Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.- Una mujer que fue obligada a prostituirse por su propia madre, aún en la infancia, vivió de manera turbulenta y sufriente durante años, trabajó de stripper , pero fue encontrada por Jesús y se entregó a Él, pasando a experimentar una completa transformación de la vida.

El testimonio de B.J. Garrett se contó en el programa de televisión 700 Club Interactive , de la emisora ​​cristiana CBN News . Su tragedia comenzó en la infancia, cuando fue abusada por su propio padre y a los 11 años comenzó a ser prostituida por su madre, para ayudar a pagar las cuentas.

“No tenía un concepto saludable del amor. El amor fue muy sexual para mí”, dijo Garrett quien quedó embarazada a los 15 años y que por eso su madre dejó de obligarla a prostituirse.

“Quería ser querida y tener un bebé que llenara eso”, dijo, y agregó que años después se volvió a embarazar, pero el chico con el que estaba no quiso hacerse cargo del niño, por lo que sugirió que se hiciera un aborto.

La decisión se tomó interrumpiendo el embarazo, lo que hizo que Garrett se sintiera culpable y caminara hacia la condena: “la vida de mi propio bebé”, recordó.

A los 19 años quedó embarazada por tercera vez y continuó con el embarazo. Con dos hijos, vio que era necesario obtener alguna fuente de ingresos, y terminó eligiendo convertirse en stripper por la noche para poder cuidar a sus hijos durante el día.

A los 21, otro embarazo. Esta vez, el padre era un cliente, y herida por las adversidades de la vida, con el corazón endurecida, optó por el aborto.

La tranformación

Esta realidad le fue impuesta a Garret por unos años más, cuando encontró a un amigo de la infancia llamado Jay y comenzó una relación con él. No pasó mucho tiempo, se quedó embarazada, pero el resultado fue diferente porque su novio estaba feliz con la idea de convertirse en padre.

Los dos se casaron una semana después del descubrimiento del embarazo y Garrett dejó la prostitución, haciendo solo algunos trabajos como stripper cuando necesitaban dinero. Hasta que, cuando se mudaron a la ciudad de Bullard, Texas, donde ella consiguió un trabajo en una tienda cuyos dueños eran cristianos.

Trabajar con los jefes fue la oportunidad que tuvo para escuchar el mensaje de Jesús y decidió ir a la iglesia. En uno de los servicios, decidió entregarle su vida a Cristo a quien le pidió perdón a Dios por los errores que había cometido.

Se sentía sucia y vulgar

“Clamé a Dios para que fuera real y le pedí que me cambiara, que me arreglara, que me perdonara”, testificó. Aunque no pudo deshacerse fácilmente de la culpa, el día del bautismo en agua, Garrett sintió que las cosas cambiaron: “Siempre me sentí tan sucia, tan fea, tan vulgar, tan mal. Y ahora estoy limpia”, declaró.

El caminar con Cristo ayudó a Garrett a perdonarse a sí misma y a sus padres, por lo que habían hecho en el pasado. Su testimonio de cambio de vida diario llevó a su esposo, Jay, y su padre a entregar sus vidas a Jesús.

Hoy actúa como directora de una entidad provida, y trabaja para que ningún niño a su alcance se sienta rechazado: “El amor no debería costar nada, pero el amor verdadero le costó a Jesús todo, para que nosotros pudiéramos experimentarlo”, concluyó.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.- Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.