nav
Jueves 16 de Agosto de 2018

Arqueólogo dice que todo el Muro de las Lamentaciones es “zona de peligro”

Una de las piedras de la estructura milenaria, pesando aproximadamente 100 kilos, cayó sola de lo alto de la porción sur del Muro

  • Israel    
  • 24 jul 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISRAEL.- El Muro de las Lamentaciones es el lugar más sagrado para los judíos. Pero un accidente en la mañana de este lunes (23) llamó la atención sobre las condiciones de la estructura, que puede correr el riesgo de caer parcialmente.

Una de las piedras de la estructura milenaria, pesando aproximadamente 100 kilos, cayó sola de lo alto de la porción sur del Muro, lejos de la parte principal. Ahora, el arqueólogo Zachi Dvira, jefe del Proyecto de Cribado del Monte del Templo, está alertando que toda el área es una “zona de peligro”.

El Times de Israel divulgó que se hizo una inspección en el Muro y se constató que la piedra, datada es de la era de Herodes (alrededor de 100 a.C.) ubicada en el área conocida como Arco de Robinson, ubicada en el Parque Arqueológico de Davidson. Un vídeo con el momento en que cae circula en las redes sociales.

Dvira dice que hay “varias grietas” y que la gente no debería estar cerca del lugar sagrado antes de una reparación, pero eso es impedido por el Waqf, entidad islámica responsable del Monte del Templo. El lugar del accidente está prohibido y las autoridades no dijeron cuando tendrán el acceso restaurado.

Cuestión de tiempo

Para muchos judíos es especialmente significativo que esto haya ocurrido un día después de que el lugar se llenó de fieles, que recordaban el Tisha B’Av, fecha que marca la destrucción de los dos templos judíos en Jerusalén.

Para el arqueólogo es “una cuestión de tiempo” antes que otro accidente. Otras piedras “pueden caer en cualquier momento en la cabeza de la gente”, dijo Dvira, que está concluyendo su PhD en arqueología del Monte del Templo.

De hecho, ya existen varias lagunas visibles en el Muro de las Lamentaciones, donde grandes piedras cayeron en el pasado. El caso más notable en 2004, cuando grandes pedazos de piedra cayeron en la llamada “plaza de oración”, que generalmente reúne a cientos de personas. En aquel momento, el Waqf jordano permitió una reparación, pero las relaciones hoy son muy tensas.

En 2009 se realizó la última gran reforma externa, cuando la Autoridad de Antigüedades, pudo trabajar en las 16 filas superiores de piedra, datadas del período otomano. A diferencia de las filas más bajas, datadas del tiempo de Herodes, estas piedras están envueltas con un tipo de mortero y no simplemente encajadas.

[ Fuente: Times of Israel]