Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- A los 95 años fallleció Federico Gebel, padre de Dante Gebel. Así lo comunicó mediante una reciente publicación en sus redes sociales, el pastor, presentador de televisión, actor y conferencista.

El pastor Gebel le dedicó una emotiva despedida a su padre mediante una extensa publicación:

“Hoy se me fue el hombre que me llevó a su carpintería y yo me quedaba viendo sus dedos agarrotados, llenos de callos y golpes hechos a martillazos y formón”, inicia Gebel con su publicación.

“Hoy se fue el hombre que me enseñó a afeitarme; ponía un espejo en la pared que daba al galpón y decía que había que hacerlo con navaja, espuma y bajo la luz natural del día. Que eso era afeitarse de verdad, a lo macho”, agrega.

“Hoy se me fue el hombre que cuando metí la pata, me abrazó en silencio y susurró: “No es la muerte de nadie, ya vas a salir adelante”. Consejo sencillo, austero, pero de esos que te duran para toda la vida. Hoy se me fue el hombre que veía “Grandes valores del tango”, y no se perdía un solo capítulo de Bonanza y El Gran Chaparral”, añade.

El predicador Gebel también contó un par de anécdotas con su padre. “Así que aprendí en medio de sus gritos: ¡Apretá el embrague, que me vas a romper la caja de cambios!”. Aún así, me fascinaba que él me viera manejar”, relata.

“Hoy se me fue el hombre que le agarró la mano ortopédica a Daniel Scioli (¡esa es una anécdota única!) y sin soltarla le dijo: “Gobernador, ¿Usted sabía que Dante es mi hijo?”, Y el pobre Daniel, no sabía que decirle, ni que hacer. Mi viejo se hinchaba de orgullo cuando me mencionaba”, expresa.

Quería descansar

Dante contó que su padre ya deseaba descansar: “hace unas semanas me confesó que se quería ir, que estaba cansado; yo le dije que estaba bien, que ya se acercaba la hora de viajar. Y finalmente hace unos minutos, en una hora silenciosa, quieta, de marea baja, tomó el último tren a casa. Se fue como un señor alemán. Sin degradarse, sin deterioro, sin corromperse, como una persona consciente. Un viejo hermoso y sereno” explica.

“Hasta pronto, Federico; mi amigo el carpintero. Salúdame a la viejita. Ya te extraño; pero fue un placer ser tu hijo”, concluye Dante Gebel.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.