Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Una mujer cristiana llamada Christian Rubina * que vivía en una pequeña aldea en el suroeste de Bangladesh con su esposo y sus dos hijas, no tiene ahora dónde quedarse. Su familia la echó a ella y su hija, porque empezó a seguir a Cristo. 

Hace unos cinco meses, Rubina se encontró con una pequeña iglesia en el pueblo donde el pastor local estaba enseñando sobre la Biblia.

Ella estaba interesada en lo que el pastor estaba hablando y quería saber más. Al no ser cristiana, tenía miedo de entrar a la iglesia. Así que escuchó el servicio fuera del edificio, a través de una ventana, y fue regularmente a escuchar la enseñanza. 

Un día, el pastor local se fijó en ella y se dio cuenta de que nunca la había visto antes. Cuando se dio cuenta de que Rubina estaba escuchando las clases dominicales afuera, salió a presentarle a ella.

El pastor le preguntó a Rubina qué estaba haciendo fuera del pasillo y ella respondió: “Me encanta enseñar, así que estoy escuchando. Me gustaría entregarle mi vida a Jesús y compartirla con mi esposo”. 

Rubina corrió a su casa para contarle a su esposo sobre Jesús y cómo decidió seguirlo. Pero su esposo estaba muy enojado y la golpeó hasta que resultó herida en varios lugares de su cuerpo.

No claudicó

El esposo de Rubina le advirtió que nunca más fuera a la iglesia y le impidió seguir escuchando las enseñanzas sobre Jesús, pero la mujer cristiana no pudo detenerse. Sabía que Jesús era real y quería saber más. Por lo tanto, comenzó a escuchar las enseñanzas en secreto, pero fue atrapada y atacada nuevamente. Fue expulsada de la casa y golpeada por su esposo después de su conversión.

Además de golpear a la seguidora de Jesús, su esposo amenazó al pastor local: “Si continúas haciendo tus actividades religiosas en este pueblo, te golpearé”.

Luego, en junio, el esposo de Rubina se divorció verbalmente de ella; el divorcio oral es una forma islámica de divorcio, por la cual el cónyuge pronuncia la palabra “Talaq” tres veces y el divorcio es efectivo. También la echó de la casa con una clara advertencia de que nunca volvería a entrar en ese lugar.

Rubina y su hija de 18 años, Shalma *, tuvieron que salir de casa. Ni siquiera los padres los padres de Rubina le dieron refugio. De modo que están viviendo temporalmente en la casa de un cristiano local.

La cristiana tenía un trabajo antes de su conversión, pero cuando la echaron de su casa y se divorció, ella también fue despedida y está luchando por encontrar un nuevo trabajo. 

Para la cultura local, las mujeres no deben vivir solas, sin la presencia de un hombre. Por tanto, Rubina y su hija corren el riesgo de ser atacadas por hombres del pueblo.

Aunque su situación parece sombría, Rubina aún mantiene la fe y comparte las buenas nuevas sobre Jesús con su hermana, que está más abierta a comprender el evangelio. Los socios de Open Doors en Bangladesh piden oraciones por los cristianos y ya les han proporcionado alimentos básicos como arroz, aceite de cocina, jabón y patatas.

Foto: Referencia


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.