Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Opinión

La depresión es una enfermedad… algunos creen que es un “demonio”

La depresión es una enfermedad, y así como la diabetes, si no tiene atención profesional te puede llevar a la muerte.

Publicado

en

Por Ulises Oyarzún. – Por mucho tiempo en las iglesias evangélicas se pensó que la depresión era un simple estado de ánimo. Algunos más carismáticos creían que era un “demonio”.

Es evidente que como cristianos siempre, históricamente, nos ha costado horrores escuchar las voces que provienen de la ciencia, es como si camináramos rezagados, a bastante distancia de los avances interdisciplinarios.

Mientras parte del mundo vive en la modernidad, otros en la posmodernidad, me parece que muchos evangélicos, tanto en moral, como en conocimiento, vivimos en tiempos pre científicos y pre modernos.

Históricamente, a los cristianos les ha costado horrores reconocer que el mundo no era plano. Quemaron personas por no aceptar que la tierra era la que se movía.

Cuando nacieron las Repúblicas, con Biblia en mano insistieron que el único modelo era la monarquía.

Hundieron en el horror a cientos de seres humanos por su color de piel, y quienes más defendían el sistema esclavista fueron hombres devotos amparados en los textos de San Pablo.

Hoy basados en textos parecidos les ha costado un mundo darles el espacio a las mujeres, como si fueran seres humanos de segunda categoría.

Para qué decir de quienes defienden lo indefendible, se atreven a cuestionar estudios que aparecen en prestigiosas revistas de ciencias y que son el consenso de muchos paleontólogos y arqueólogos, que nos dicen, que antes que apareciera el ser humano en el planeta, el mundo ya era un lugar hostil, terrible donde la única manera de sobrevivir era o huyendo o matando al más débil… Y así, suma y sigue.

Y con respecto a la depresión, y a las enfermedades mentales, estamos en deuda.

Una, porque nos ha costado asumir que la ciencia en muchos sentidos ha tenido razón.

Y otra, porque en vez de tener comunidades terapéuticas en nuestras iglesias, muchas son comunidades que atraen y perpetúan los problemas psicológicos y psiquiátricos. Partiendo de líderes con serias patologías.

La depresión es una enfermedad, y así como la diabetes, si no tiene atención profesional te puede llevar a la muerte.

Así que, si tiene depresión y su líder o la iglesia cuestiona su espiritualidad porque usted quiere atenderse con un profesional, un consejo: Huya de ahí, pida ayuda, sus hijos y su familia lo (la) necesitan, y busque una comunidad de fe, pero esa que tiene una Biblia en la mano, pero se ha abierto a tener criterio y sentido común.

Ulises Oyarzún
Escritor, teólogo, comunicador.
Pastor Vástago Epicentro

SU OPINIÓN TAMBIÉN NOS IMPORTA
Envíe sus “Cartas al Director” y comentarios sobre actualidad a opinion@noticiacristiana.com. El texto no debe superar los 1.200 caracteres (incluyendo espacios). Debe especificar su nombre completo y enlace a su perfil Facebook (sólo se publicará su nombre y apellido). NoticiaCristiana.com se reserva el derecho a publicar y editar los textos, ajustarlos respecto a sus estándares editoriales, particularmente a la exigencia de un lenguaje respetuoso y sin descalificaciones.

Opinión

¿Pueden los cantantes o bandas cristianas participar en premiaciones de música secular?

Todo aquel que quiera participar del Grammy Latino u otra ceremonia premiada debería examinar sus motivaciones y preguntarse: ¿por qué quiero obtener el premio?

Publicado

en

Por Noel Navas. – El Grammy Latino es el mayor premio de la industria de la música secular a nivel iberoamericano. Emulando las premiaciones de los Grammy estadounidenses, desde 2000 se premia la música latina y desde 2002 se incluyó la categoría a la música cristiana. ¿Es correcto entonces que los ministerios musicales sometan a evaluación sus producciones para intentar obtener el premio? Depende.

Como dije en la respuesta anterior, en el cristianismo las motivaciones son muy importantes a la hora de definir si algo es bueno o es malo. Por lo tanto, todo aquel que quiera participar del Grammy Latino u otra ceremonia premiada debería examinar sus motivaciones y preguntarse: ¿por qué quiero obtener el premio? ¿Por qué quiero estar en dicha plataforma? ¿Es porque tengo un deseo desmedido de ser reconocido, alcanzar popularidad y ser famoso o porque dicho galardón podría abrirme puertas para influenciar con el evangelio y de forma más amplia a mi generación?

Hace unos años vi una entrevista que un medio de comunicación cristiano le hizo al cantante español Marcos Vidal y dónde le preguntaron acerca de las premiaciones a las que me estoy refiriendo.

Él dijo que en un país como España —donde hay poco porcentaje de creyentes— ganar el Grammy Latino le hacía mucha ilusión por las puertas que podrían abrirse para poder testificar a una mayor audiencia. Vamos, quienes conocemos la trayectoria ministerial de Vidal y su compromiso con su iglesia local, no dudaríamos de la sinceridad de sus palabras y bueno, al final, ganó el Grammy Latino en 2016.

Hace unos meses un amigo cantante lanzó una producción musical de gran calidad. Resulta que después de que me obsequió su disco, tuve un sentir muy particular que no me dejó en paz durante varias semanas.

 Así que cuando tuve la oportunidad de conversar con él, le dije algo como esto: “Fulano, lo que te voy a decir a continuación no lo tomes de parte del Señor ni como una profecía personal. Lo que he sentido desde hace varias semanas acerca de tu grabación es que no debes meterla a los Grammy ni a los Premios Arpa. Algo me dice que si lo haces podrías exponerte a tentaciones de orgullo y de vanagloria que probablemente no estés preparado para enfrentar. Así que esto es lo que quería decirte, que tú no necesitas participar de esos premios para que Dios te levante ni para consolidar tu ministerio. Lo que necesitas es buscar más del Señor, serle fiel y esperar que él te siga levantando como la ha estado haciendo todos estos años”.

Mi punto es que lo que yo le aconsejo a cantantes y bandas es que antes de meter sus grabaciones al Grammy o a cualquier otro tipo de premiación secular, examinen concienzudamente sus motivaciones. Si en oración y consejo pastoral descubren que verdaderamente tiene buenos motivos, ¡adelante!, participen. Sin embargo, si fuera el caso de que descubren que hay rasgos de “vanagloria” (1 Juan 2:16), entonces sería mejor no exponerse a ese tipo de plataformas.

Otro elemento a considerar en todo esto del Grammy Latino, es que hay ciertas realidades detrás que hacen que estos galardones estén más orientados al marketing que a otra cosa. Yo no digo que no se pretenda premiar a lo mejor de la industria o que las grabaciones nominadas no posean la excelencia requerida y mucho menos, que haya alguna clase de sesgo a la hora de escoger el ganador. No, pero…

…amigos que han trabajado en compañías cristianas me han confirmado que las disqueras no necesariamente inscriben en la categoría de Mejor Álbum Cristiano a las mejores producciones, sino aquellas que, siendo excelentes, les conviene mercadear en los meses posteriores a la premiación.

Esto si un cantante o banda forma parte de un sello discográfico. Pero ¿qué de quienes no forman parte de uno? Aunque no es imposible lograr una nominación, es más complicado para quienes son independientes. En este sentido, los ministerios musicales deben tener expectativas realistas acerca de la posibilidad de ser nominados y tener mucho cuidado de no desanimarse o resentirse por no ser considerados para el galardón.

Un último elemento que considerar es el hecho de que, si un cantante o banda es nominado al Grammy o a cualquier otro premio secular, en teoría debería asistir a la ceremonia de premiación, la cual la mayoría de las veces es televisada. Y, aunque el Grammy al Mejor Álbum Cristiano es entregado antes de la ceremonia, aquí entra en juego el tema de si es correcto que un cantante o banda cristiana asista a este tipo de eventos ya que se equipara a un concierto secular. Por lo tanto, ¿es correcto ir? Yo creo que mi respuesta a la pregunta No. 9 se aplica y, por ende, puede que no sea apropiado asistir debido a que los shows que suelen realizar contienen un alto contenido de sensualismo e incluso, paganismo que, francamente, no es correcto presenciar.

El caso más notorio de un cristiano asistiendo a este tipo de ceremonias fue el de la cantante Natalie Grant, quien estaba nominada a la categoría cristiana y que se salió de la ceremonia del Grammy estadounidense en 2016 a causa de algunos de los puntos del programa. Aunque después ella aclaró que se salió antes de la boda masiva que se llevó a cabo y donde casaron a 33 parejas homosexuales y heterosexuales en vivo y en directo, la pregunta es legítima: ¿es correcto que un cantante o músico cristiano presencie este tipo de shows? ¿Un cristiano debería sentarse a ver bailes sensuales, incitaciones a la vanagloria y la glorificación del pecado? Obvio que no.

Para terminar, puede que algunos podrían estarse preguntando si esto de participar en ceremonias premiadas aplica también a los Premios Arpa, los Dove Music Awards en EE.UU. u otras premiaciones a la música cristiana. ¿Es correcto que sometan sus producciones a nominación? Yo estoy consciente de las críticas de algunos pastores ante este tipo de premiaciones; sin embargo, no hay ninguna base bíblica para afirmar que concursar en este tipo de ceremonias es pecado o contrarias a las enseñanzas del evangelio. De nuevo: lo bueno o malo de participar en este tipo de eventos estriba en las motivaciones. En este sentido, si alguien tiene motivaciones puras, ¿por qué no inscribirse? Y bueno, si tuviera motivaciones impuras yo no lo le comendaría entrar, sino recordar las palabras del apóstol Pablo: “nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo” (Filipenses 2:3, RV60).

Noel Navas
Escritor, músico.
Universidad Evangélica de El Salvador
Autor del libro: El cristiano ante la música secular

SU OPINIÓN TAMBIÉN NOS IMPORTA
Envíe sus “Cartas al Director” y comentarios sobre actualidad a opinion@noticiacristiana.com. El texto no debe superar los 1.200 caracteres (incluyendo espacios). Debe especificar su nombre completo y enlace a su perfil Facebook (sólo se publicará su nombre y apellido). NoticiaCristiana.com se reserva el derecho a publicar y editar los textos, ajustarlos respecto a sus estándares editoriales, particularmente a la exigencia de un lenguaje respetuoso y sin descalificaciones.

Continuar Leyendo

Opinión

La realidad de muchas iglesias chilenas respecto al tema del Obispo Durán

El daño que ellos hacen es enorme a muchos pastores e iglesias y a la buena noticia del evangelio.

Publicado

en

 El Otro Canuto. – Todos estamos siendo testigos en este momento de los comentarios sobre las declaraciones que dio le obispo pentecostal Eduardo Durán Castro en calidad de imputado por el delito de lavado de activos, en las que señaló recibir 30 millones de pesos (45.000 dólares) mensuales de la iglesia por concepto de diezmo.

1: Es preciso señalar, en honor a la verdad y justicia, que esta es una realidad de muchas iglesias, especialmente las pentecostales criollas tipo “iglesia metodista pentecostal, iglesia evangélica pentecostal” y sus derivados. Es una realidad grave, conocida por todos desde hace años, es pecaminosa, y condenable con toda su fuerza.

2: Es preciso señalar, en honor a la verdad y a la justicia también, que no es la realidad de todas las denominaciones evangélicas, ni de todas las denominaciones pentecostales, existen muchísimas iglesias cuya realidad es completamente inversa, son iglesias transparentes, donde se fija un sueldo razonable y digno, y muchas veces (lamentablemente) indigno para pastores que trabajan a tiempo completo.

El comentario entre muchas iglesias bautistas, metodistas, presbiterianas, aliancistas, asambleístas etc., es que cuando alguien pone sobre si la tarea de ser pastor, esto es sinónimo de escasez económica. De manera que es injusto “echar a todos en el mismo saco”. El daño que ellos hacen es enorme a muchos pastores e iglesias y a la buena noticia del evangelio.

3: Contribuye notablemente a este “echar a todos en el mismo saco”, la enfermiza y deliberada afirmación que hace Durán y muchos pastores de la iglesia metodista pentecostal de ser LA iglesia evangélica, de ser “EL” pueblo evangélico. Así, ellos no dudan en llamarse a sí mismos LOS representantes del pueblo evangélico, ser LA CATEDRAL evangélica de Chile, LA CATEDRAL evangélica de Puente Alto, LA CATEDRAL evangélica de Maipú, etc.

Este elemento monopolizador, es una derecha mentira y un incentivo aún más grande para la conocida visión de “pastor canuto = ladrón”. La prensa, asimismo, por su desconocimiento de la realidad evangélica, y por su permanente exposición de “lo peor de lo evangélico” e invisibilización histórica de los aportes buenos de los evangélicos al país, contribuye notablemente a este problema.

La prensa, asimismo, por la vocación de iglesia popular y minoritaria de las iglesias evangélicas, no suele tener mayores problemas para dejar en vergüenza a iglesias evangélicas que cometen actos inmorales y/o delictivos, mas nunca suelen hacerlo – en sentido económico al menos- con la enormísima cantidad de dinero que maneja la Iglesia Católica Romana como iglesia dominante y con enormes canales de poder en Chile y el mundo, me parece justo señalarlo.

4: En mi opinión legal, el proceso seguido contra Durán no terminará en una condena. Esto porque en realidad su enriquecimiento inmoral, anti bíblico y anticristiana, que le permite ganar más de 100 veces el mínimo, no tiene su origen en un delito, sino en un vacío de la ley de culto, y en la desidia histórica del Ministerio de Justicia que ha dejado pasar la constitución de personas jurídicas religiosas sin reparar en los artículos de la misma que deliberadamente permiten el enriquecimiento de sus pastores, de esta forma, lo que se le imputa, esto es, el lavado de activos, no prosperará.

La realidad del enriquecimiento pecaminoso de muchos pastores en Chile es conocida desde hace años por la clase política, que no ha hecho nada contra ella para no perder votos o para amarrarlos hacia sí.

Esta situación surge – a mi juicio- simplemente por un asunto político: desde que Durán decidió incursionar directamente en la política, en los supuestos de la democracia, está obviamente bajo el escrutinio público y bajo los supuestos de la democracia que demandan probidad, transparencia e intachabilidad.

Es por este motivo que este proceso recae sobre él y no sobre otros pastores que están en la misma situación y que no han incursionado en política partidista, como el fallecido Obispo IMP Javier Vásquez Valencia que se hizo multimillonario con la iglesia, el actual Obispo IMP Bernardo Cartes Venegas, el obispo IMP Unida Juan Ormeño, o el Superintendente IEP Daniel Sepúlveda González.

El pastor Durán dice que esto se trata de persecución de tipo política, y razón tiene en parte, simplemente a los demás se les deja enriquecerse sin problemas por cuanto no participan de la política de la misma forma que él, y por lo tanto no están sujetos a este escrutinio.

5: Se debe reformar con urgencia la ley de culto para solucionar en parte este problema. Michelle Bachelet presentó un proyecto de ley que establecía de forma muy tímida la obligación mínima de que las instituciones religiosas sujetas al derecho público tuvieran transparencia económica. El proyecto duerme en el congreso y es objeto del lobby evangélico conservador en RN para bajarlo, lo más probable es que eso pase.

6: Las iglesias que tienen esta estructura no ignoran esta situación, la cual conocen y está establecida en sus estatutos en forma expresa, señalando que sus pastores vivirán del diezmo sin límite alguno, así lo dicen directamente tres de las más grandes entidades religiosas pentecostales: la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile de Derecho Público (artículo 101 de su Estatuto), la Iglesia Evangélica Pentecostal (artículo 63 de su Estatuto), y la Iglesia Metodista Pentecostal de Derecho Privado (artículo 54 de su Estatuto).

Esto ha sido realizado a vista y paciencia no solo de la Congregación, sino también del Estado adicionalmente no poseen auditorías internas ni externas, dejando la administración de todos los dineros de la iglesia local al pastor y a las personas que ellos nombran, lo que permite una total discrecionalidad en la administración, sin controles.

 Las iglesias transparentes y razonables en cambio usan el diezmo y las ofrendas como financiamiento de la institución, fijan sueldos para pastores, y tienen controles administrativos.

7: De esta situación se deriva que los pastores de estas iglesias no transparentes y que tienen iglesias locales grandes sean multimillonarios, y los pastores de iglesias pequeñas de la misma organización, puedan pasar grandes penas e injusticias económicas. De hecho, inicialmente, siempre es así.

8: Por lo dicho, es posible sostener que la declaración de Durán es solo parcial, puesto que en estas iglesias los pastores y normalmente sus familiares cercanos, hijos, yernos, etc. administran la iglesia como si administrarán su propia casa o como un negocio familiar, y disponen libremente también de las ofrendas, los bienes y de abultados regalos que suelen recibir de sus congregaciones.

El rango de tesorero normalmente lo tienen miembros de su familia, o hermanos muy cercanos, elegidos por ellos mismos, quienes son fieles y leales a ellos en esta administración personalista, y no por la congregación misma.

9: Las iglesias metodistas pentecostales, y la evangélicas pentecostales, que reconocen su origen en el avivamiento de 1909 con el pastor Hoover no partieron de esta forma, históricamente el pastor Hoover recibía sueldo, y el dinero era administrado por la congregación para la obra social, dicho pastor consideraba inmoral siquiera recibir regalos de la Congregación.

Este cambio se produce después, cuando se independizan como iglesias criollas sin financiamiento extranjero, eliminado así la necesidad de “rendir cuenta” además que partieron desde una clara y fuerte precariedad económica que no la hacía necesaria, al crecer con los años, pero sin reformarse ni modernizarse, permitió esta obscenidad que no se atreven a atacar y que se cubren entre ellas.

10: Esta característica, es una de las tantas explicaciones de por qué estas iglesias suelen dividirse tanto, por cuanto atrae poderosamente a los mercaderes de la fe, que, con tal de poder obtener la gallina de los huevos de oro, realizan toda clase de cisma para alcanzar la posición que les permita disfrutar sin cuestionamiento del dinero eclesiástico: la calidad de pastor o de obispo. También explica por qué los pastores suelen asegurarse de que algún hijo les reemplace cuando mueren, para seguir disfrutando.

11: El poder político tiene mucho que hacer por acabar con esta locura, pero en realidad, quienes tienen el verdadero poder no son otros que sus congregaciones. Ellos y sólo ellos pueden empoderarse, y comenzar a exigir que se cumpla la Palabra de Dios, que demanda honestidad, que señala como herejes a aquellos que hacen mercadería de la fe, que señala como pecadores a aquellos que obtienen ganancia deshonesta a costa de los débiles y de los pobres. Si, por último, no quieren dejar de asistir a su iglesia, al menos mejor sigan diezmando y ofrendando al Señor dando a los pobres, a los extranjeros, a los necesitados, tal como lo señala Deuteronomio 26. Si no tienen la valentía para enfrentarlos, al menos, pueden boicotearlo.

12: El problema es también teológico, los miembros de estas iglesias, manipulados doctrinalmente, suelen cerrar sus ojos a esta realidad, con argumentos del tipo “Dios será el que pedirá cuenta”, “no toques a mis siervos y a mis profetas” o simplemente con exclusión religiosa. Ellos, a la vez que víctimas son victimarios de esta situación a través de un problema severo de preparación doctrinal y teológica, que les lleva a deformar la tradición evangélica histórica sobre este asunto.

13. No está demás decir que llegará en el momento en que estas personas alegarán que son objetos de persecución o intolerancia religiosa, es decir –en lenguaje cristiano- “persecución por causa del evangelio”. Sin embargo, han de saber, no es evangelio ni justicia hacer mercadería de la fe con palabras fingidas, no es evangelio el servir a dos señores, a Dios y a las riquezas, no es evangelio la deshonestidad, y el hacerse rico a costa de los donativos de los pobres.

14. Otra iglesia que tiene este problema en forma expresa, es la Iglesia Universal del Reino de Dios o conocida también como Pare de Sufrir, dicha iglesia, alejada aún más del cristianismo evangélico, vende milagros, vende objetos religiosos que subasta, y es la iglesia que está detrás de la elección de Bolsonaro en Brasil, la cual ha sido conocida por sus escándalos de corrupción e intolerancia religiosa grave. Dicha iglesia está operativa en Chile, tiene un enorme templo en metro Unión Latinoamericana, y no ha sido tocada ni por las autoridades ni por la prensa. Es un peligro del que hay que estar alerta.

15. Hay que hacer un llamado a las iglesias que sí tienen transparencia económica, sueldos razonables, contralorías internas, a presionar a estas iglesias, a desmarcarse de ellas, y a dejar claros sus trabajos en pos de la ética cristiana en la materia, a fin de rescatar la dura situación evangélica actual. ¿Hasta cuándo vuestra pasividad?

16. Si estás en una iglesia en la que no hay transparencia económica, en la que el tesorero es nombrado por el pastor o es su familia, en que la congregación no tiene control sobre los bienes, sobre los ingresos y egresos, en la que el pastorado controla sin control de la congregación los dineros, no recibe sueldo sino lo que le place de la plata de la iglesia, donde excluyen a los que hacen preguntas por esto, preocúpate, probablemente estás siendo parte de una iglesia en pecado y bajo enriquecimiento inmoral. Posiblemente, no sea una iglesia en serio.

17. En este escenario, mi predicción es: Durán no será condenado, las iglesias a su alero se radicalizarán más en su “combate” a la sociedad, algunos de los más jóvenes y más educados se irán de dicha iglesia, el crecimiento de dicha iglesia disminuirá y también el de las iglesias transparentes, y las incursiones políticas directas de pastores como él puede que se apacigüen o en el peor de los casos se radicalicen al extremo, todo dependerá del nivel de su ambición.

Solo un despertar fuerte, un verdadero avivamiento en su congregación, podría solucionar esto, o quizá un golpe fuerte de parte del poder político, quienes pueden iniciar una fuerte y anhelada persecución moral y legal, o bien pueden extorsionar políticamente a estos sectores para canalizar su apoyo prometiéndoles la mantención del estatus quo a costa de apoyo político, que es lo que hace en este momento S.P. con Durán, quien no ha recibido críticas por sus reformas progresistas de parte de Durán a pesar que él se dice conservador ‘defensor de la familia’.

Blog El otro canuto
Reflexiones sobre evangélicos, fe cristiana, sociedad y contingencia.

SU OPINIÓN TAMBIÉN NOS IMPORTA
Envíe sus “Cartas al Director” y comentarios sobre actualidad a opinion@noticiacristiana.com. El texto no debe superar los 1.200 caracteres (incluyendo espacios). Debe especificar su nombre completo y enlace a su perfil Facebook (sólo se publicará su nombre y apellido). NoticiaCristiana.com se reserva el derecho a publicar y editar los textos, ajustarlos respecto a sus estándares editoriales, particularmente a la exigencia de un lenguaje respetuoso y sin descalificaciones.

Continuar Leyendo

Opinión

10 razones por las que el racismo es pecado

Aquí hay diez razones bíblicas por las cuales el racismo es pecado y ofensivo ante Dios.

Publicado

en

Kevin DeYoung.- La mayoría de la gente sabe que el racismo está mal. Es una de las pocas cosas en las que casi todo el mundo está de acuerdo. Y, sin embargo, me pregunto si (incluso yo) hemos pasado suficiente tiempo considerando por qué está mal.

Fácilmente podemos dar a conocer nuestras opiniones de “por qué odio el racismo”, pero tal vez solo estamos buscando una base moral, o palmaditas en la espalda, o ganar amigos e influir en las personas, o demostrar que no somos como esas personas, o tal vez solo estamos diciendo lo que siempre hemos escuchado decir a todos.

Como cristianos, debemos pensar y sentir profundamente no solo el qué de la Biblia, sino también el por qué. Si el racismo es tan malo, ¿por qué es tan malo?

Aquí hay diez razones bíblicas por las cuales el racismo es pecado y ofensivo ante Dios.

No soy ni más digno o merecedor de dignidad que cualquier otro humano de cualquier otro género, color, o etnia.

1. Todos estamos hechos a imagen de Dios (Gn. 1:27). La mayoría de los cristianos lo saben y lo creen, pero las implicaciones son más asombrosas de lo que podemos imaginar. El racismo ha intentado robarle a los irlandeses, a los afroamericanos, y a muchas otras etnias su exaltado estatus como portadores de la imagen de Dios. Intenta hacerlos similares a los animales. Por supuesto, como hombre blanco, no soy más como Dios en mi ser, no soy más capaz de adorar, ni más hecho con un propósito divino, ni más digno o merecedor de dignidad que cualquier otro humano de cualquier otro género, color, o etnia. Somos más parecidos que diferentes.

2. Todos somos pecadores corrompidos por la caída (Ro. 3:10-20; 5:12-21). Todos los que han sido creados a la imagen de Dios también tienen esa imagen manchada y dañada por el pecado original. Nuestra antropología es tan idéntica como nuestra ontología. Misma imagen, mismo problema. Somos más parecidos que diferentes.

3. Todos somos, si somos creyentes en Jesús, uno en Cristo (Gá. 3:28). Vemos en el Nuevo Testamento que la justificación por la fe no erradica nuestro género, nuestra vocación, o nuestra etnicidad, sino que relativiza todas estas cosas. Nuestra primera y más importante identidad no es masculina o femenina, estadounidense o rusa, negra o blanca, hispana o francesa, rica o pobre, influyente u oscura, sino cristiana. Somos más parecidos que diferentes.

4. La separación de los pueblos fue una maldición de Babel (Gn. 11:7-9); unir a los pueblos fue un regalo de Pentecostés (Hch. 2:5-11). La realidad de Pentecostés puede no ser posible en todas las comunidades; después de todo, Jerusalén tenía a todas esas personas allí debido a un día santo, pero si nuestra inclinación es avanzar en la dirección del castigo de Génesis 11 en lugar de hacia la bendición de Hechos 2, algo está mal.

Cuando tratamos a las personas injustamente no honramos al Cristo que vino a salvar a todos los hombres.

5. La parcialidad es un pecado (Stg. 2:1). Cuando tratamos a las personas injustamente, cuando asumimos lo peor de las personas y los pueblos, cuando favorecemos a un grupo sobre otro, no reflejamos al Dios de la justicia, ni honramos al Cristo que vino a salvar a todos los hombres.

6. El amor verdadero ama como esperamos ser amados (Mt. 22:39-40). Nadie puede decir honestamente que el racismo trata a nuestro prójimo como nos gustaría que nos trataran.

7. Todo el que odia a su hermano es un asesino (1 Jn. 3:15). Lamentablemente, podemos odiar sin darnos cuenta que odiamos. El odio no siempre se manifiesta como una ira implacable, y no siempre (debido a la misericordia de Dios) se traduce en asesinato. Pero el odio es un asesinato del corazón, porque el odio mira a alguien más o a algún otro grupo y piensa: “Desearía que no existieras. Eres lo que está mal en este mundo, y el mundo sería mejor sin gente como tú”. Eso es odio que suena muy parecido a asesinato.

8. El amor se regocija en lo que es verdadero y busca lo que es mejor (1 Co. 13:4-7). No puedes creer todas las cosas y esperar todas las cosas cuando asumes lo peor de las personas y vives tu vida alimentada por prejuicios, convicciones equivocadas, y simple animosidad.

9. Cristo vino a derribar muros entre pueblos, no a edificarlos (Ef. 2:14). Esta no es una promesa recubierta de dulce que pide que todos dejen de lado la doctrina y se lleven bien por el bien de Jesús. Efesios 2 y 3 hablan sobre algo mucho más profundo, mucho más glorioso, y mucho más cruciforme. Si los que hemos sido hechos en la misma imagen, nacidos en el mundo con el mismo problema, encontramos la misma redención a través de la misma fe en el mismo Señor, ¿cómo no podemos acercarnos los unos a los otros como miembros de la misma familia?

10. En el cielo no hay lugar para el racismo (Ap. 5:9-10; 7:9-12; 22:1-5). ¡Ay de nosotros si nuestra visión de la buena vida aquí en la tierra quedará completamente deshecha por la realidad de los nuevos cielos y la nueva tierra! El antagonismo hacia personas de otro color, idioma, u origen étnico es antagonismo hacia Dios mismo y su diseño para la eternidad.

Los cristianos deben rechazar el racismo, y hacer lo que puedan para exponerlo y para que el evangelio lo exponga, no porque amemos las palmaditas en la espalda por nuestra indignación moral, o estemos desesperados por recuperar la autoridad moral, sino porque amamos a Dios y nos sometemos nosotros mismos a la autoridad de su Palabra.

Keven DeYoung
Escritor, teólogo.
Mdiv, Seminario Teológico Gordon-Conwell
Pastor Iglesia Christ Convenant en Matthews, Carolina del Norte

SU OPINIÓN TAMBIÉN NOS IMPORTA
Envíe sus “Cartas al Director” y comentarios sobre actualidad a opinion@noticiacristiana.com. El texto no debe superar los 1.200 caracteres (incluyendo espacios). Debe especificar su nombre completo y enlace a su perfil Facebook (sólo se publicará su nombre y apellido). NoticiaCristiana.com se reserva el derecho a publicar y editar los textos, ajustarlos respecto a sus estándares editoriales, particularmente respecto a la exigencia de un lenguaje respetuoso y sin descalificaciones.

Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas