Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Miércoles 26 de Septiembre de 2018

Para Mitt Romney, Jerusalén es la capital de Israel

Durante su visita a Jerusalén, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney presentó a la ciudad Santa de Jerusalén como “la capital de Israel”. “Estoy muy emocionado de estar en Jerusalén, la capital de Israel”, dijo Romney.

  • Israel    
  • 30 jul 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

El candidato republicano a la Casa Blanca Mitt Romney, presentó ayer domingo veintinueve de julio, a Jerusalén como “la capital de Israel” en un discurso pronunciado al visitar lo que para los judíos es su capital milenial, eterna e indisoluble, Jerusalén. “Estoy muy emocionado de estar en Jerusalén, la capital de Israel”, dijo Romney al hablar ante la Fundación Jerusalén en presencia del alcalde israelí de la ciudad, Nir Barkat.

Estados Unidos, no reconoce oficialmente a Jerusalén como capital de Israel. Su embajada, como prácticamente todas las de los países representados en Israel, se encuentra en Tel Aviv. No obstante, periódicamente los aspirantes a la Casa Blanca evocan la posibilidad de trasladar la embajada de los Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén.

En el 2008, el actual presidente estadounidense Barack Obama, en momentos en que era candidato demócrata a la presidencia, también había calificado a Jerusalén como “capital de Israel”.

“No he cambiado mi posición. Sigo diciendo que Jerusalén será la capital de Israel. Lo dije en el pasado y lo repito. Pero también digo que se trata de un asunto vinculado al estatuto final” del acuerdo de paz israelo-palestino, había declarado Obama en aquella oportunidad.

El candidato republicano Mitt Romney, que no ha cesado de criticar la política “débil y equivocada” en Oriente Medio del presidente demócrata saliente Barack Obama, había declarado en junio que si es electo presidente de los EE.UU hará “lo contrario” de su rival.

En enero afirmó que Barack Obama, prácticamente “había arrojado a Israel bajo un autobús” al plantear las fronteras de 1967 como punto de partida de las negociaciones entre Israel y los palestinos. Tal planteamiento además de negar el derecho único e histórico de Israel, dejaría la ciudad de Jerusalén bajo el control total de los palestinos.

El estatus de Jerusalén, es uno de los asuntos más espinosos del conflicto entre palestinos e israelíes, ya que como se sabe, Israel ocupó la parte oriental de la “Ciudad del Rey David” en 1967 y desde 1980 se anexionó ese territorio y considera la totalidad de la Ciudad Santa de Jerusalén como su capital “eterna e indivisible”. La comunidad internacional no reconoce a Jerusalén como capital de Israel y todos los países mantienen sus embajadas en Tel Aviv.

Los palestinos por su parte, contra toda lógica de una objetiva coherencia histórica, exigen que Jerusalén-Este sea la capital del Estado al que aspiran. El primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu y los judíos del mundo entero rechazan toda “división” de la ciudad y afirman que Jerusalén debe ser la “capital reunificada” del Estado de Israel.

Con las murallas de la ciudadela antigua de Jerusalén de fondo, Romney prosiguió su discurso alabando las relaciones entre los dos países: “Servimos la misma causa y tenemos los mismos enemigos. La seguridad de Israel es un interés de seguridad nacional de Estados Unidos”, señaló.

Sobre Irán, el asunto central en sus entrevistas con los dirigentes israelíes, agregó: “No os llevéis a engaño, los ayatolás en Irán están poniendo a prueba nuestras defensas morales. Quieren saber quién se opondrá y quién mirará para otro lado”. “Nosotros no miraremos para otro lado ni nuestro país dará la espalda a nuestra pasión y compromiso con Israel”, aseguró.

Fuentes/AFP-Propias.