Connect with us

Pastor

Pastor muere por COVID-19 tras subestimar pandemia

El religioso decidió mantener su iglesia abierta, pese a las recomendaciones de las autoridades que ordenaron respetar el distanciamiento social.

Avatar

Published

on

NOTICIACRISTIANA.COM. – Un pastor evangélico del estado de Virginia, en Estados Unidos, murió por coronavirus, informó el diario El Tiempo.

El pastor de la Iglesia Evangélica Nueva Liberación, obispo Gerald Glenn, murió el pasado domingo 12 de abril después de contraer covid-19, enfermedad producida por el nuevo coronavirus.

Iglesia abierta

Medios locales, aseguran que el religioso decidió mantener su iglesia abierta, pese a las recomendaciones de las autoridades que ordenaron respetar el distanciamiento social para contener la propagación.

En el último servicio, registrado el pasado 22 de marzo de este año, el pastor Glenn minimisó el impacto de la mortal enfermedad.

Obviando las recomendaciones de las autoridades, el pastor prometió a sus feligreses mantener la iglesia abierta. Dijo dijo que los servicios que él prestaba eran esenciales.

Continuaría predicando

Además, manifestó que seguiría predicando “hasta que termine en la cárcel o en el hospital”, según el mismo medio.

El religioso se convirtió en el centro de la controversia debido a su actitud desafiante respecto a la cuarenta y el cierre de las actividades masivas..

Un día después de su última prédica, el gobernador de Virginia, Ralph Northam, tomó la decisión de prohibir todas las reuniones de más de 10 personas.

Frenar el miedo

Según la hija del pastor Glenn, Mar-Gerie Crawley, el religioso decidió llevar a cabo la ceremonia del 22 de marzo para apoyar a los feligreses que tenían miedo del virus. Crawley sostuvo que la intención de su padre no era desafiar las ordenes estatales.

Algunos creyentes señalan que el líder espiritual dijo en su momento que la gente en su iglesia estaba “curada”, días después de la prédica, él y su esposa empezaron a enfermarse.

Dio positivo

Una tarde, sus familiares lo llevaron a un centro médico, donde le hicieron una prueba para comprobar si los síntomas que tenía eran a causa del nuevo coronavirus.

24 horas después, los médicos le informaron a la familia de Glenn era un caso positivo. Después de ir varias veces a urgencias, el estado del religioso empeoró. Aunque los médicos lo trataron y su condición mejoró con la ayuda de un ventilador, no pudieron salvarle la vida.

“Es algo que se vuelve muy real para ti”, dijo Mar-Gerie Crawley a ‘Wtvr’.

“Lo único que le pido a la gente es que entienda la gravedad de la situación. No se trata sólo de nosotros, sino que afecta a todos los que están a nuestro alrededor”, concluyó la hija del pastor muerto, que ahora forma parte de las más de 20.000 víctimas del nuevo coronavirus en EE. UU.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas.


 

Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Enable Notifications.    Ok No thanks