nav
Viernes 17 de Agosto de 2018

Guerrilleros intentan matar a pastor, pero mueren durante ataque

Durante el ataque, un helicóptero apareció y mató a los guerrilleros, haciendo que los demás huyeran.

  • Persecuciones    
  • 9 feb 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

COLOMBIA.- La obra de Dios ha crecido en Colombia, incluso con la fuerte persecución en el país. Casos como el del pastor Pablo refuerzan esa idea. Él sigue firme en el propósito de Dios, incluso después de que grupos armados asesinaran a un pastor que actuaba en su región.

Antes, su iglesia contaba con más de 140 miembros. Luego el espacio se quedó pequeño y los fieles creyeron mejor construir un templo más amplio. A pesar de encontrarse en riesgo debido a las restricciones impuestas por la guerrilla, el pastor Pablo construyó una iglesia para 200 personas.

Pero no todo fue tan fácil. Pablo corrió grandes riesgos, hasta el punto de ser amenazado personalmente por un comandante de los grupos armados. Se ofrecieron tres opciones al líder cristiano: quedarse quieto (es decir, no predicar el Evangelio), irse o morir.

El pastor se negó a doblarse ante lo que se le ofrecía y por eso un guerrillero fue enviado para destruir el templo y matarlo. La construcción ya estaba a la mitad. El atacante no encontró al pastor en casa. Ese fue uno de los libramientos que Pablo vivió, pues el guerrillero volvió varias veces el mismo día.

Sin éxito, fue a la casa de una hermana de la iglesia y le contó que si no mataba al pastor, sería asesinado por la guerrilla.

Él prefirió entregarse al ejército y salir del grupo armado que ejecutar la orden que había recibido.

Riesgo de muerte

Cuando no lograron alcanzar al líder cristiano, los ojos de los atacantes se volvieron contra la familia pastoral. Así sigue la historia del pastor Pablo. El propio comandante fue con otros cuatro hombres a asesinar al líder y en el momento exacto apareció un helicóptero, que mató a tres de ellos. Los otros dos lograron huir.

Como no consiguieron matar a Pablo, se volvieron contra sus hijos. Sus dos hijas en aquel tiempo tenían 10 y 13 años y corrían el riesgo de ser reclutadas para la guerrilla en la escuela donde estudiaban. Es en este momento que entra a Puertas Abiertas y el abrigo para los hijos de los cristianos perseguidos, la Casa Abrigo Visión Ágape.

A pesar de distanciarse del padre, las chicas quedaron más seguras en el refugio. Después de estos acontecimientos, Pablo fue enviado a otra región por su denominación, pues el presidente de la misma dijo: “No queremos otro pastor muerto”.

Al final, el pastor Pablo no fue muerto y su iglesia no fue destruida. Actualmente, la congregación está bajo los cuidados de un joven pastor, que era aprendiz de Pablo. Después de 14 años viviendo en medio de la persecución, ahora él y su esposa viven en una región un poco más segura.

Pablo vive cerca de la Casa Abrigo Visión Ágape, lugar donde está su hijo. También está cerca de la universidad donde las hijas estudian. Hoy ofrece apoyo a los pastores de la región, visitando de vez en cuando de forma secreta y segura. Pablo también da entrenamiento y capacitación a través de las Puertas Abiertas.

[ Fuente: Puertas Abiertas ]