Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Investigación

Genetistas quieren desvelar secretos de la identidad de género

La búsqueda de los fundamentos biológicos está cobrando nueva relevancia a medida que la batalla por los derechos de los transgéneros se desarrolla en la arena política estadounidense.

Publicado

en

Nínro Ruíz Peña

NUEVA YORK, EE.UU-. Mientras el presidente Donald Trump ha empujado a las personas transgénero al conflicto entre los valores conservadores y liberales en Estados Unidos, los genetistas están trabajando en silencio en un esfuerzo de investigación para desvelar los secretos de la identidad de género.

Un consorcio de cinco instituciones de investigación en Europa y los Estados Unidos, incluyendo el Centro Médico Universitario Vanderbilt, la Universidad George Washington y el Hospital Infantil de Boston, están buscando el genoma, el conjunto completo de ADN de una persona, para saber si las personas transgéneros nacen de esa manera.

Dos décadas de investigación cerebral han proporcionado indicios de origen biológico a ser transgénero, pero no hay conclusiones irrefutables. Ahora los científicos del consorcio se han embarcado en lo que ellos llaman el estudio más grande de su tipo, buscando un componente genético para explicar por qué las personas asignadas a un género al nacer se identifican tan persistentemente como el otro, a menudo desde muy temprana infancia.

Los investigadores han extraído ADN de muestras de sangre de 10.000 personas, 3.000 de ellos transgénero y el resto no transgénero, o cisgender. El proyecto está a la espera de la financiación de la subvención para comenzar la siguiente fase: la prueba de alrededor de 3 millones de marcadores, o variaciones, a través del genoma de todas las muestras.

Saber qué variaciones tienen las personas transgénero en común, y comparar esos patrones con los de las personas cisgender en el estudio, puede ayudar a los investigadores a entender qué papel juega el genoma en la identidad de género de todos.

“Si el rasgo es fuertemente genético, entonces las personas que se identifican como trans compartirán más de su genoma, no porque estén relacionadas en las familias nucleares, sino porque son más antiguamente relacionadas”, dijo Lea Davis, líder del estudio y una profesora asistente de la medicina en el Vanderbilt Genetics Institute.

La búsqueda de los fundamentos biológicos está cobrando nueva relevancia a medida que la batalla por los derechos de los transgéneros se desarrolla en la arena política estadounidense.

Uno de los primeros actos de la nueva administración de Trump fue revocar las directrices de la era Obama que orientaba a las escuelas públicas para que los estudiantes transgéneros usaran los baños de su elección. La semana pasada, el presidente anunció en Twitter que tiene la intención de prohibir a las personas transgénero de servir en el ejército.

Una encuesta de la Universidad Quinnipiac divulgada el pasado jueves encontró que el 68 por ciento de los estadounidenses dicen que se debe permitir que los transgéneros sirvan en el ejército, una mayoría aún mayor que el 58 por ciento encontrado en una encuesta de Reuters / Ipsos, la semana pasada.

En la actualidad, la única manera de determinar si las personas son transgénero es que se identifiquen como tales. Mientras que los activistas de los derechos civiles sostienen que debería ser suficiente, los científicos han llevado su búsqueda al laboratorio.

Esa búsqueda ha hecho que algunas personas transexuales se sientan nerviosas. Si se encuentra una “causa” se podría postular una “cura”, potencialmente abriendo la puerta a las llamadas terapias reparativas similares a aquellas que tratan de convertir a las personas homosexuales, dicen los defensores. Otros plantean preocupaciones acerca de los derechos de aquellos que pueden identificarse como trans pero carecen de “pruebas” biológicas.

“Es una idea que se puede ejercer contra nosotros, dependiendo de la ideología del usuario”, dijo Kale Edmiston, una persona transgénero y becaria postdoctoral de la Universidad de Pittsburgh especializada en neuroimagen.

Dana Bevan, una mujer transgénero, psicóloga y autor de tres libros sobre temas transgénero, reconoció que la manipulación potencial de la investigación es una preocupación, pero dijo: “No creo que la ciencia pueda o deba evitar intentar entender lo que está pasando”.

Davis hizo hincapié en que su estudio no pretende producir una prueba genética para ser transgénero, ni sería capaz de hacerlo. En su lugar, dijo, espera que los datos lleven a una mejor atención para las personas trans, que experimentan amplias disparidades de salud en comparación con la población en general.

 

Alrededor del 40 por ciento ha intentado suicidarse, casi nueve veces más que la población general.

“Podemos utilizar esta información para ayudar a entrenar a médicos y enfermeras para proporcionar mejor atención a los pacientes trans y también desarrollar informes amicus para apoyar la legislación de igualdad de derechos”, dijo Davis, quien también es director de investigación para la clínica de género de Vanderbilt.

[ Fuente: Reuters]

Continuar Leyendo
Advertisement

Investigación

Pastores sienten presión para abordar la división dentro de la iglesia

Publicado

en

EE.UU.- Los pastores estadounidenses a menudo sienten mucha presión para abordar o evitar hablar de temas de división dentro de la iglesia, según un nuevo informe del Grupo Barna. En los últimos años, ha habido un debate considerable sobre la medida en que el clero puede hablar sobre temas políticos y sociales, especialmente sobre cosas como la Enmienda federal de Johnson, que prohíbe a las iglesias apoyar a los candidatos políticos.

Sin embargo, Barna publicó una investigación el martes -29- donde encontró que el 50 por ciento de los pastores encuestados se sentía “con frecuencia” o “ocasionalmente” en su capacidad para hablar sobre ciertos temas.

El sesenta y cuatro por ciento de los pastores dijeron que se sentían “limitados” en su capacidad para hablar sobre “problemas morales y sociales” debido a los miembros de sus congregaciones, mientras que el 69 por ciento dijo sentirse “presionado” para hablar sobre “problemas morales y sociales” cuando no estaban “cómodos discutiéndolos”.

Además, la presión para hablar sobre ciertos temas controvertidos aumentó entre 2014-2016, y pasó de 44 por ciento a 69 por ciento.

“Estos temas candentes son paralelos a algunos de los problemas de libertad religiosa más importantes de nuestros días, incluidos los relacionados con la comunidad LGBT, los derechos del matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto, la moral sexual y la política”, explicó el informe.

Para sus hallazgos, Barna se basó en múltiples encuestas nacionales de opinión pública, que incluyen 1.608 miembros del clero en 2014, 513 pastores protestantes en 2015 y 2016, y 601 pastores protestantes en 2017, con un error de muestreo que va del 2.2 por ciento al 3.9 por ciento.

Roxanne Stone, editora en jefe de Barna, dijo en un comunicado que los datos indican que “la compresión viene de todos lados”. “La presión para que los líderes y especialmente los líderes religiosos satisfagan a todos en todos los lados y eviten la ofensa, es muy real hoy, especialmente en la era digital”, declaró Stone.

“Como revela la investigación, los temas que los pastores se sienten más presionados a abordar son los mismos por los que se sienten limitados. En otras palabras, el apretón viene de todos lados: aquellos que exigen que la iglesia tome una postura y los que se indignan cuando lo hace (o que se indignan cuando esa postura es distinta de lo que esperaban)”.

La investigación provino de un nuevo informe de Barna titulado: “Faith Leadership in a Divided Culture”, que analizó cuatro años de datos sobre el tema del clero y la libertad religiosa.

El informe también mostró que el 53 por ciento del clero cree que es parte de su función ayudar a los cristianos a entender su responsabilidad de votar sobre temas específicos y el 21 por ciento está de acuerdo en que es parte de su trabajo ayudar a los cristianos a entender por qué deben votar a favor o en contra de los candidatos.

El noventa por ciento dice que es una parte importante de su función ayudar a los cristianos a tener creencias bíblicas sobre temas sociales específicos y el 72 por ciento cree que ayudar a los cristianos a pensar bien sobre la cultura en general.

El año pasado, Political Research Quarterly publicó un estudio donde encontró que en los estados donde la derecha cristiana era públicamente activa, la tasa de personas religiosas no afiliadas aumentó. El estudio utilizó datos del Estudio cooperativo de elecciones en el Congreso, así como informes de expertos y recuentos de grupos de interés, centrados en el período de 2000-2010.

Los investigadores señalaron que, durante los debates sobre la legalización del matrimonio homosexual a nivel estatal, la desafiliación religiosa aumentó en los estados que promulgaron las prohibiciones.

La investigación dibujó un paralelismo con el activismo de la izquierda religiosa en la década de 1960, ya que muchas iglesias protestantes de la línea principal sufrieron pérdidas de membresía debido a su apoyo abierto a los derechos civiles.

“La participación del clero en los derechos civiles y los movimientos contra la guerra precipitaron pérdidas en la membresía laica. Por ejemplo, una encuesta reveló que casi dos tercios (63 por ciento) de los líderes de la iglesia que participaron en actos de desobediencia civil contra la guerra informaron que sus iglesias habían perdido posteriormente miembros”, explicó el estudio de 2018. 

Fuente: Christian Post

Continuar Leyendo

Investigación

Investigación: Creencias de Nueva Era influencian a evangélicos

La astrología está en alza en parte del segmento

Publicado

en

EE.UU.- Aproximadamente la mitad de los evangélicos están influenciados por alguna creencia Nueva Era, indica un nuevo estudio por el Centro de Investigación Pew.

Realizado en Estados Unidos, el levantamiento identificó que el 24% concuerda que “la energía espiritual puede estar ubicada dentro de las cosas físicas”; El 33% cree en médiums, el 19% acepta la idea de reencarnación y el 18% cree en la astrología.

El Pew entrevistó tanto a cristianos y no cristianos y descubrió que las ideas defendidas por el movimiento conocido como “Nueva Era” se difunden de diferentes maneras y encuentran eco incluso entre los que se declaran evangélicos. Esto sería impensable hace algunas décadas, pero parece seguir la tendencia al alza en las creencias ocultistas de la sociedad como un todo.

El cuarenta y siete por ciento de los evangélicos entrevistados afirman creer en al menos una de las cuatro creencias de la Nueva Era presentadas. Este porcentaje es aún mayor entre los católicos (70%). Al mismo tiempo, el 22% de los ateos y el 56% de los agnósticos también afirman aceptar al menos una de ellas.

Claire Gecewicz, analista de investigación del Pew Research Center, destaca que “Estas creencias de la Nueva Era no sustituyen a los credos o prácticas religiosas de estos cristianos. El ochenta por ciento de ellos dicen creer en el Dios de la Biblia”.

Sin embargo, ya sea por influencia cultural o por falta de una enseñanza clara de lo que las Escrituras dicen sobre estos temas, queda evidenciada una creciente absorción de ideas anti bíblicas por parte de segmentos evangélicos.

Le puede interesar: Viral video de figura caminando en cielo durante una tormenta

[Fuente: Pew Research ]

Continuar Leyendo

Investigación

Investigación: 54% de las personas cambiarían de iglesia por la doctrina

Otro dato levantado fue la concordancia de los miembros con lo que es enseñado por el pastor.

Publicado

en

EE.UU.- Una investigación realizada por LifeWay Research reveló datos importantes sobre el tipo de relación que los fieles establecen con sus iglesias, indicando que la mayoría se preocupa más por la visión doctrinal que con cuestiones paralelas, como la calidad de la música o el estilo de predicación del pastor .

La metodología utilizada fueron entrevistas cualitativas, con 1.010 participantes, de los cuales el 54% al ser cuestionados sobre lo que les harían cambiar de iglesia, ellos respondieron “si la iglesia cambia su doctrina”.

El cambio de vivienda quedó en segundo lugar, siendo el 48%, seguido del 19% de los que afirmaron cambiar de iglesia si el pastor cambia el estilo de predicación. Los datos revelan que la preocupación de los miembros con la cuestión doctrinal es fruto de la identificación que poseen con sus creencias personales, así como por el interés de querer aprender más sobre Dios y la Biblia.

El 52% cree que la doctrina de la iglesia que frecuentan está “completamente alineada” con sus creencias, mientras que menos del 3% sólo dijeron no conocer bien las doctrinas o no estar alineadas con ellas.

Nivel de instrucción

Otro dato levantado fue la concordancia de los miembros con lo que es enseñado por el pastor. Entre el público de postgrado, el nivel de alineamiento doctrinal cae al 35%. Cuanto mayor es el nivel de instrucción, mayor es la tendencia del miembro a discrepar de las enseñanzas doctrinales de la iglesia.

A las denominaciones que presentaron mayor consistencia doctrinal fueron las iglesias no-denominacionales, siendo el 61%. Es decir, iglesias independientes, seguido de bautista (57%), luterano (43%) y metodista (25%), de acuerdo con LifeWay Research.

Por último, la mayoría de los miembros (76%) creen que la iglesia es un lugar necesario para el crecimiento espiritual, contrariando algunas perspectivas que incentivan la desvinculación denominacional.

Los números también sugieren que muchas actividades que apuntan a atraer al público, como el énfasis en ciertos estilos de predicación o el atractivo musical, no son muy apreciados por los miembros, lo que puede significar una señal de madurez teológica de los miembros entrevistados.

[ Fuente: Life Way Researh ]

 

Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas