Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Iglesia

Rick Warren revela cuatro secretos para un ministerio fructífero

Dios quiere que tengamos ministerios fructíferos, así que quiero que mostrarle algunos principios que producirán una fecundidad divina en su vida.

Publicado

en

La mayoría de la gente está interesada en la productividad. Pero la Biblia no usa la palabra “productividad”; en cambio, encontrará la palabra “fecundidad”.

Dios quiere que tengamos ministerios fructíferos, así que quiero que mostrarle algunos principios que producirán una fecundidad divina en su vida. Creo que hay cuatro condiciones que son esenciales para un ministerio fructífero.

En primer lugar, debes cultivar raíces: Dios dice que no hay fruta sin raíces. Necesitas raíces en particular para cuando tus recursos se vuelven limitados para esos tiempos de sequía.

La sequía, como ustedes saben, es un largo período sin lluvia. Tuvimos uno aquí en California, que duró ¡siete años!

Una sequía en su vida indica que usted tendrá que prescindir de algo que necesita, tal vez tiempo, energía, dinero o apoyo porque habrá momentos de sequía en su ministerio; tal vez usted está en uno ahora.

En segundo lugar, debes eliminar las malas hierbas en tu vida y ministerio: Las malas hierbas en su ministerio y en su vida, son las cosas que impiden o limitan su crecimiento espiritual. Las malas hierbas son las cosas que ahogan su relación con Cristo o que le impiden un mayor crecimiento.

¿Cuánto esfuerzo necesita para que las malas hierbas crezcan? ¡Ninguno en absoluto!

Usted no tiene que cultivar las malas hierbas. ¡No prestes atención a una mala hierba y crece!

Las malas hierbas son un signo de abandono. He descubierto que cuando me descuido, abandono mi mantenimiento personal como caminar y mantenerme en buena forma física, igual pasa con mis relaciones claves en mi vida, si eso ocurre las malezas comienzan a crecer y comienzan a asfixiar mi productividad.

En tercer lugar, usted tiene que cooperar con la poda de Dios en su vida: ¿Qué es podar?
La poda no sólo consiste en cortar las ramas muertas sino que es con el fin de mejorar la forma de la planta y estimular el crecimiento. La poda es esencial para aumentar la productividad. No es opcional. Si usted va a ser productivo en el ministerio, Dios te pone en tiempos de poda.

Dios poda tu fecundidad. En tu vida no es sólo la madera muerta que Dios destruye; él también recorta las áreas de éxito, incluso áreas que están dando sus frutos maravillosos.

Cuando Él hace esto puede que luches por tratar de entender por qué, pero la razón es que Él te está preparando para un mayor ministerio.

En cuarto lugar, hay que esperar la cosecha: La fruticultura lleva tiempo. No viene automáticamente. Usted no planta una semilla en tierra y al día siguiente cosecha.

Es de sentido común: las semillas deben ser plantadas. Tienes que cubrirlas con tierra, y luego esperar, orar y esperar el crecimiento.

Al igual que una semilla crea nueva vida de la muerte, para que usted pueda ser más eficaz en su ministerio hay que morir a su vieja naturaleza, a sus propios deseos y ambiciones para pasar por eso proceso de espera. El crecimiento toma tiempo, pero no te rindas. Manténgase conectado a Jesucristo.

Tal vez usted ha estado inactivo en su ministerio desde hace algún tiempo. Mi oración es que tú mismo le digas a Cristo: “Señor, quiero trabajar en estas cuatro cosas: cultivar mis raíces, eliminar las malas hierbas, cooperar con tu poda, esperar la cosecha. Dios, confío en lo que he plantado, y confío en lo que he sembrado inevitablemente, la cosecha es para usted”.

Esa es la ley de la cosecha.

Continuar Leyendo
Advertisement
Click to comment

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Iglesia

Iglesia devuelve 25 mil dólares al dueño de un Casino

“He dejado claro que no podemos quedarnos con eso”, enfatizó el pastor James Troglen.

Publicado

en

ALABAMA, EE.UU. – Una iglesia bautista de Alabama (EEUU), que sufrió grandes daños durante un tornado está devolviendo una donación de 25.000 dólares al dueño de un casino, alegando “conflicto de intereses”.

El cheque, que totaliza 25.000 dólares, no fue depositado por el liderazgo de la Primera Iglesia Bautista en Wetumpka. En la asamblea la semana pasada, los miembros decidieron devolver el dinero, aunque su templo continuó cerrado porque las reparaciones no se concluyeron.

“He dejado claro que no podemos quedarnos con eso”, enfatizó el pastor James Troglen al diario The Alabama Baptist. “Si esto impide que solamente una persona escuche de nosotros el evangelio, entonces no podemos quedarnos con esto”.

Troglen predicó sobre el tema durante un sermón a principios de febrero, basado en Mateo 17. La iglesia tiene una historia de oponerse a los juegos de azar.

Casinos Wind Creek donaron un total de 100.000 dólares a las iglesias de la región tras el tornado: 50.000 para la Primera Iglesia Presbiteriana, 25 mil para la Primera Iglesia Bautista y 25 mil para el departamento de policía. Sus respectivos edificios sufrieron grandes daños y el de la Iglesia Presbiteriana fue completamente destruido.

NOTICIACRISTIANA.COM CON INFORMACIÓN DE THE ALABAMA BAPTIST

Continuar Leyendo

Iglesia

Iglesias liberales están muriendo, pero las conservadoras crecen

El estudio muestra que la crisis teológica y moral resultó en el cierre de iglesias

Publicado

en

EE.UU.- Las iglesias protestantes más antiguas están en apuros. Un informe de 2015, hecho por el Centro de Investigación Pew, muestra que esas congregaciones, que en el pasado eran la mayoría en el escenario cristiano, están disminuyendo rápidamente en Estados Unidos. Perdiendo casi un millón de miembros al año.

Con menos fieles, disminuyeron las entradas y con ello entraron en declive. Decenas de templos están siendo cerrados anualmente.

Un número reducido de líderes llamados y pastores han hecho varios esfuerzos para revertir esta tendencia y volver a atraer a la gente a la iglesia. Hace casi 20 años el obispo anglicano John Shelby Spong publicó el libro “Por qué el cristianismo necesita cambiar o morir”.

Spong, un teólogo liberal, enseñaba que sólo crecerían las iglesias que abandonaran la interpretación literal de la Biblia y se adaptar a las transformaciones sociales. Esto incluiría, por ejemplo, aceptar el divorcio, el aborto y el matrimonio gay como “normales”. Irónicamente, el libro era presentado como un “antídoto” para el declive de las grandes denominaciones evangélicas.

Según The Washington Post, este tipo de teología expuesta por Spong sigue siendo popular, especialmente en los más tradicionales, tales como la Iglesia Metodista Unida, la Iglesia Evangélica Luterana, la Iglesia Presbiteriana de EE.UU. (PCUSA) y la Iglesia Episcopal.

Después de dos décadas, las cifras muestran que esa mentalidad liberal no sólo fue incapaz de resolver el problema de declinación en la frecuencia, pero en algunos casos dividió y debilitó las denominaciones.

En la Iglesia Unida de Canadá, un reciente estudio muestra que el 20% de los pastores afirmó no creer en el Dios descrito en la Biblia. Veinte y nueve por ciento cree en Dios, pero no lo ve como “sobrenatural”. Poco más del 2% dijo ver a Dios como una “fuerza” y el 15,6% percibe a Dios como una “metáfora”.

Entre los presbiterianos, por ejemplo, vino el Pacto Evangélico de los presbiterianos, que hoy reúne a 300 iglesias que se han cansado de la agenda PCUSA liberal.

Por otro lado, continúan con tendencia de crecimiento las iglesias pentecostales y las que no niegan la Biblia como Palabra de Dios.

La búsqueda

El estudio realizado por el Pew llama “Teología Materias: Comparación de las características de crecimiento y disminución de las iglesias protestantes,” se pueden leer en su totalidad aquí, en inglés.

El director de la investigación, David Haskell, observó que el estudio apunta como las iglesias que están creciendo “se mantienen firmes en las creencias tradicionales del cristianismo y están más involucradas en prácticas como oración y lectura de la Biblia”.

Haskell observó también que la confianza sentida cuando se le presenta un conjunto de creencias cohesionadas, acaba siendo atractiva para no creyentes.

La enseñanza de doctrinas centrales, consideradas verdades inalterables, hace que los visitantes ganen confianza. Esta confianza, aliada a un mensaje edificante, reconfortante o claramente positivo, es una combinación atractiva.

El estudio también encontró una correlación entre el crecimiento de las iglesias y las prácticas de sus pastores. Aquellos que declaran leer la Biblia diariamente y consideran el evangelismo “importante” logran mantener un crecimiento más sólido.

Por ejemplo, el 71% de los líderes de las iglesias en crecimiento leía la Biblia diariamente, mientras que sólo el 19% de los pastores de las iglesias que pierden miembros tienen ese hábito.

Además, el 100% de los pastores responsables de las iglesias en ascenso dicen que es muy importante alentar a los no cristianos a convertirse en cristianos”, en comparación con el 50% del clero de las iglesias con declive de la membresía.

Otro aspecto de la investigación fue cómo la alabanza influenciaba el crecimiento. Las congregaciones que optan por un estilo de adoración contemporáneo, con instrumentos musicales y cánticos, en promedio crecen más que las iglesias que optan sólo por un estilo “tradicional”, con órgano y un coro.

El material confronta otros estudios similares publicados en los últimos años mostrando que para las personas que frecuentaban las iglesias la teología que se enseñaba no era ‘relevante’.

NOTICIACRISTIANA.COM CON INFORMACIÓN DE CHRISTIAN POST Y WASHINGTON POST

Continuar Leyendo

Iglesia

Estacionamiento se convierte en iglesia para alcanzar a indigentes

Con la intención de involucrar a los indigentes en los cultos, la iglesia se estableció en un estacionamiento en el centro de Alabama, en los Estados Unidos.

Publicado

en

ALABAMA, EE.UU.- Los indigentes de la ciudad de Birmingham, en Alabama, pasaron a recibir la visita frecuente de Keith Akins, después de que se sintió llamado a hacer algo nuevo. “Queríamos entrar en los lugares oscuros y olvidados de la ciudad donde nadie iba”, dijo a Baptist Press.

Junto con su familia y amigos, Akins preparó las comidas y la distribuyó a los indigentes – a veces era posible conseguirle que comieran en los restaurantes. No importa donde fuera el encuentro, las enseñanzas de Jesús eran siempre el tema principal.

“Fue como leer el Evangelio”, describió. “Jesús adoraba sentarse y compartir una comida. Sólo sentíamos, comíamos y conversábamos normalmente. Construimos algunas relaciones fuertes”.

En aquella época, había comenzado una iglesia en su casa, la Church at Southside, que creció y necesitaba su propio edificio. Akins quería que fuera un lugar donde cualquiera se sintiera cómodo, pero los indigentes no se abrieron a la idea de asistir a un templo.

“Siempre he escuchado historias de que no tenían la ropa adecuada. Yo les decía a ellos que era diferente, que podrían venir exactamente como estaban, pero decían: ‘No, yo ya estuve en la iglesia antes’ y luego me contaban historias horribles. Eso rompió mi corazón”, dijo Akins.

La iglesia comenzó a reunirse en un espacio alquilado con la esperanza de incluir a los indigentes, pero ninguno de ellos entró por las puertas. “Me acuerdo que le pregunté a Dios: ‘Yo sé que el Señor los colocó en mi corazón, ¿qué quiere que haga?’. Y sentí el Espíritu Santo animándome: ‘¿Por qué no vas a ellos?’, contó.

En aquel momento, la congregación de 40 miembros desistió de renovar el contrato del alquiler y tuvieron la idea de ser una “iglesia móvil”. Ellos llevaron un camión con comida y se pararon en un estacionamiento en el centro de la ciudad.

En noviembre de 2016, en las primeras tres semanas, nadie apareció. Hoy más de 100 personas se reúnen todos los domingos en el estacionamiento de una agencia de publicidad.

Todos toman el desayuno juntos antes del culto y, al final, los indigentes reciben una cesta de alimentos. En los últimos dos años, la iglesia ha servido más de 10 mil comidas.

Akins destaca que la iglesia quiere recibir a todos con los brazos abiertos, no importa su condición. Si hay pecado, el amor de Jesús es capaz de transformar. “Son personas de diferentes estilos de vida. No todos los que vienen son desamparados – algunos están en casas y apartamentos de baja renta”, explica.

La generosidad pasó a ser una característica en la congregación del estacionamiento. Muchas veces, los miembros llevan dinero o comida para distribuir a las personas que necesitan más.

“Es una bella imagen del Reino de Dios”, dijo Akins. “Nosotros no tenemos todo planeado, pero Dios está trabajando”.

NOTICIACRISTIANA.COM CON INFORMACIÓN DE BPNEWS

Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas