Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Jueves 08 de Noviembre de 2018

Hija de Mike Pence dice que fe de su padre ayudó a dejar ateísmo

Charlotte Pence cuenta cómo sus padres fueron comprensivos cuando ella asumió que estaba en conflictos con su fe cristiana.

  • Teología    
  • 20 oct 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence siempre animó a sus tres hijos a seguir la fe cristiana que ha cultivado, incluso antes de nacer. Pero a pesar de eso, al menos una de sus hijas llegó a tener serios conflictos de fe y se simpatizó con el ateísmo durante el período de su vida.

Actualmente, con 25 años, la hija de Pence, Charlotte, lanzó su nuevo libro, “Where You Go: Life Lessons from My Father”, el pasado martes (16).

Mientras el libro se concentra en los consejos y palabras de sabiduría que su padre le ofreció a ella y sus hermanos durante toda su creación, él también habla de los conflictos personales de fe que medio enfrentó cuando ella pasó un año estudiando en Inglaterra, alrededor de sus hijos 21 años.

No es ningún secreto que Pence y su esposa, Karen, son devotos cristianos evangélicos que están viviendo su fe en el centro de las atenciones públicas que viene con el título de “Segunda Familia” de Estados Unidos.

Sin embargo, Charlotte Pence le dijo a Christian Post en una entrevista el miércoles que a pesar de haber sido creada en una iglesia con padres muy espirituales, ella todavía necesitaba descubrir la verdad sobre la religión para sí misma.

En su entrevista para Christian Post, Charlotte explicó que su familia frecuentaba la iglesia semanalmente mientras crecía. En las ocasiones en que sus padres estaban buscando una nueva iglesia, ella dijo que su padre solía realizar cultos con su propia familia, en casa.

Desvío

Cuando llegó el tiempo de ir a la universidad, ella dijo que su padre le recordó tres cosas que ella necesitaría diariamente para una vida exitosa: devoción, estudios y ejercicios. Por más que no percibiera en el momento, esas palabras fueron como semillas en su corazón, que marcaría la diferencia en los próximos años.

Antes de asistir a la Universidad DePaul en Chicago, Charlotte pasó el primer año estudiando en la Universidad de Oxford, Inglaterra, en 2015. Su experiencia en Oxford la llevó a serios cuestionamientos sobre sus creencias, fe y tradiciones en las que fue creada.

Ella admite en el libro que mientras estaba en Oxford, “se alejó de Dios” y “no quería nada con religión alguna”. Pero, al mismo tiempo, ella sintió que Dios iba a su encuentro.

“He estado interesada en el ateísmo por un tiempo”, dijo a CP. “Yo no estaba tan interesada en el cristianismo, como dije en el libro, eso me dejó con más preguntas que respuestas”.

En un capítulo titulado “Deja que tu fe sea una fuerza unida”, Charlotte recordó que ella estaba “flotando” sola sin Dios y creyó que estaba bien durante su tiempo en Oxford.

“Me interesó el ateísmo y pasé gran parte del año leyendo libros de líderes que tenían pensamientos en esa área”, escribió en el libro. “Yo estaba interesada en otros tipos de ideas, aquellas en las que no había sido creada. Paré de ir a la iglesia y de leer mi Biblia”.

Charlotte agregó que ella incluso evitó el contacto con “amigos religiosos” y “quería continuar su vida sin Dios”.

“Yo creía que no necesitaba más de él, pero, con el paso del año, me sentía cada vez más desesperadamente”, escribió ella. “Creo que todavía creía en Dios, pero yo quería tratar de vivir sin el peso de las ideas religiosas. Pensé que mis preguntas irían a ser respondidas. Pensé que tal vez no me importaría más y yo sería capaz de vivir en un país de manera agnóstica, tal vez una parte de mí hasta deseaba que yo pudiera, pero el ateísmo no respondió a ninguna de las preguntas que yo tenía”.

El camino de vuelta

La joven dijo que no tuvo miedo de hablar con sus padres sobre sus dificultades durante ese tiempo de incertidumbre en su vida. “Ellos definitivamente fueron muy comprensivos”, dijo. “Yo sé que ellos siempre me mostraron exactamente como es un ejemplo de amor incondicional. Ellos estaban siempre dispuestos y abiertos para conversar sobre cualquier cuestión que tuviera sobre su fe, ellos estaban definitivamente presentes en mi vida en aquella época. tenía que volverse sólo mía, y una vez que sucedió, realmente no había vuelta para mí”.

En su búsqueda de la verdad, Charlotte dijo que ciertos escritores y teólogos, como CS Lewis y Alister McGrath, causaron un impacto al orientarla hacia las creencias cristianas.

“[McGrath] es un teólogo, pero también solía ser un ateo, así que fue interesante para mí”, detalló. Pero probablemente la experiencia más impactante para la espiritualidad de Charlotte en esta época de conflictos de fe ocurrió cuando ella se reunió con su familia en Israel para pasar la Navidad.

“Creo que fue el tiempo que pasé en Israel, donde realmente me convertí en cristiana, donde mi fe se solidificó para mí”, escribió ella. “Siempre he tenido fe, pero ella se ha vuelto mía y nunca he vuelto atrás, desde que llegué a esa conclusión.”

En Israel, muchas personas, independientemente de su religión, “reconocen la verdad de la historia de la Biblia”, observó.

“Ellos reconocen que los eventos ocurrieron”, dijo. “Ellos simplemente no concuerdan necesariamente en todos los detalles”.

“Sentí una seria camaradería y conexión con esas personas”, agregó. “Era como si estuviéramos todos en la misma jornada y hubiéramos convertidos en un camino por un determinado punto en el tiempo, caminé por ese camino y oí sus historias y experiencias. Discutimos la importancia de la fe en cada uno de nosotros vivimos y encontramos comunidad en nuestras vidas tradiciones compartidas”.

Ella recordó algo que su guía turística “Roni” le dijo cuando habló sobre las diferentes creencias entre los judíos y los cristianos cuando se trata del retorno del Mesías.

“Él dijo: ‘Se cree que [el Monte de los Olivos] es donde el Mesías volverá. Cuando él venga, le preguntaremos:’ ¿Has estado aquí antes? ‘ Si él dice ‘sí’, sabremos que los cristianos estaban seguros. Si él dice ‘no’, sabremos que los judíos estaban seguros, y eso será, ‘dijo.

Pence escribió que, mientras volvía a Inglaterra tras el viaje de vacaciones, se sintió volviendo a Dios y pidiendo a Dios que la llevase con seguridad.

“Yo estaba en un avión, escuchando una canción cristiana y empecé a llorar”, explicó Pence. “Cuando llegué a casa, busqué a mi Salvador, a mi amigo, yo lo entendía, yo necesitaba a Él y él me recibió con brazos abiertos. Este increíble sentimiento de aceptación y renovación es uno que no puedo poner en palabras, no puedo recrear, no puedo justificar, sólo es, es un don gratuito, y no puedo vivir sin él”.

Actualmente, Charlotte Pence está cursando una maestría en estudios teológicos en la Universidad de Harvard, en Boston, con foco en religión en la literatura y la cultura.

“Siempre quise ser escritora, quiero ser una contadora de historias, quiero conectar personas, también quiero ayudar a facilitar conversaciones sobre religión y fe”, dijo Pence a Christian Post. “No sé exactamente cómo será, pero muchas veces, en nuestra generación, temas de fe no son necesariamente hablados. Me encantaría comenzar la conversación, porque creo que muchas personas son muy curiosas sobre religión y fe, aunque no se habla de ello”.

Le puede interesar: Anne Graham Lotz con cáncer no tiene miedo a la muerte