Es una falsificación.

¿Cómo lo sabemos? Se supone que este Evangelio de Juan es una versión en un raro dialecto antiguo del copto, conocido como licopolita.

Esa versión en licopolita del Evangelio de Juan se publicó en 1924 y ahora está disponible en internet. Y resulta que este fragmento recién dado a conocer se parece mucho a la versión de Juan de 1924. ¿Qué tanto se parece?

Quien haya creado este fragmento del nuevo Evangelio de Juan, simplemente copió el principio de cada segundo renglón de la versión publicada en internet.

Si se revisa el otro lado del fragmento y se compara con el que está en internet, ocurre lo mismo (pero con el final de cada renglón y no con el principio, lo cual tiene lógica).

A esto hay que agregar que se determinó con carbono que el papiro de Juan data de entre los siglos VII a IX y que el licopolita murió como idioma en algún momento previo al siglo VI. Nadie escribió nada en licopolita en el periodo al que se remonta este texto.

Entonces ¿qué tiene que ver con el fragmento de la esposa de Jesús que este pedazo de Juan sea falsificado?

Nunca es buena señal que un texto de autenticidad dudosa se encuentre acompañado de una falsificación comprobada.

Para ponerlo en términos más directos: varios expertos coinciden en que la misma persona escribió el fragmento de Juan y el papiro de la esposa de Jesús, con la misma tinta e incluso con el mismo instrumento de escritura.

En términos sencillos: si uno es una falsificación, ambos lo son. Aunque nunca se puede tener un 100% de certeza en estos casos, en vista de todo lo que sabemos (incluidas las pruebas de laboratorio), nunca existió el Evangelio de la esposa de Jesús, o mejor dicho, no existía antes de 2012.

De este texto no se obtienen grandes revelaciones ni información asombrosamente nueva respecto a Jesús o a María. Este episodio más bien sirve para recordarnos (también a los estudiosos) que la ciencia no siempre tiene todas las respuestas.

Esta falsificación se detectó no por medio de un análisis de laboratorio, sino de una labor detectivesca clásica basada en las humanidades.

(Por Joel S. Baden y Candida R. Moss /especial para CNN)
Nota del editor: Joel S. Baden es profesor asociado del Antiguo Testamento en la escuela Divinity de la Universidad de Yale. Candida Moss es profesora del Nuevo Testamento y de Cristiandad Temprana en la Universidad de Notre Dame.

Continuar Leyendo
Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Dejar una respuesta

Ciencia y Tecnología

Físico ateo reconoce que “la ciencia no mata a Dios”

El físico y astrónomo brasileño Marcelo Gleiser recibió el Premio Templeton 2019, por mostrar que la ciencia y la religión no son enemigas.

Publicado

en

EE.UU.- El Premio Templeton 2019 fue para el astrónomo físico y brasileño Marcelo Gleiser que incluso sin creer en Dios, se dedica a demostrar que la ciencia y la religión no son enemigos.

Él es profesor de física y astronomía en el Dartmouth College de New Hampshire, Gleiser, de 60 años, nació en Río de Janeiro y vive en Estados Unidos desde 1986. Incluso sin creer en Dios, Gleiser reconoce que el conocimiento humano es limitado.

“El ateísmo es incompatible con el método científico”, dijo Gleiser a la AFP. “El ateísmo es una creencia en la no-creencia. Entonces usted niega categóricamente algo contra el cual no tiene pruebas. Mantengo la mente abierta porque entiendo que el conocimiento humano es limitado”.

El premio es financiado por la Fundación John Templeton, una organización filantrópica bautizada en homenaje al presbiteriano estadounidense que comenzó a “buscar pruebas de actuación divina en todas las ramas de la ciencia”, según el diario The Economist.

Es el primer latinoamericano en ganar el premio, creado en 1973, y va a recibir 1.5 millones de dólares, superando un 50% más que el Nobel el Nobel. La ceremonia de premiación será el 29 de mayo en Nueva York.

El físico se concentra en hacer que los asuntos complejos sean accesibles. El autor de cinco libros de habla inglesa y cientos de artículos en Estados Unidos y Brasil, Gleiser también explora cómo la ciencia y la religión intentan responder a preguntas sobre los orígenes de la vida y del universo.

“La primera cosa que ves en la Biblia es una historia de creación”, observó. “Sea cual sea su religión, todo el mundo quiere saber cómo el mundo comenzó”.

Aunque la ciencia tiene su metodología para explicar el origen del mundo, el físico cree que las explicaciones son limitadas. “La ciencia puede dar respuestas a ciertas cuestiones, hasta cierto punto”, apuntó Gleiser. “Debemos tener la humildad de aceptar que hay misterio a nuestro alrededor”.

Arrogancia científica

Gleiser cree que muchas veces las personas que creen que el mundo fue creado por Dios encaran a la ciencia como “enemiga”, “porque tienen una visión muy anticuada sobre ciencia y religión en la que todos los científicos intentan matar a Dios”, observó. “La ciencia no mata a Dios”.

Para el físico, que creció en una comunidad judía en Río, la religión no debe ser alejada de la ciencia.

“Cuando usted oye a científicos muy famosos haciendo pronunciamientos como ‘la cosmología explica el origen del universo’ y ‘no necesitamos más de Dios’, es un absurdo completo”, agregó. “Porque no explicamos el origen del universo”.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – AGENCIA DE NOTICIAS- Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Ciencia y Tecnología

Científicos israelíes crean colirio que puede sustituir anteojos

Experimento es capaz de alterar hasta dos grados la miopía y la hipermetropía

Publicado

en

ISRAEL. – Un equipo de oftalmólogos del Centro Médico Shaare Zedek y del Instituto de Nanotecnología y Materiales Avanzados de la Universidad Bar-Ilan, en Israel, desarrolló un colirio capaz de reparar córneas y mejorar problemas de visión de corta y larga distancia.

El experimento israelí logró alterar hasta dos grados la miopía y la hipermetropía en cerdos. La novedad fue presentada en el último Congreso de la Sociedad Europea de Cirugía Refractiva en Lisboa el año pasado, pero no se había publicado en revistas científicas.

Aún no se sabe por cuánto tiempo los efectos de ese colirio pueden durar y con qué frecuencia puede ser reaplicado. La previsión es que los ensayos clínicos en humanos se realicen aún este año. En caso de éxito, la expectativa es que el colirio disminuya e incluso elimine la necesidad de anteojos.

La ciencia en Israel

Desde su fundación, el Estado de Israel ha dedicado notables esfuerzos a la ciencia y a la tecnología. Las aportaciones israelíes en ciencia y en ingeniería han sido muy significativas. Los científicos e investigadores israelíes han realizado contribuciones relevantes a la genética, a la informática, a la electrónica, a la óptica y a otras industrias de alta tecnología. La ciencia israelí es bien conocida por su desarrollada tecnología militar, por su agricultura científica y por su medicina de vanguardia.

Israel ocupa el tercer puesto en gasto en Investigación y Desarrollo, el octavo en preparación tecnológica (de acuerdo al gasto de sus compañías en I+D, la creatividad de su comunidad científica, el número de ordenadores personales y el índice de penetración de Internet), el undécimo en innovación, el decimosexto en exportaciones de alta tecnología y el decimoséptimo en logros tecnológicos en la lista Nation Master de países en el mundo por estándares económicos.

Le puede interesar: 79 niños cristianos son secuestrados por radicales islámicos




Continuar Leyendo

Ciencia y Tecnología

Tratamiento contra cáncer recibe nombre bíblico

Tookad es activado por el láser para destruir células tumorales

Publicado

en

EE.UU.- Una empresa farmacéutica aprobada por la Federal Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos comercializará un nuevo medicamento para combatir el cáncer.

Sus creadores, originarios de Israel, la bautizaron como “Tookad”, un término del Antiguo Testamento usado para describir el “fuego eterno” que quedaba en el Templo para quemar el sacrificio. Para los judíos, se trataba de un mandamiento: “El fuego arderá continuamente en el altar; no se apagará”, (Levítico 6.13).

El Tookad promete ser revolucionario en el tratamiento de cáncer de próstata. La sustancia fotosensible es derivada de la clorofila y activada por el láser. El agente absorbe la luz de ese láser y transfiere la energía a las moléculas de oxígeno. Esta técnica mínimamente invasiva ayuda en la destrucción de las células tumorales.

Una vez activada, la sustancia activa en el Tookad, la padeliporfina, estimula la producción de altos niveles de sustancias conocidas como radicales de oxígeno, que causan la destrucción de los vasos que suministran sangre al tumor, con la consiguiente muerte rápida de las células del cáncer.

Normalmente, los medicamentos se nombran de acuerdo con sus ingredientes activos, que en este caso sería “padeliporfina di-potasio”. Pero, curiosamente, la FDA aprobó el nombre bíblico del nuevo medicamento. La expectativa es que pronto esté disponible en todo el mundo.

El Tookad ya ha sido aprobado en México y en más de 30 países europeos, además de Israel. Parte de la tecnología utilizada en el tratamiento fue creada por el Instituto Weizmann, de Israel.

Le puede interesar: Sequía en Israel pone en riesgo “mar de Galilea”




Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas