nav
Lunes 20 de Agosto de 2018

Musulmán se rinde a Cristo tras ver manos de Jesús curando su cuerpo

Con una enfermedad que asolaba a la familia hace años, el muchacho fue curado a través de la oración de misioneros.

  • Evangelismo    
  • 15 jun 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

MEDIO ORIENTE.- Una familia que seguía rigurosamente todas las leyes del Islam fue profundamente tocada por el poder de Dios, después que uno de sus hijos fue curado a través de la oración de misioneros.

Aslam creía que seguir las reglas rígidas del Islam era la única forma de llegar al cielo. El padre de tres niños y tres niñas, él y su esposa quedaron sacudidos cuando el hijo mayor de 15 años, fue golpeado por una enfermedad grave y murió.

Cuando el segundo hijo cumplió 15 años, fue afectado por la misma enfermedad que mató a su hermano. Aslam y su esposa buscaron todos los recursos de su religión, pero nada cambió. Hasta que un día recibieron la visita de misioneros de la organización Biblias para Oriente Medio.

Sin embargo, no fueron bien recibidos. “¿Cómo osan venir a mi casa? No necesitamos sus oraciones”, dijo Aslam, furioso.

Aslam y su esposa llevaron a su segundo hijo a otro país en busca de un tratamiento más avanzado, pero el adolescente falleció. En el vuelo de regreso a casa, llevando el cuerpo del hijo muerto, ellos conocieron una pareja árabe cristiana que los apoyó en todo el proceso.

La amistad entre las dos parejas continuó fortaleciendo y las conversaciones sobre sus religiones eran frecuentes.

Algunos meses después, el tercer hijo de Aslam también se enfermó y sus amigos árabes cristianos fueron a visitarlo, acompañado de los mismos misioneros que fueron expulsados ​​antes.

Aslam los reconoció, pero les permitió entrar en su casa. Después de que su esposa oyó a la amiga cristiana hablar sobre la importancia de la oración en el nombre de Jesús, pidió que los misioneros oraran por el niño.

Poder del Evangelio

Los misioneros contaron sus testimonios de conversión a la familia y hablaron sobre el Evangelio de Jesús. De repente, oyeron al niño enfermo decir: “Yo creo en Jesús como mi Señor y Salvador”.

El chico pidió una oración y luego relató que sintió las manos de un hombre tocando todo su cuerpo. Él también sintió un olor malo salir de su cuerpo y luego estaba envuelto por un aroma suave. Él también tuvo un vislumbre de dos manos y notó cicatrices en ellas.

En aquel instante, todo el dolor desapareció y dejó su cama, mientras todos observaban espantados. Ante el milagro, toda la familia entregó su corazón a Jesús. Desde entonces, ninguna enfermedad asoló a la familia y todos pasaron a formar parte de una iglesia en Oriente Medio.

* Los nombres citados en la materia son ficticios, por razones de seguridad.

[ Fuente:Bibles for Mideast ]