Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- El matrimonio es un regalo, parte del plan de Dios que tiene para nosotros. Esta unión es el vínculo eterno donde se comparten las bendiciones, el amor, los hijos, las responsabilidades y muchas cosas más. Información recabada por Píldoras de Fe.

Cuidar del matrimonio requiere de bondad, de fe en Dios y de conocimiento.

Algunas veces llevamos malos hábitos a nuestro nuevo hogar que pueden ir fracturando la unión en pareja. Para tener aún mayor conocimiento de esto te dejamos cinco comportamientos que pueden dañar tu relación amorosa:                                                                                                                   

  • Olvidar a la pareja por atender a los niños

Sabemos el vital cuidado que requieren los niños quienes no dependen de nadie más que de sus padres, sin embargo, es importante no descuidar a nuestro conyugue.

El amor debe cultivarse constantemente, y en este sentido, las atenciones y la complacencia con nuestra pareja son importantes.

Si te sirve de motivación, recuerda que los hijos intentarán imitar el matrimonio que crearon sus padres, y qué mejor ejemplo que mostrarles una relación sana y amorosa.

  • Intentar que el otro sea lo que nosotros queremos

Siempre es importante manifestar los desacuerdos que tengamos con nuestras parejas, sin herir, sin odiar u ofender de algún modo.

También en este punto es necesario que para amar podamos comprender al otro y el origen de sus reacciones.

Pero lo más importante es que aprendamos a reconocer que el cambio es una decisión personal y es muy difícil amoldar a nuestra pareja a nuestros propios deseos.

  • Vivir en el pasado

Hay a quienes les cuesta más pasar la página que a otros, y a veces el rencor nos hace seguir recriminándole a la pareja por errores que ya pasaron.

Es importante perdonar como un acto de bondad y de paz. La comunicación en pareja es una herramienta fundamental en el matrimonio, pero cuando las palabras se usan para juzgar constantemente por lo que el otro hizo en el pasado, puede originar una ruptura.

  • No orar juntos

Permanecer constantemente en oración al Señor resulta beneficioso, compartir la fe es un acto de complicidad y de amor.

Hablar con el Señor en compañía de tu pareja y pedirle que fortalezca su matrimonio es un acto que definitivamente traerá bendiciones a la relación.

  • Falta de compromiso

Mantener una relación para toda la vida más que un acto basado en un amorío pasajero, es una decisión comprometida.

Recuerda que habrá días en los cuales no quisieras estar con tu pareja y sientas que los problemas o la convivencia afecten al matrimonio, pero los sentimientos son cambiantes y es ahí cuando debe mantenerse nuestro compromiso de estar juntos.


 Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.- Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas y del mundo.