Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Viernes 21 de Septiembre de 2018

Les Thompson: “Parte de la decadencia del mundo de hoy, es porque la iglesia dejó de estudiar los Diez Mandamientos”

Entrevista al pastor Les Thompson fundador del ministerio de capacitación ministerial LOGOI en Miami.

  • Iglesia    
  • 12 feb 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Entrevista a Les Thompson fundador del ministerio de capacitación ministerial LOGOI.

El pastor Les Tohompson es Cubano. Su esposa se llama Carolyn. Fue exiliado de su patria, luego de tomar el poder Fidel Castro en junio de1960 a causa de un programa radial que tenía. Luego vivió en Costa Rica durante 4 años. Allí trabajó en el proyecto LEAL (Literatura Evangélica para América Latina) siendo el coordinador Internacional. Trabajando en ese emprendimiento recorrió muchos países dando clases de periodismo alentando que en cada país surgieran publicaciones evangélicas en un contexto Latinoamericano.

Luego se trasladó a Miami, y desde fundó el ministerio de capacitación ministerial LOGOI en donde trabaja hasta la actualidad. Una hija de LOGOI es FLET (Facultad Latinoamericana de Estudios Teológicos).

¿Cómo la iglesia puede ayudar a revertir la situación de corrupción, en todas las esferas, en la que vive el pueblo Latinoamericano?

En parte el problema es de la iglesia. La iglesia no vive como debe vivir, obedeciendo a lo que dice la Biblia. No es ética. Nosotros robamos igual que cualquier otro grupo de personas. Los estudios que se han hecho sobre evangélicos en América Latina, indican que en la iglesia hay exactamente los mismos problemas de corrupción que tienen los que no son evangélicos.

No hay diferencia en la conducta de los que dicen ser seguidores de Cristo. ¿Cómo entonces podemos impactar un país si nosotros mismos no estamos viviendo el evangelio? Hasta que nosotros no cambiemos, y vivamos el evangelio no vamos a poder esperar que los demás mejoren. Nosotros tenemos que ser el ejemplo y vivir lo que decimos que es el cristianismo. Si no hay ejemplo, todo el mundo se va a la corrupción.

¿Cuándo un líder de iglesia comete un pecado, qué pasos debería dar?

Para Dios todo pecado es sumamente detestable y ofensivo, no importa quien lo cometa. Pero debemos recalcar que un líder tiene más responsabilidad ya que debería ser el ejemplo para la iglesia. Si un líder descuida las órdenes de Dios, ¿qué clase de ejemplo esta dando?

Se ha dicho que una iglesia jamás superará como congregación al nivel de vida cristiana que lleva el pastor. El pastor establece el nivel de conducta. Si él mimo no sabe conducirse, los que están debajo de él se van a conducir aún peor.

Cuando un pastor comete un pecado, público o no, debe existir arrepentimiento, y debe tomar la decisión de cambiar. Uno de los problemas de la iglesia actual es que se ha perdido lo que llamamos disciplina.

Hoy ocurre que en muchas iglesias, que un pastor cae en adulterio, y sigue pastoreando como si nada. No hay consecuencias. Si no hay consecuencias, ¿para qué se va a preocupar en cambiar y mejorar? Si nadie le va a quitar el pastorado, si él puede seguir viviendo la vida que ha acostumbrado vivir, ¿por qué va a cambiar? Tenemos que reestablecer las normas de disciplina bíblicas.

Parte del problema es que muchos de los pastores son independientes. No tienen que rendir cuenta a nadie. Entonces muchos hacen lo que se les da la gana y establecen sus propias reglas. La Biblia enseña claramente el principio de sujetarse a Dios y los unos a los otros. Las asociaciones de pastores deberían establecer normas para decir quien es pastor y qué es una iglesia evangélica. Muchos que se hacen llamar pastores con un simple interés económico o de poder, levantan congregaciones que no son bíblicas ni evangélicas.

¿Qué mensaje tienen los Diez Mandamientos, para el mundo de hoy?

Los Diez Mandamientos no solo están vigentes para todos nosotros, sino que desobedecerlos acarrea grave peligro para nuestras vidas. Hoy vivimos en un ambiente en el que escogemos lo que queremos hacer y creer, tomando nuestras decisiones de acuerdo a lo que más nos convenga. Cuestionamos cualquier cosa que tenga que ver con mandamientos y leyes.

Gran parte de la decadencia del mundo de hoy, tiene que ver con que la iglesia dejó de estudiar los Diez Mandamientos y es muy raro que se los mencione en nuestros púlpitos. Esto indica una falla imperdonable. No hemos comprendido la universalidad de la ley de Dios.

¿Dónde es que se determina lo bueno y lo malo? La mejor fuente se encuentra en los Diez Mandamientos. La ley de Dios no ha cambiado, sus mandamientos siguen vigentes. El amor a Dios y al prójimo es el cumplimiento de la ley. San Pablo en Romanos cap. 7 dice que sin esos mandamientos no sabríamos como comportarnos.

Los Diez Mandamientos tienen que ser explicados por la iglesia en forma clara y moderna. Son órdenes prácticas y lógicas; por ejemplo el amor al prójimo comienza con el mandamiento de amar a los padres, quienes son los que están más próximos a nosotros para luego pasar al resto de la gente. Las leyes más claras del mundo se encuentran en los Diez Mandamientos. Ellos establecen principios básicos para el correcto funcionamiento psicológico y moral de cada persona, y encaminan al ser humano a Cristo, el único que puede dar Vida Eterna.

Corregiremos nuestra conducta y comportamiento cuando comencemos personalmente a vivir según esos mandatos y cuando empecemos a enseñar esos divinos y eternos estatutos, no como camino de salvación, puesto que tan camino está únicamente en nuestro Salvador Jesucristo.

La voz profética de la iglesia, ¿debería centrarse más en dar aliento y ánimo o en denunciar el pecado?

Para mí las dos cosas se deberían hacer. Si no se denuncia el pecado, entonces llegamos a donde llegamos hoy en día, donde ya ni se habla más de pecado. Hay muchas iglesias donde la palabra pecado ya ni es conocida, entonces el hombre piensa que con tal de hablar bien de Jesús y hacer cosas lindas, ya el Señor está satisfecho. Pero recuerden que Cristo tuvo que morir a cuenta del pecado, no por otra cosa. Entonces el pecado le importa a Dios. Es un tema que continuamente debemos levantar y tratar en las iglesias para que la gente no siga en pecado.

Al mismo tiempo hay que alentar a las personas. Si se predica solamente un mensaje negativo, y todo es pecado e infierno, entonces no vas a lograr nada. Nadie va a querer venir a escuchar. Se debe alentar a las personas señalando que a través de Jesucristo podemos tener victoria sobre el pecado, y podemos vivir una vida que agrada a Dios. La iglesia debe ser una escuela donde se enseña el plan de Salvación en todos sus aspectos. Entonces la gente va a querer escuchar, y va a buscar a Dios.

Entrevista realizada por Wolfgang Streich.

La Fuente