Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Una pareja y su bebé de cinco meses, firmes en su fe en Dios, representan a muchas otras familias que se han enfermado por COVID-19, una enfermedad que ya ha afectado a más de 6 millones de personas en Brasil, según el Ministerio de Salud . 

Alex Araújo, de 30 años, y su esposa, Bélit Araújo, de 28, ahora forman parte del número de recuperados del nuevo coronavirus, pero contaron lo difícil que fue porque su bebé, Nicolás, de 5 meses, también se había enfermado. 

“Alex se enfermó de garganta, pensamos que era solo gripe, pero el segundo día Nicolás tuvo diarrea y fiebre”, dijo Bélit, quien es una influencer digital .

El médico sospechaba COVID-19, por lo que Alex estaba bajo tratamiento médico, al igual que el pequeño Nicolás para controlarle la fiebre. 

“Estaba muy preocupada, porque Nicolás solo tenía 5 meses”, recordó, y agregó que al tercer día también manifestó síntomas: “Empecé con un dolor leve en la garganta y mucho dolor de cabeza y en todo el cuerpo”, recuerda Bélit.

En los días siguientes, Alex desarrolló nuevos síntomas, perdió el gusto y el olfato. Poco a poco, la diarrea del bebé pasó, pero tenía fiebre y eso preocupó a la pareja: “Cuando llegó la noche, empeoró, me quedé toda la noche con él en mi regazo para que descansara. Él lloriqueaba en mi regazo y yo estaba angustiada, no sabía qué hacer”.

Ver a su bebé tan pequeño sufrir una enfermedad tan grave la asustó: “Solo podía orar y pedirle a Dios que no me lo quitara, porque vi varios casos de bebés que no pudieron resistir”, dijo la madre.

Con coronavirus cuidó de su hijo

Incluso con mucho dolor y fiebre, Bélit luchó por cuidar a su hijo que tenía síntomas más graves, como dolor corporal y dificultad para respirar.

También perdió el sentido del olfato y el gusto, pero el bebé empezó a mejorar, al igual que su marido, que ya no sentía dolor en la garganta y había recuperado el gusto.

A pesar de las mejoras, la familia de São Bento (PB) se mantuvo aprensiva: “Mi mayor miedo era perder a mi bebé, era muy pequeño y verlo con fiebre de 40 grados cada 2 ó 3 horas me mataba. A veces se quedaba sin aliento y me angustiaba cada vez más”.

Alex y Bélit son cristianos evangélicos, mantuvieron su fe en que serían sanados “No sé cómo, pero logramos salir de esto sin secuelas y estamos bien”, dijo la madre aliviada, destacando que se redoblaron los cuidados para evitar una posible y nueva infección.

“La fe nos mantuvo en control. Cuando llegó la desesperación, oramos. Somos humanos y es normal tener miedo, pero cada vez que el miedo me golpeaba de perder a mi hijo, me apegaba a Dios. Me mantuvo en marcha”, dijo Bélit. 

“Aunque estaba enferma y llena de dolor en mi cuerpo, me quedé durante días con mi hijo en mi regazo, orando por su recuperación. ¡Dios me mantuvo despierta! Fue Dios quien curó a mi hijo”, concluyó.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas y del mundo.