Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Martes 16 de Octubre de 2018

Arqueólogos encuentran raro indicio que comprueba crucifixión romana

Un esqueleto encontrado en Italia puede probar que la crucifixión era, de hecho, un castigo aplicado por los romanos.

  • Descubrimientos    
  • 8 jun 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

VENECIA, ITALIA.- A pesar de que la crucifixión se menciona a menudo en los documentos históricos del Imperio Romano, casi no hay pruebas arqueológicos. Sin embargo, un esqueleto encontrado en la comuna italiana de Gavello se está convirtiendo en la prueba de que la crucifixión era, de hecho, un castigo aplicado por los romanos.

Los restos del esqueleto fueron encontrados en 2007 por los investigadores durante la instalación de un oleoducto en Gavello, a unos 40 kilómetros de Venecia.

En abril de este año, la revista Archaeological and Anthropological Sciences publicó los resultados del estudio que muestra indicios de la crucifixión de este hombre.

Las fracturas no curadas en un hueso del talón indican que él pudo haber sido muerto con un gran clavo enclavado en sus pies, probablemente en una cruz de madera. Los exámenes genéticos y biológicos concluyeron si se trata de un hombre de estatura baja y delgada, con edad entre 30 y 34 años. Al que todo indica, se trata de un esclavo subnutrido que fue ejecutado.

A causa de las malas condiciones de los huesos y ausencia de indicios de clavo en las muñecas, los autores del estudio, investigadores de las universidades de Ferrara y Florencia, no garantizaron que ese hombre haya sido realmente crucificado.

Pero una de las autoras del estudio, la antropóloga médica Emanuela Gualdi, de la Universidad de Ferrara, dijo al Live Science que los brazos pueden haber sido atados a la cruz, lo que también era común y justificaría la ausencia de lesiones en las muñecas.

Fuera el hombre de Gavello, la única vez que los restos mortales de una víctima de la crucifixión fueron encontrados en 1968, durante una excavación de tumbas de la era romana en Jerusalén por el arqueólogo griego Vassilios Tzaferis.

De acuerdo con el estudio, los romanos aprendieron sobre la crucifixión con la civilización cartaginesa y la usaron como una forma de castigo capital por casi mil años, hasta que el emperador Constantino la prohibió en el siglo 4 d.C.

El principal objetivo de la cruz era causar el máximo de dolor posible por un largo período de tiempo. Las víctimas eran clavadas por las muñecas y los pies y abandonadas para morir lentamente, lo que podía llevar varios días. Algunos eran enterrados después de la muerte, mientras que otros eran abandonados para pudrirse o ser devorados por animales.

[ Fuente: Revista Galileu ]