Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Una mujer llamada Sariah Hastings contó su testimonio en el conocido programa El Club 700, del reverendo, Pat Robertson.

La mujer pasó su vida a manos de proxenetas que se lucraban con su cuerpo.

Hastings contó que a los 4 años fue violada por un pariente, pero no sabía a quién contarle pues su familia también practicaba distintos tipos de perversiones.

 Posteriormente la chica pasó otra situación similar a los 12 años cuando fue abusada, esta vez por un grupo en una fiesta.

Para Hastings el sexo fue la manera de buscar amor, sin embargo, no recibió sino rechazo.

 Sariah aseguró que su reputación era negativa en su ciudad donde era conocida como una chica fácil.

Proxenetas

Sariah ofrecía su cuerpo a través de un proxeneta. La mujer contó que en una oportunidad la amenazó de muerte ya que no había cumplido con su cuota diaria.

Ella pudo pasar de un proxeneta a otro, pero sus problemas se incrementaron pues se hizo adicta a la cocaína y a la metanfetamina.

Sariah aseguró que cortó y quemó parte de su piel ya que se sentía sucia, y posteriormente intentó suicidarse en múltiples ocasiones.

Durante 17 años pasó por distintos proxenetas y ofreció su cuerpo en 33 estados.

Cambio

La mujer decidió escapar cuando estaba embarazada de su segundo bebé, su proxeneta en ese entonces le dijo que le diera el hijo a la familia.

En un centro de recursos para el embarazo en Nueva Inglaterra dijo haber escuchado una oración y comenzó a hacerlo, y luego de eso dice que nació de nuevo.

Sariah contó que ya no tenía esa sensación de asco en su cuerpo y que dejó sus adicciones al cigarro y a la metanfetamina cristal: “No tenía ganas de fumar cigarrillos”, dijo. “Ese fue mi primer momento del Espíritu Santo llenándome con este amor que había estado buscando durante toda mi vida”.

Asimismo, Sariah dijo que perdonó a quienes les hicieron daño y pidió al Señor que la perdonara por todos sus malas acciones.

Sariah hoy trabaja en el área de la salud como una personas nueva, vive con su hijo Noah y también ayuda a mujeres refugiadas a salvar su vida a través de la fe.

“Hay tanta libertad en conocer a Jesús”, dice ella. “Es asombroso. Si sientes que tus pecados son abrumadores y que nunca podrás ser aceptado por Jesucristo, debes saber que ningún pecado es demasiado grande para su amor”.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.- Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas y del mundo.