Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Evangelismo

Niña que aparece en icónica foto de la guerra Vietnam se convirtió al cristianismo

Publicado

en

AJAX, Ontario, Canadá — Aún sin contar con el contexto, la imagen de una niña desnuda de nueve años que corre por su vida sigue siendo tan impactante e indeleble como lo fue hace 43 años.

Esa imagen sacudió a la gente de todo el mundo. Algunas personas dicen que precipitó el fin de la guerra de Vietnam.

“Siempre recuerdo ese día horrible en el que corrimos de la vida a la muerte”, dice Kim Phuc, la niña de esa foto icónica.

Hoy tiene 52 años y vive a las afueras de Toronto, Canadá. Está casada, tiene hijos y es una sobreviviente ligada inextricablemente con una fotografía que dominó las portadas de diarios y revistas en 1972, siete meses después de que se firmaran los Acuerdos de Paz de París que causaron que las fuerzas de combate estadounidenses se retiraran del Vietnam del Sur.

Phuc cuenta que al principio, odiaba la foto. La avergonzaba. Además, lidió con toda la publicidad que la rodeó. Para ella era algo personal: capturaba un momento de tormento, su rostro quedó congelado en un lamento agónico poco después de que un ataque con napalm la quemara y la dejara desfigurada por el resto de su vida.

Nadie culparía a Phuc si tratara de alejarse de la imagen tanto como pudiera. Pero eso no fue lo que hizo.

Tras mucho luchar, Phuc se dio cuenta de que si su terror y su dolor no hubieran quedado capturados en película ese día, el ataque, al igual que muchos otros horrores de la guerra, se habría perdido para la historia.

Ella empezó a pensar en lo que la fotografía podría dar en vez de en lo que podría quitar.

A final de cuentas, la foto se volvió mucho más que un retrato de un momento en el tiempo para Phuc: se volvió lo que ella llama “el camino a la paz”.

“Me di cuenta de que si no podía escapar de esa foto, quería regresar a trabajar por la paz con esa foto. Esa es mi decisión”.

Además de ser una esposa y madre amorosa, es mentora y embajadora de la buena voluntad de Naciones Unidas. Cada año viaja por el mundo para contar su historia de supervivencia, para crear consciencia de la brutalidad de la guerra.

Además de su labor con la ONU, Phuc fundó la Kim Foundation International, una organización benéfica que ayuda a los niños que sufren por la guerra, como le pasó a ella hace tantos años. Su misión es ayudar a los niños más desamparados que sufren por la guerra y construyen hospitales, escuelas y hogares para niños huérfanos. Phuc dice que planea servir a esa misión durante toda su vida.

“Por eso estoy muy agradecida de que me hayan tomado esa foto y porque puedo trabajar por la paz con esa foto”.

Phuc y su esposo pidieron asilo en Canadá hace más de 20 años y criaron a dos hijos allá. Phuc dice que está muy contenta en su “segundo hogar” y agradece que sus padres pudieran irse con ella a Canadá.

‘Vi a una niña, desnuda… corriendo’

En 1972, Phuc vivía en el pueblo de Trang Bang, al norte de Saigón. Ella y su familia estaban refugiándose en un templo cuando escucharon los aviones que sobrevolaban. Temerosos de que los bombardearan, corrieron para buscar refugio justo cuando las bombas detonaban alrededor del templo. Las bombas llevaban napalm, un líquido inflamable que se pega a la piel humana y causa quemaduras terribles si se enciende.

Phuc recuerda un calor intenso y un dolor insoportable. Se quitó la ropa en llamas. Corrió. Momentos después, un joven fotoperiodista de la agencia Associated Press le tomó la foto de su vida. Nick Ut tenía apenas 21 años y ya era un fotógrafo de guerra experimentado cuando llegó a ese pueblo de Vietnam del Sur.

“Miré a través del humo negro y vi a una niña, desnuda… corriendo”, dijo Ut a CNN este año.

Su instinto se apoderó de él. Empezó a tomar fotos mientras Phuc y los otros niños corrían directo hacia donde él estaba.

Mientras Phuc se acercaba, Ut vio que parte de su piel se le caía. Ella se había quitado la ropa para detener las quemaduras. El napalm ya había quemado su cuello, la mayor parte de su espalda y su brazo izquierdo.

“Dije: ‘Oh, Dios, no puedo creer que esté tan quemada'”, recuerda Ut. “Puse mi cámara en la carretera y traté de ayudarla”.

Vertió agua sobre sus heridas y la cubrió con un abrigo. Recogió a Kim y a los otros niños y los metió en su vagoneta para llevarlos a un hospital.

“En mi vagoneta, ella decía: ‘me estoy muriendo, me estoy muriendo’. No dejaba de verla a cada minuto. Le dije: ‘llegaremos pronto'”.

‘Aprendí a perdonar’

Phuc pasó más de un año en hospitales. Su familia temía que no sobreviviría. La sometieron a incontables y dolorosos injertos de piel y a otras cirugías y finalmente se recuperó de sus heridas físicas.

Pero no podía encontrar la paz. Quería desaparecer. Incluso deseó la muerte. Pensaba que si moría, no tendría que sufrir mental, física ni emocionalmente.

Empezó a buscar respuestas y estudió diferentes textos religiosos. A los 19 años se volvió cristiana y atribuye a su fe el haber aceptado la vida una vez más.

“Cuando me volví cristiana, tuve una conexión maravillosa: la relación entre Jesús, Dios y yo”.

Phuc dice que oró pidiendo ayuda. Quería salir adelante. Quería tener hijos. “Y desde entonces aprendí a perdonar”, dice.

Ahora, Phuc irradia una gracia y una paz inconfundibles cuando cuenta su historia. Dice que esa famosa foto es solo una de muchas bendiciones.

“Realmente quiero dar gracias a Dios por perdonarme la vida cuando era una niñita”, dice. “Sin importar lo que me pasó, tuve otra oportunidad de estar viva, de estar sana, de ser una bendición, de ayudar a honrar a otras personas”.

Fuente: CNN Mexico

Continuar Leyendo
Advertisement

Evangelismo

A los 105 años, anciana continúa predicando de Cristo

“Tengo el anhelo de un corazón puro, y eso es lo que Dios honrará al final”, dijo.

Publicado

en

EE.UU.- A los 105 años de edad, la pastora Hattie Mae Allen es una anciana que continúa predicando sermones cada semana. Ella tiene 57 años dedicados al ministerio de la Palabra de Dios.

Allen fue homenajeada por su iglesia en la ciudad de Temple, en Texas (EEUU), el domingo 9 de junio. En la ocasión, ella fue hasta el altar con la ayuda de un andador, se sentó en una silla y también hizo una predicación.

Instó a los cristianos a vivir en santidad. “Tenemos que estar separados de todo lo que no sea de él”, dijo Allen. “Tenemos que colocar a Jesús en primer lugar”.

La predicadora prosiguió diciendo que el amor de Dios le hace amar a otras personas. “Él quiere que la gente esté apasionada”, dijo ella.

“El amor es algo hermoso. Amo a todo el mundo. Yo tengo dos hijas, una de ellas tiene 84 años y la otra tiene 70 años. Yo las amo, pero yo no las amo lo suficiente para poner a Dios a un lado y seguirlas”.

El obispo Aaron Toliver, que supervisa la iglesia de Allen y otras siete, dijo que la anciana es pastora desde hace casi 60 años. Ella es hija de un obispo, que tuvo doce hijos, cinco de los cuales se convirtieron en predicadores.

Dos de sus hermanos todavía están vivos. Su hermano, de 95 años, vive en California y su hermana, EJ White, de 96 años, es pastora de una iglesia en Phoenix, Arizona.

Hattie Mae Allen es recibida en un culto en su homenaje. A la izquierda está el obispo Aaron Toliver ya la derecha su hermana, EJ White. (Foto: Larry Causey / Telegram)

“Tengo el anhelo de un corazón puro, y eso es lo que Dios honrará al final”, dijo.

“Cuando era niña, yo era enviada para estudiar en la habitación y luego iba a la sala a contar [lo que estudiaba] a mi madre. Por eso y más, aprendí a vivir como ejemplo de un miembro del Cuerpo de Cristo. Yo fui creada con amor, respeto y buenas virtudes”.

Ruth Freeman, una de las hijas de Allen, dijo a Fox News que es hermoso ver a su madre viviendo con tanta dedicación a la obra de Dios.

“Para ella poder todavía hacer eso, y honrarla a los 105 años y ella todavía tiene ese deseo … Eso fue simplemente maravilloso. ¡Eso es una bendición! “, dijo Freeman.

La matriarca todavía vive sola, o como ella dice, “yo y Jesús”, donde ella alberga cultos a la iglesia los martes y jueves. Cuando ella se siente bien, en la mayoría de los domingos ministra en la iglesia.

Toliver, que es predicador desde hace más de 30 años, dice que a lo largo de los años fue bendecido por el conocimiento de Allen. Él la describió como una mujer “llena de sabiduría y conocimiento”.

“Creo que fue enviada por Dios para ayudarme. Ella es una maravillosa mujer de Dios “, dijo el obispo.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Evangelismo

Ex transexual dice que Dios le curó “heridas profundas” durante su conversión

Él contó que, al oír el Evangelio, las “heridas profundas” fueron sustituidas por una “profunda cura”.

Publicado

en

EE.UU.- El testimonio de ex homosexuales Janet Boynes ha servido para impactar las vidas de cientos de personas en los Estados Unidos y también fuera del país, como el ex transexual Jeffrey McCall, que es en la actualidad uno de los organizadores de la Marcha por la Libertad, que reúne a todos los años a varios ex-gays en las calles de las capitales.

Janet dijo al programa “The Prayer Link” de CBN News que encontró en la iglesia ayuda para hacerle frente a los traumas que le llevaron a la homosexualidad.

“La Biblia dice que el pecado es divertido sólo por un momento”, dijo Janet Boynes. “Mi vida estaba tomando una espiral descendente, pero el Señor estaba trabajando en mi corazón“, agregó.

Hoy Janet actúa en un ministerio de la iglesia Asamblea de Dios de Maple Grove, en Maple Grove, Minnesota, orientado al público de ex-LGBT. Se trata de personas, como el ex transexual Jeffrey McCall, que buscaba ayuda para lidiar con aflicciones de varias órdenes.

“Queremos ayudarles y llevarlos a un consejo apropiado, involucrarlos con su iglesia y conversar con las iglesias de todo el país sobre cómo pueden trabajar con aquellos que están en dificultades”, explica Janet.

Jeffrey vivió durante muchos años como Scarlet. Él creía que su identidad era la femenina, pero al comprender cómo se desarrolló su orientación sexual, él pudo tomar una decisión que cambió radicalmente su estilo de vida, liberándose del pecado que le esclavizaba.

Él contó que, al oír el Evangelio, las “heridas profundas” fueron sustituidas por una “profunda cura”.

El ex transexual recordó el momento en que oyó en secreto la predicación del pastor Jentezen Franklin, y como eso fue importante en aquel momento.

“Él habló sobre esas heridas profundas que a veces tenemos, y sobre cómo el Señor puede curarlos”, contó.

“Este fue un mensaje que específicamente llamó mi atención, sabiendo que había un proceso de curación que el Señor podría dar a cualquiera de nosotros”.

Jeffrey no entendía cómo podía vivir para Dios, porque, así como muchos, creía que no era posible ser un ex transexual. Sin embargo, poco a poco percibió que el Espíritu Santo de Dios es quien produce el cambio cuando el ser humano asume un compromiso con Él.

“Le dije a Dios: ‘¿Yo voy a vivir para ti?’ ‘Yo dije: Sé que hay algo más que sólo la iglesia, hay algo que sucede en la vida de las personas donde tienen alegría y paz’. Y oí a Dios decir: ‘Sí, usted vivirá por mí’”, dijo.

Desde entonces Jeffrey y Janet trabajan juntos como testigos vivos de que sí, es posible cambiar, abandonar el pecado de la sexualidad contraria a la naturaleza creada por Dios, en pro de una relación auténtica consigo mismo, pero principalmente con Jesucristo.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Evangelismo

Despedido por publicar versos de la Biblia, jugador pide a cristianos que prediquen el arrepentimiento

Israel Folau citó en sus redes sociales 1 Corintios 6:10.

Publicado

en

AUSTRALIA. – En abril de este año el jugador de rugby australiano Israel Folau fue despedido por publicar un mensaje en las redes sociales diciendo que los homosexuales estaban condenados al infierno.

El pasaje de I Corintios 6:10 fue utilizado por el jugador y fue duramente criticado por ello. A pesar de perder el empleo en el equipo Wallabies, la selección australiana de rugby, el atleta cristiano ha mantenido sus creencias y utilizado su influencia para hablar sobre la fe.

Recientemente se encontraba en una iglesia en el suburbio de Sydney, y pidió a los cristianos predicar el arrepentimiento al pueblo. “Esto no es un juego … la vida aquí como un cristiano no es un playground… somos llamados como soldados de Cristo para ir allá y luchar el buen combate y al mismo tiempo mostrar amor y gracia para las personas”.

Folau fue despedido y, en mayo de este año, su contrato fue cancelado “por violación de alto nivel del Código de Conducta de los Jugadores Profesionales”. El valor del contrato era por 4 millones de dólares.

El atleta dijo que estaba cumpliendo su deber como cristiano. “Como australianos, nacemos con ciertos derechos, incluyendo el derecho a la libertad religiosa y el derecho a la libertad de expresión. La fe cristiana ha sido siempre parte de mi vida y creo que es mi deber como un cristiano a compartir la palabra de Dios“, dijo según publicó ABC News Australia.

“Mantener mis creencias religiosas no debe impedir mi capacidad de trabajar o jugar por mi club y país”, agregó el atleta de 30 años.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas