Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

Según “Granma”, el diario oficial del Partido Comunista Cubano, unas 60 personas, entre ellas 19 menores y cuatro mujeres embarazadas quienes pertenecen a la iglesia evangélica pentecostal situada en el Centro Habana, llevan encerrados en su templo 23 días, lo que tiene a las autoridades en alerta por la salud de las embarazadas.

Una nota oficial, publicada en el rotativo, indicó que estas personas “están reunidas por su propia voluntad en un retiro a puertas cerradas desde el pasado 21 de agosto, fueron convocadas por el pastor Braulio Herrera, a quien su denominación lo separó como pastor, por razones de índole interna, desde mayo de 2010″.

Otro informe de El Nuevo Herald, dice las autoridades religiosas no solo lo despidieron al pastor Braulio sino que abandonara la iglesia y el apartamento propiedad de la iglesia donde vive.

El hijo del pastor Braulio aseguró que se mantienen orando para ver una nueva Cuba, que ellos han visto recientemente increíbles manifestaciones de Dios en la iglesia.

Otros cubanos que se han mantenido el anonimato para no verse involucrados que esto en realidad es un problema causado por discrepancias y discusiones teológicas entre el pastor y sus autoridades religiosas, el pastor plantea que se puede conocer a Dios a través de la “revelación directa” y no sólo la Biblia.