Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

EE.UU.- Una nueva investigación del Instituto Barna revela que cerca de la mitad de los cristianos jóvenes cree que es “incorrecto” evangelizar.

El nuevo informe, “Reviving Evangelism”, examinó las experiencias de personas que comparten su fe y sus actitudes hacia la evangelización. El foco principal fueron los mileniales, nacidos a finales de la década de 1990 y, por lo tanto, hoy tienen entre 20 y 30 años.

Cuarenta y siete por ciento de ellos dicen que se sienten “preparados para compartir su fe con otras personas”, con casi tres cuartos respondiendo que “saben responder” cuando alguien hace preguntas relacionadas con la fe. Esta confianza es considerablemente mayor que las generaciones anteriores, según la encuesta.

Casi todo cristiano practicante cree que parte de su fe es ser testigo de Jesús y que lo mejor que podría ocurrir para alguien es recibir a Cristo, muestran los resultados de la investigación. Sin embargo, un número significativo de mileniales o “generación Y” no está evangelizando pues lo considera al menos un poco “equivocado”.

“Casi la mitad (47%) de ellos concuerda, al menos en parte, que es erróneo compartir sus creencias personales con alguien de una fe diferente, con la esperanza de que un día comparten la misma fe. En comparación, entre la generación X – de sus padres – el índice cae al 27% y llega al 19% entre los nacidos después de la Segunda Guerra”, dice el informe.

La creciente hostilidad cultural al evangelio y las campañas por el respeto a las diferencias hacen el evangelismo más difícil hoy que en las décadas anteriores, como muestra el análisis, ya que muchos cristianos mayores no tenían que lidiar con tanta oposición en la sociedad contra el libre intercambio de la fe.

El estudio se realizó en mayo del año pasado, examinando cerca de 1000 cristianos practicantes y 1.001 adultos que no se definen como “cristianos practicantes”, es decir, que concuerdan que “la fe es muy importante en sus vidas y que asistieron a la iglesia en último mes”.

Falta convicción

“Para empezar, debemos transmitir una fe resiliente a los jóvenes cristianos (eso también es una forma de evangelismo), planeando especialmente para el período que cursan la enseñanza media y la facultad”, dijo David Kinnaman, presidente del Barna, institución dedicada a la pauta religiosa.

“El problema del abandono de la evangelización es real y tiene un efecto negativo sobre el impacto de los cristianos sobre los no cristianos”, recuerda el estudioso. “Cultivar una convicción cristiana profunda, firme y resiliente es difícil en una sociedad donde el discurso del “no critique las elecciones de vida de nadie “y los sentimientos ajenos se convirtieron en la prioridad. Al final, el evangelismo no es sólo para salvar a los incrédulos, sino recordar a nosotros mismos que esas cosas son importantes, que la Biblia es confiable y que Jesús cambia todo”, concluyó.

Fuente: Faith Wire