Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Abnober, un joven que vivía en  una tribu colombiana comenzó a experimentar las drogas y el alcohol con tan solo 12 años, debido a esto, sus padres decidieron enviarlo  al Abrigo Hogar Cristiano, una escuela de rehabilitación para menores de edad con problemas de adicción.

Mientras él permanecía recluido, sus padres sobrevivían de la pesca y la caza, pero según cuenta el joven, no era un hogar feliz porque su padre era alcohólico. La madre conocía a Dios, pero no practicaba la fe cristiana debido a la persecución en la tribu.

Al pasar el tiempo, el joven comenzó a recibir terapias de rehabilitación y fue comenzando a dejar su problema de las drogas y a su vez estudiaba la secundaria.

“Para mí, este lugar es una gran bendición, porque desde que llegué  he aprendido muchas cosas, como trabajar en equipo, y he conocido  gente que ama a Dios. Esto me ha hecho crecer en mi conocimiento del evangelio,en mi vida espiritual. Es como mi segundo hogar”, dice.

Al pasar un año, el joven regresó a su casa y todos en la comunidad reconocieron que había cambiado mucho tanto físico como espiritualmente.

Aceptaron a Cristo

Este cambio en Abnober causó un cambio en su familia porque vieron el poder de Dios trabajando en sus vidas.

Su madre comenzó a vivir la fe que había conocido durante tanto tiempo, y su padre también comenzó a creer. “Doy gracias a Dios porque mi familia es ahora cristiana”, dice el joven.

Haber aceptado a Cristo le trajo a la familia muchos problemas, la madre fue despedida de su trabajo como niñera por hablarles a los niños de Jesús.

También, se manifestaron contra el tráfico de drogas que se vive en los alrededores de la tribu, lo que generó persecución. 

“Mis padres comenzaron a trabajar con un pastor de la zona. Intentan mantener a los niños alejados del comercio de la cocaína, pero debido a esto, mi padre en particular comenzó a recibir amenazas de muerte. Ya no puede ir a pescar solo, porque pueden matarlo, y cuando sale de la tribu, alguien tiene que ir con él”, dice Abnober.

Pese a todas las dificultades que vive la familia por haber entregado su vida a Cristo, confían en que Dios cuida de ellos  y seguirán evangelizando a más almas.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas.