nav
Lunes 20 de Agosto de 2018

Justicia suspende decreto de alcalde que entregó ‘llave de la ciudad a Dios’

El documento aún declara que “todos los principados, potestades, gobernadores de este mundo tenebroso, y las fuerzas espirituales del mal, en esta ciudad, estarán sujetas al señor Jesucristo de Nazaret”.

  • Iglesia/Estado    
  • 4 jul 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

BRASIL.- El decreto que dio a Dios la llave a la ciudad de Guanambi en el suroeste de Bahía, firmado por el alcalde Jairo Silveira Magalhães, fue suspendido por los tribunales. El decreto de suspensión fue solicitado por el fiscal (MP-BA) con el argumento de que el documento afrenta a los principios constitucionales de la Constitución y la Constitución del Estado, que garantizan el carácter laico del Estado y los derechos fundamentales a la libertad de conciencia, creencia y libertad de culto religioso.

De acuerdo con el “desembargador” Ivanilton Santos da Silva, “por ahora, lo que salta a los ojos es que el decreto en cuestión se utiliza de la máquina administrativa para manifestar dogmas y creencias, llevando a creer que el Estado, en aquella manifestación municipal, repudia otras creencias y valores religiosos, lo que puede ser un comportamiento actualmente temerario e inadmisible”.

La asesoría de comunicación del ayuntamiento de Guanambi informó al G1 que aún no ha sido notificada oficialmente, pero que va a recurrir a la decisión. El decreto del alcalde Jairo Magalhães fue publicado el primer día hábil de 2017, el 2 de enero, luego de asumir el cargo.

El documento que declara la “entrega de la llave de la ciudad al Señor Jesucristo” fue su primer acto al frente del ayuntamiento.

Electo con poco más del 50% de los votos en primera vuelta, Jairo ya fue concejal, alcalde de Vereadores y vice-alcalde de Guanambi.

El documento aún declara que “todos los principados, potestades, gobernadores de este mundo tenebroso, y las fuerzas espirituales del mal, en esta ciudad, estarán sujetas al señor Jesucristo de Nazaret”, y cancela “todos los pactos realizados con cualquier otro dios o entidades espiritual”.

El Ministério Público recomendó la revocación del decreto poco después de su divulgación. En la ocasión, el prefecto, que es evangélico, aclaró que su acto no discrimina a otras religiones y que la intención no fue promover debates religiosos.

En una nota, el gestor de Guanambi informó que la publicación “no tuvo la intención de herir la laicidad y que fue inspirada en el preámbulo del texto constitucional, que invoca el nombre de Dios”. Él destacó que su obligación es “gobernar para todos, primando por el diálogo interreligioso, sin distinción de ninguna naturaleza”.