Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM. – La misionera LaVonna Ennis y su esposo, Scott, lucharon tanto en su vida personal como en el ministerio, cuando la pandemia de Covid-19 comenzó a afectar África.

En abril, tuvieron la opción de regresar a Estados Unidos en un vuelo de repatriación o quedarse para enfrentar la pandemia en un país precario. La pareja decidió quedarse en África y continuar su misión a través de la Asamblea de Dios.

“Nuestra decisión de quedarnos y el toque de la sanidad de Dios en nuestras vidas también ha tenido un gran impacto en nuestros amigos musulmanes en África”, dijo LaVonna a AG News.

Los misioneros usaron medicamentos y vitaminas para prevenir Covid-19 y siguieron todas las medidas de seguridad, haciendo trabajo de discipulado en línea. Sin embargo, a fines de julio, Scott comenzó a mostrar síntomas del coronavirus, al igual que LaVonna, cuatro días después que él.

Tomaron el tratamiento en casa, siguiendo el protocolo médico de los profesionales de la salud estadounidenses, pero la condición de LaVonna comenzó a empeorar.

“Me debilitaba cada vez más y el dolor a veces era insoportable. Apenas podía caminar desde el dormitorio hasta la silla de la sala de estar. Después de una semana, no pude caminar más”, dijo LaVonna.

La  pareja decidió sumergirse en la adoración, la lectura de la Biblia, la predicación y los programas de televisión cristianos. Mientras tanto, LaVonna dice que se sintió rodeada de opresión espiritual.

Espíritus demoníacos

“La noche que me enfermé más, se cortó la electricidad (lo cual no es raro), silenciando la suave música de alabanza. Cuando desperté, vi espíritus demoníacos de muerte volando cerca del techo. Casi podía sentir la fuerte brisa provocada por sus alas. Susurré: ‘Dios, estoy listo para conocerte, si el Señor está listo para llevarme. Pero reprendo a estos espíritus des tinieblas”, cuenta la misionera.

 “Sentí un suave empujón del Espíritu Santo: ‘”Vas a tener que alabarlo en tu camino a través de esto”. No estaba seguro de lo que significaba exactamente, pero comencé a adorar a Dios en un susurro. No quería despertar a Scott, no tenía voz y me costaba respirar”, explica.

Lo adoró durante 6 horas

Luego de unos minutos, LaVonna comenzó a susurrar la letra de la canción Levanto un Aleluya (Raise a Hallelujah) de Bethel Music.

Levantó un Aleluya, en medio de la adversidad

Levantó un Aleluya, tan fuerte que no hay duda en mí

Levantó un Aleluya, mi arma melodía es

Levantó un Aleluya, el cielo peleara por mí.

Después de cantar esta canción, LaVonna dice que vio “una luz que comenzó a perforar el centro de los espíritus demoníacos”.

“Sentí que los espíritus malignos se movían hacia las esquinas de la habitación y el centro se llenó de luz. Pero cuando dejé de adorar, volvieron a rodearme. Seguí susurrando alabanzas y cánticos de adoración durante unas seis horas. Finalmente, mucho después de que salió el sol, ya no me sentía mal en la habitación, aunque mi cuerpo todavía estaba débil y devastado por la enfermedad”, resaltó la misionera.

Al día siguiente, Scott logró llamar a un farmacéutico y una enfermera, que eran miembros de la iglesia, para evaluar a su esposa, que aún estaba débil y deshidratada.

Mientras continuaba recibiendo tratamiento en casa, la misionera escuchó un antiguo himno que la conmovió profundamente: “Las lágrimas corrían por mi rostro cuando comencé a sanar, tanto en cuerpo como en espíritu”.

Después de una semana, LaVonna finalmente logró caminar con la ayuda de una silla y, en los días siguientes, comenzó a caminar sin ayuda.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas y del mundo.