Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Un hombre identificado como Jim Woodford, contó para el programa de  Sid Roth, la experiencia de su encuentro que tuvo con Dios y el mensaje que recibió de parte del Señor.

Todo comenzó cuando Jim estaba sentado en su camioneta, y empezó a sentir una creciente sensación de ardor en las piernas. “De repente me di cuenta de que ya no podía respirar. Cuando estaba a punto de dar mi último aliento, en algún lugar dentro de mí que ni siquiera sabía que existía, grité que Dios me perdone. ¡Por favor, perdóname!”, reveló.

Lo encontraron en su camioneta, inmóvil, y lo llevaron al hospital. Su esposa Lorraine reunió a familiares y amigos para orar.

“El médico jefe salió y dijo: su esposo no muestra actividad cerebral y sus órganos están dejando de funcionar. Por ahora está conectado a las máquinas y no hay forma de traerlo de vuelta”, recordó.

En este punto, Lorraine comenzó a lamentar aquella oración que hizo. Pero lo que realmente no sabía era que Jim estaba experimentando algo grandioso.

Cuando Jim se quedó sin aire y se desmayó dentro del camión, inmediatamente tuvo algunas visiones. “Miré a la derecha y había una vista increíble de hermosas flores y prados. Y cuando miré a la izquierda, la hermosa hierba verde de repente se volvió marrón y caí en una grieta”, dice.

 Al ver una “criatura horrible”, como él la describe, comenzó a sentir terror. “Vi el odio en sus ojos, por mí y por toda la humanidad. Pero logré girarme hacia la luz, levanté ambas manos esta vez y grité: ¡Ayúdame, Dios! ¡Ayúdame!”. 

Añadió, “Todo lo que pensé que era parte de una vieja y loca leyenda es real. Es una dimensión que existe. Experimenté algo mucho más allá de lo que podría haber imaginado”.

Testimonio

Continuó diciendo que “vinieron tres ángeles y me llevaron al cielo. Me di cuenta de que estaba mirando nada menos que a Jesucristo, el Hijo de Dios. Y me miró y me preguntó: ‘Jim, ¿Qué has hecho con la vida que el Maestro te dio?’ No le di respuesta. Cuando lo miré a los ojos, me sonrió. Él me conocía. Vi un amor y un perdón tan intenso por mí, que no los merecía”.

“Sentí que era Suyo para siempre. Lo que fuera que me iba a pasar, yo era Suyo. Yo lo amaba y Él me amaba a mí”, continuó.

“Jesús dijo que debía regresar y contarles a todos lo que vi y de repente abrí los ojos y estaba en el hospital, en una camilla fría, gritando y asustando a las enfermeras”.

Luego de su experiencia, Jim asegura que le contará su testimonio al mundo y todos conocerán el milagro que ocurrió en su vida.


NOTICIACRISTIANA.COM.- Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.