Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- En medio de la guerra Dios sigue tocando a quienes más lo necesitan y haciéndole un llamado especial para que entreguen su vida a Cristo, es el caso concreto de una musulmana, Salma Halabi (nombre ficticio para proteger la identidad de la fuente) que durante muchos años había pertenecido al grupo al-Qaeda hasta que tuvo la oportunidad de escuchar el Evangelio.

“Yo solía ser una combatiente de al-Qaeda. Tenía un AK-47 y solía ir a pelear con ellos y luego cuidar a los heridos también. Pero vine y escuché el Evangelio y conocí a Cristo. Tenía miedo de decírselo porque temía que me denunciaran y luego me arrestaran”, dijo Halabi.

La mujer ya había visitado la iglesia en Siria durante varios meses pero no tenía el valor de hablar con los líderes y contarles su historia de vida.

Cambio

En medio de una conversación con el pastor de la iglesia, la musulmana le manifestó que se siente gozosa de haber cambiado  su AK-47 con algo que le brinda la máxima protección y la clave para una gloriosa vida cristiana: la Biblia.

“Solía llevar un rifle de asalto AK-47 y luchar para al-Qaeda, además de ser enfermera de combatientes heridos del grupo militante islamista, pero vine a la nueva iglesia y escuché el Evangelio y comencé a venir y llegué a conocer a Cristo”, dijo la musulmana.

Agregó que tenía miedo de decírselo a su líder porque temía que la denunciaran y luego las autoridades la pudieran arrestar.

Las mujeres musulmanas criadas en Afganistán en su gran mayoría no conocen nada sino la guerra. El continuo conflicto entre las fuerzas pro gobierno y el Talibán -las fuerzas insurgentes de línea dura- lleva más de 25 años.

Las fuerzas pro gobierno controlan las ciudades y pueblos más grandes, mientras que el Talibán se ha apoderado de vastas regiones remotas.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas.