nav
Jueves 16 de Agosto de 2018

Encuesta: Las personas que oran con frecuencia duermen mejor

La investigación descubrió que las personas que suelen ir a cultos y mantener la práctica de oración tienden a dormir mejor.

  • Encuestas    
  • 22 jun 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

TEXAS, EE.UU.- Un nuevo estudio de la Universidad de Texas en San Antonio descubrió que las personas que frecuentan cultos y mantienen la costumbre de orar tienden a dormir mejor que los menos religiosos.

Los datos de una reciente encuesta nacional con adultos estadounidenses muestran que la frecuencia religiosa (ida a los cultos) y la frecuencia de oración están positivamente asociadas a la calidad general del sueño, de acuerdo con el estudio publicado en la revista Sleep Health.

El estudio reconoce que la religión puede “disminuir el sufrimiento psicológico, el abuso de sustancias y la exposición al estrés, que están todos asociados a los resultados del sueño”.

“Esta investigación es relativamente inexplorada, territorio que nos permite comprender mejor la manera en que la religión y la espiritualidad afectan la salud de una persona y su calidad de vida”, dice Christopher Ellison del Departamento de Sociología de la UTSA.

Él trabajo con Terrence D. Hill, profesor de sociología en la Universidad de Arizona, y Reed T. Deangelis, un ex alumno de la UTSA y un estudiante de doctorado en la Universidad de Otros beneficios

Según la UTSA, “Ellison cree que los datos sugieren que la participación religiosa de una persona beneficia su salud mental reduciendo el estrés, promoviendo el compromiso social y el apoyo de otros miembros de la iglesia, proporcionando recursos psicológicos (esperanza, optimismo, sentido del significado) y promoviendo estilos de vida más saludables”.

Hay muchos otros beneficios por asistir a la iglesia, como estudios anteriores han mostrado. Por ejemplo, las parejas que frecuentan los cultos juntos tienen más probabilidades de vivir más, tienen menos probabilidades de depresión y menos probabilidades de divorciarse, según un estudio titulado: “Religión y Salud: una síntesis”, conducido por Tyler J. VanderWeele, profesor de epidemiología en la Harvard School of Public Health, en 2016.

Las parejas que frecuentan cultos tienen un 30% a 50% menos probabilidades de divorciarse que aquellos que no lo hacen, afirmó el estudio, agregando que estas parejas también tienen un 30% menos de posibilidades de depresión y, después de 16 años de seguimiento demostraron tener un riesgo significativamente menor de morir.

Otro estudio, publicado en el JAMA Psychiatry en el mismo año, descubrió que las mujeres estadounidenses que frecuentan el culto en la iglesia una vez por semana o más tienen cinco veces menos probabilidades de cometer suicidio que aquellas que nunca van.

En la conclusión, los autores escribieron: “Nuestros resultados no implican que los prestadores de salud deban prescribir frecuentemente los cultos. Sin embargo, para pacientes que ya son religiosos, la atención puede ser incentivada como una forma de participación social significativa. Religión y espiritualidad puede ser un recurso subestimado que psiquiatras y médicos podrían explotar con sus pacientes, según el caso”.

[ Fuente: Christian Post ]