Connect with us

Evangelismo

Ex prostituta se convierte a Cristo y rescata a mujeres del tráfico sexual

Annie se crió en un hogar disfuncional y tuvo una relación problemática con su padre. Durante los años escolares, buscó satisfacer la necesidad emocional de los niños.

Ninro Ruíz Peña

Published

on

NOTICIACRISTIANA.COM.- Pasaron 16 años en la industria del sexo hasta que tocó fondo. Con un diagnóstico de cáncer y adicta a las drogas, Annie Lobert enfrentó la muerte, pero encontró un nuevo comienzo en Jesús. Hoy lidera un ministerio que evangeliza a las prostitutas y rescata a las mujeres del tráfico sexual.

Annie se crió en un hogar disfuncional y tuvo una relación problemática con su padre. Durante los años escolares, buscó satisfacer la necesidad emocional de los niños, según publica Folha Gospel.

“Como no recibía ninguna atención de mi padre, me atrajeron los cumplidos”, dijo a I Am Second, una plataforma de testimonios en los Estados Unidos.

Dejó la casa de sus padres a los 18, u día después de graduarse de la escuela secundaria. Se fue a la ciudad de Minneapolis (EE. UU.) Para intentar ingresar a la universidad, pero tuvo que trabajar en tres trabajos para pagar sus gastos.

Annie llevaba dentro de ella el deseo de atraer a hombres ricos, que pudieran proveerle económicamente y emocionalmente. Ella dice que estaba amargada por el “perdón” con su padre y que “sólo quería venganza”.

Junto con un amigo, Annie se fue de fiesta y conocieron a hombres que vestían relojes caros y ropa de diseñadores. Su amiga viajó a Hawai con uno de ellos y la invitó a Annie porque estaba ganando mucho dinero allí. Annie sospechó de inmediato que su amiga se estaba prostituyendo.

“Sabía que algo no estaba bien”, dice Annie. “Pero la seducción de la posibilidad de tener cosas buenas y finalmente tener dinero que nunca tuve, de finalmente ser alguien importante, superó todos esos sentimientos de alerta”.

Esa misma semana, Annie se tomó unas vacaciones de su trabajo y se fue a Hawái. La primera noche en la playa de Waikiki, ella y su amiga se vendieron a algunos clientes japoneses. “Y me convertí en prostituta”, dice.

Annie estaba deslumbrada por la cantidad de dinero que ganó. Al principio, cobraba 500 dólares la hora. Más tarde ganó hasta $ 10.00 por una noche.

Luz en la oscuridad

Unos meses después, Annie comenzó a bailar como stripper y conoció a un hombre que decía estar enamorado. Se mudó con él a Las Vegas, pero cuando llegó allí, descubrió que en realidad era un proxeneta.

“Me tiró al balcón de rodillas y empezó a patearme. ‘Vas a trabajar para mí’”, dice Annie. “Me dio un puñetazo en la cara. Me rompió la nariz. La costilla. Y me dijo “si intentas irte te mato”.

Cinco años de ser amenazado por el proxeneta con armas en la cabeza y bajo violencia. La situación empeoró aún más cuando, años más tarde, le diagnosticaron linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer que se origina en el sistema linfático. “Perdí todo mi cabello y recibí quimioterapia”, recuerda.

Durante el tratamiento del cáncer, Annie se volvió adicta a los analgésicos y esto la llevó a la cocaína. “Tenía clientes que me llamaban prostituta contra el cáncer”, dice. 

“Pensé que Dios estaba enojado conmigo. Me metía en la ducha, me frotaba el cuerpo y pensaba que nunca estaría limpia”.

En agosto de 2003, Annie tomó una sobredosis de cocaína que casi la llevó a la muerte en una habitación de hotel. 

“Recuerdo estar en la cama y sentí que esta presencia demoníaca se estaba apoderando de mí. Estaba muy asustada e instintivamente supe que estaba cerca de la muerte”, dice.

“Vi a mi familia, vi mi velatorio y estaba en el ataúd. Todo el mundo estaba llorando. Se secaban las caras y decían: ‘No era más que una prostituta’. En ese instante, Annie clamó a Dios: Jesús, por favor sálvame. No sé si eres real, pero no quiero morir”.

Una ambulancia llegó a tiempo y el médico le dijo a Annie que si Dios no estuviera con ella, ella habría muerto: “Tienes tantas drogas en tu sistema que deberías estar muerta. Dios debe estar contigo”.

“Y supe que Jesús había escuchado mi oración. Una paz se apoderó de mí, que no era nada comparada con todo lo que había sentido en toda mi vida. Sabía que Dios me había dado una segunda oportunidad”, dice Annie.

Un nuevo propósito

Después de recuperarse de la sobredosis, Annie comenzó a leer la Biblia y a buscar a Dios. comenzó su andar con Cristo. Al principio dudó en ir a la iglesia, pero otros cristianos la abrazaron y comenzó un viaje de sanación.

“El Espíritu Santo me estaba hablando, diciéndome que era hermosa, que fui elegida y que estaba separada, que fui santificada y que era un vaso santo para Él”, diijo. 

Un día, Annie estaba limpiando la casa y sintió un llamado de Dios: “Annie, quiero que vuelvas a ese club de striptease. Y quiero que les digas a las chicas que están esclavizadas que las amo a todas”.

“Para eso me llamaron, simplemente para decirles: ‘Dios las ama. No importa dónde hayas estado, no importa lo que hayas hecho, no importa lo sucia que te sientas, hay redención”.

En 2005, Annie fundó la organización Hookers For Jesus, con la misión de llegar a las mujeres que son abusadas por el sistema de la industria del sexo. 

El proyecto trabaja para llevar el Evangelio a los clubes de striptease en Las Vegas y ofrece un programa residencial de un año para mujeres en la industria del sexo y víctimas del tráfico sexual.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas y del mundo.


Comunicador Social con especialidad en Radio y Televisión. Diplomado en Teología por el Seminario Teológico de Nicaragua. Diez años de experiencia en periodismo cristiano. Manejo de Redes Sociales y SEO. Periodismo Digital. Actualmente supervisor de edición en NoticiaCristiana.com.

Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    OK No thanks