Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Ministerios

Gospel for Asia pide un millón de oraciones para transformar a Dalits de la India

“No podemos permitir que esta situación persista. Te necesitamos para ser parte de esta iniciativa, tú tienes el potencial de transformar la vida de millones de personas, al orar por ellos y ser parte de este movimiento de cambio”, dice Gospel for Asia.

Publicado

en

Gospel for Asia, ha creado una novedosa iniciativa para que los cristianos oren por millones de personas, basados en la realidad de la película: De pobre a millonario (“Slumdog Millionaire”) en el subcontinente indio.

En el 2008 Danny Boyle, sorprendió con el éxito de su película mostrando como muchos sobreviven en los barrios difíciles y el submundo de Mumbai.

Gospel for Asia, se ha inspirado en la película, y pide “Un Millón de Oraciones por los Pobres” (Slumdog Million-Prayer), para transformar la vida de los Dalits que son más de 300 millones de personas que siguen sufriendo discriminación y opresión por parte del sistema de castas de la India.

Los Dalits, han sido tradicionalmente considerados como “intocables”, la clasificación es la parte inferior del sistema de castas.

A pesar que se eliminó el sistema de castas hindú, el 4 de noviembre de 2001, Gospel for Asia, dice que “nada ha cambiado para ellos”.

La baja condición de los Dalits hace que sea difícil para ellos asegurar un empleo digno porque los únicos que encuentran son trabajos serviles y degradantes, obligándolos a vivir encarcelarlos en una vida de pobreza.

Gospel for Asia, tiene la esperanza de que los cristianos se inscriban para orar por los Dalits el 4 de noviembre y que más de un millón de personas oren durante todo el día.

Desde que inició el año la organización ha estado pidiendo a los cristianos unirse para lograr el objetivo de un millón de oraciones por los Dalits.

“No podemos permitir que esta situación persista. Te necesitamos para ser parte de esta iniciativa, tú tienes el potencial de transformar la vida de millones de personas, al orar por ellos y ser parte de este movimiento de cambio”, dice Gospel for Asia.

Mas información en el siguiente enlace está en inglés pero llenar el formulario es simple y sencillo: http://www.slumdogmillionprayer.org/

Continuar Leyendo
Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Dejar una respuesta

Ministerios

Buscan un millón de intercesores para orar por no alcanzados

Fundador de JUCUM y líder de la IHOP creen que la oración es esencial para la evangelización mundial

Publicado

en

EE.UU.- Durante más de medio siglo la Juventud Con una Misión (JOCUM) movilizó a cristianos en todo el mundo para cumplir la Gran Comisión y ganar almas para Cristo. Creada originalmente para ser una misión de jóvenes, acabó transformándose en una de las mayores organizaciones misioneras de la Tierra.

Hoy posee cerca de 2.000 “bases” en 191 países, reuniendo decenas de miles de misioneros pertenecientes a cientos de denominaciones. Además de misioneros efectivos, otras 5 millones de personas ya pasaron por la misión, involucrándose en programas misioneros a corto plazo.

El fundador de JUCUM, Loren Cunningham, tenía sólo 20 años cuando recibió una visión de Dios. En ella, el Señor le mostró que millones vendrían a Cristo a través del trabajo de jóvenes. A los 82 años de edad, Loren continúa involucrado en la obra. Actualmente participa en un proyecto que busca levantar obreros para traducir la Biblia en 639 idiomas donde todavía no está disponible.

Además, está empeñado en levantar 1 millón de intercesores. Consciente de que no podía alcanzar ese objetivo audaz solo, se unió a un ministerio reconocido en esa área: la Casa Internacional de Oración (IHOP), con sede en Kansas City (EEUU).

Los dos ministerios tienen mucho en común. Mike Bickle, fundador de IHOP, es un visionario que desde hace décadas motiva a miles de personas a convertirse en intercesores a tiempo completo. El IHOP difunde su visión para el mundo y ya tiene una “base misionera” en Brasil, en Florianópolis .

En septiembre de 2016, los líderes de JOCUM y de IHOP se reunieron por una semana de intercesión en conjunto. Al final de ese período, Loren Cunningham dijo que era necesario dar un paso más grande. Él sabía que detrás de todo misionero eficaz existe un gran equipo de intercesores.

“Usted necesita sostener a los misioneros en oración”, dice Loren. “Y si usted no tiene un ministerio de oración, acaba envolviendo en una lucha que usted no puede vencer, pues es una lucha contra el enemigo. Usted necesita el apoyo de la oración”.

Desde entonces, él y Mike Bickle formalizaron una asociación de los ministerios y se están dedicando a levantar un millón de personas para orar por los no alcanzados.

Oración y acción

Ante los obreros de las dos misiones, Mike declaró. “El mayor movimiento misionero de la historia necesita tener la mayor cobertura de oraciones de la historia”.

Después de sólo unos meses de la asociación, Loren dice que es posible notar la diferencia. Él llama el movimiento de oración del “combustible espiritual” que está provocando el despertar espiritual en todo el mundo.

“En Oriente Medio, cada vez más la gente está teniendo visiones con Jesús”, destaca Loren. Mencionando el crecimiento en China, que reconocidamente está viendo más gente entregarse a Cristo que cualquier otro país, Loren cree que veremos “la mayor cosecha espiritual que el mundo ya conoció”. En varios lugares, el nivel de persecución ha aumentado también lo que, paradójicamente, es vista de una manera distinta por él.

“Tenemos una persecución creciente en todo el mundo, pero esa persecución ocurre porque el enemigo tiene miedo”, insiste. Habiendo viajado por casi todas las naciones, él evalúa: “Estamos preparados para el mayor despertar espiritual que el mundo ha conocido”.

Mientras algunos cristianos ven el cumplimiento de las profecías en medio de muchos acontecimientos recientes. “Literalmente millones de personas han sido perjudicadas por desastres naturales”, recuerda. “También tenemos terrorismo, son guerras y rumores de guerras en Afganistán, en Irak y en otros lugares. Cuando empezamos a entender lo que Dios está haciendo necesitamos llevar la Biblia – o al menos un poco de la Palabra de Dios – a todos los hogares del mundo. Cuando lo hacemos, el resultado se verá en las cosas maravillosas que Dios va a hacer a continuación”.

Le puede interesar: Satanistas dicen que trabajan contra Trump y cristianos

[ Fuente: Charisma News ]

Continuar Leyendo

Ministerios

Cristiano adopta más de 100 niños que serían abortados

“Estos niños tienen ahora un hogar seguro. Estoy dispuesto a ayudar y a enseñarles a ser buenas personas”, explica. A pesar de que su vida no es fácil, el albañil de 50 años, no piensa en dejar de adoptar bebés en esta situación.

Publicado

en

VIETNAN. – En 2001, cuando la esposa del vietnamita Tong Phuoc Phuc estaba embarazada, esta tuvo muchas complicaciones y un parto difícil. En una ocasión cuando él visitaba a su esposa que se recuperaba en el hospital, Phuc se dio cuenta de que muchas mujeres embarazadas entraban a la sala de partos, pero salían sin ningún niño en sus brazos.

Cuando vio a los médicos que jugaban con los fetos en la basura, comprendió lo que estaba ocurriendo. Tocado, pidió los cuerpos de los niños. Haciendo uso de su poca economía como un trabajador albañil, reunió dinero para comprar una pequeña parcela de tierra para poder enterrar a esos bebés.

Su esposa pensó que se había vuelto loco, pero él continuó haciendo lo que él pensaba que era correcto. En el lugar están enterrados más de 11.000 fetos abortados. Algunas madres comenzaron a ir al cementerio improvisado para orar por los niños que habían abortado, según la tradición religiosa local. Su fama se extendió y las mujeres embarazadas que pensaban abortar comenzaron a pedirle ayuda.

Cementerio de fetos abortados

Phuc, es parte de la minoría cristiana en Vietnam, donde más del 85% de la población se identifica con el budismo. Como muchos creen en la reencarnación, muchas madres no se sienten culpables. Preocupado porque las mujeres venían a él, decidió utilizar su propia casa para que allí se quedasen.

También se ofreció para llevar los bebés no deseados. Finalmente, adoptó más de un centenar de niños que serían abortados. Con el tiempo, se las arregló para convencer a 27 de ellas a volver para recoger a sus hijos. Otras 35 mujeres comenzaron a vivir en una casa que construyó especialmente para ellas, para lograr mejores condiciones de vida.

Tradición en la elección de los nombres

Desde que comenzó el proceso de adopción, todos los chicos se llaman Vihn (honra), y las chicas son llamadas Tam (corazón). El segundo nombre es siempre el de la madre, o la ciudad de origen de la misma, para facilitar su identificación si la madre vuelve a buscar al bebé. Para dejar en claro, considera a todos como sus hijos, el último nombre de todos es Phuc, parte de su gran familia.

Algunos de los hijos de Tong Phuoc

Él sigue gastando la mayor parte de sus ingresos en apoyo a los niños y también recibe donaciones. Ha sido elogiado por el presidente de Vietnam, pero no recibe fondos del gobierno. Su trabajo es difundido en una página de Facebook que muestra cómo él ha sido conocido en diversas partes del mundo.

“Estos niños tienen ahora un hogar seguro. Estoy dispuesto a ayudar y a enseñarles a ser buenas personas”, explica. A pesar de que su vida no es fácil, el albañil de 50 años, no piensa en dejar de adoptar bebés en esta situación. “Voy a seguir haciendo este trabajo hasta mi último aliento de vida, y animo a mis hijos a seguir ayudando a otras personas desfavorecidas”, enfatizó.

Continuar Leyendo

Ministerios

Cristiano adopta más de 100 niños que serían abortados

“Estos niños tienen ahora un hogar seguro. Estoy dispuesto a ayudar y a enseñarles a ser buenas personas”, explica. A pesar de que su vida no es fácil, el albañil de 50 años, no piensa en dejar de adoptar bebés en esta situación.

Publicado

en

VIETNAN. – En 2001, cuando la esposa del vietnamita Tong Phuoc Phuc estaba embarazada, esta tuvo muchas complicaciones y un parto difícil. En una ocasión cuando él visitaba a su esposa que se recuperaba en el hospital, Phuc se dio cuenta de que muchas mujeres embarazadas entraban a la sala de partos, pero salían sin ningún niño en sus brazos.

Cuando vio a los médicos que jugaban con los fetos en la basura, comprendió lo que estaba ocurriendo. Tocado, pidió los cuerpos de los niños. Haciendo uso de su poca economía como un trabajador albañil, reunió dinero para comprar una pequeña parcela de tierra para poder enterrar a esos bebés.

Su esposa pensó que se había vuelto loco, pero él continuó haciendo lo que él pensaba que era correcto. En el lugar están enterrados más de 11.000 fetos abortados. Algunas madres comenzaron a ir al cementerio improvisado para orar por los niños que habían abortado, según la tradición religiosa local. Su fama se extendió y las mujeres embarazadas que pensaban abortar comenzaron a pedirle ayuda.

Cementerio de fetos abortados

Phuc, es parte de la minoría cristiana en Vietnam, donde más del 85% de la población se identifica con el budismo. Como muchos creen en la reencarnación, muchas madres no se sienten culpables. Preocupado porque las mujeres venían a él, decidió utilizar su propia casa para que allí se quedasen.

También se ofreció para llevar los bebés no deseados. Finalmente, adoptó más de un centenar de niños que serían abortados. Con el tiempo, se las arregló para convencer a 27 de ellas a volver para recoger a sus hijos. Otras 35 mujeres comenzaron a vivir en una casa que construyó especialmente para ellas, para lograr mejores condiciones de vida.

Tradición en la elección de los nombres

Desde que comenzó el proceso de adopción, todos los chicos se llaman Vihn (honra), y las chicas son llamadas Tam (corazón). El segundo nombre es siempre el de la madre, o la ciudad de origen de la misma, para facilitar su identificación si la madre vuelve a buscar al bebé. Para dejar en claro, considera a todos como sus hijos, el último nombre de todos es Phuc, parte de su gran familia.

Algunos de los hijos de Tong Phuoc

Él sigue gastando la mayor parte de sus ingresos en apoyo a los niños y también recibe donaciones. Ha sido elogiado por el presidente de Vietnam, pero no recibe fondos del gobierno. Su trabajo es difundido en una página de Facebook que muestra cómo él ha sido conocido en diversas partes del mundo.

“Estos niños tienen ahora un hogar seguro. Estoy dispuesto a ayudar y a enseñarles a ser buenas personas”, explica. A pesar de que su vida no es fácil, el albañil de 50 años, no piensa en dejar de adoptar bebés en esta situación. “Voy a seguir haciendo este trabajo hasta mi último aliento de vida, y animo a mis hijos a seguir ayudando a otras personas desfavorecidas”, enfatizó.

Continuar Leyendo

Más leídas