Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- José Ribeiro de Souza Júnior, un hombre de Ceará, Brasil de 35 años, fue dado de alta de la UCI el martes 9 de marzo, con familiares y personal del hospital entonando la alabanza “Nadie le explica a Dios”.

Júnior pasó 38 días desilusionado por los médicos por las complicaciones del COVID-19, y escuchó mientras estaba en la cama que “estaba muerto”, pero él sabía que nada es imposible para Dios.

Fue hospitalizado el pasado 27 de enero, con dolores corporales y baja saturación, que empeoraron. El 24 de febrero, los médicos anunciaron a la familia que solo le quedaban a Júnior otras 24 horas de vida y ya estaba en proceso de insuficiencia orgánica.

Tatiana Leitão, de 44 años, esposa de Júnior, dijo que su esposo escuchó cuando el equipo médico dijo que estaba “prácticamente muerto”.

“Escuché cuando empezaron a hablar que estaba muerto. Había varias personas aquí, sentí que me llevaban. Pensé: ‘Dios, estoy vivo. Creen que estoy muerto, pero yo sé que no. ¡Dame la fuerza para despertar, dame una oportunidad más!’”, dijo Júnior.

Tatiana dijo que sentía que iba a pasar por mucha lucha con la enfermedad de su esposo, pero Dios puso paz en su corazón y ella sabía que él no moriría.

También se reunió con un grupo de personas donde su esposo fue hospitalizado, frente al Hospital Regional de Unimed, en Fortaleza, y glorificó a Dios con alabanza y oración, pidiendo por sanidad de los pacientes con COVID-19 según informa el Diário do Nordeste. .

Júnior escribió una carta a amigos, familiares y profesionales de la salud, a pesar de que la coordinación motora estaba comprometida dijo: “A pesar de que no contaba con la escritura de mi hija, Malu, de tan solo 7 años, y viendo lo difícil que se hace, quisiera en 1er lugar agradecer a Dios, el Doctor de los doctores, que me operó que y guio con sabiduría a todos los que estaban conmigo”. 

“Mi familia estuvo a mi lado orando y clamando por un milagro. Si, aquí estoy vivo, oro y agradezco a Dios por este testimonio de vida. Es un desierto, que aún no he terminado de atravesar, pero así como Dios cruzó su desierto, hoy concluyo una etapa más de mi vida. Si pudiera cantar para este maravilloso equipo, cantaría una alabanza: “Nadie le explica a Dios”.

Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.- Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.