nav
Lunes 20 de Agosto de 2018

Cristianos condenan la “violencia atroz” del gobierno de Nicaragua

Casi 300 personas han muerto a manos de la policía y partidarios fuertemente armados durante los últimos tres meses.

  • Persecuciones    
  • 20 jul 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

MANAGUA, NICARAGUA.- Los cristianos de Nicaragua han exhortado al gobierno a que detenga la “espantosa violencia” que ha provocado la muerte de cientos de personas en una violenta represión contra los manifestantes.

El gobierno del presidente Daniel Ortega ha estado bajo presión desde que Ortega propuso reducir los beneficios de pensiones para cubrir un déficit presupuestario.

Las protestas se extendieron rápidamente para abarcar una serie de inquietudes que incluyen lo que los manifestantes describen como el control gubernamental de los medios, fraude electoral, manipulación del sistema de justicia y corrupción, así como la “dictadura familiar” de Ortega al frente del país con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Casi 300 personas han muerto a manos de la policía y partidarios fuertemente armados durante los últimos tres meses y 1830 personas han resultado heridas. El jefe del Consejo Mundial de Iglesias, Rev. Dr. Olav Fyske Tveit, dijo: “Hacemos un llamamiento al gobierno del presidente Daniel Ortega para que cese la terrible violencia y proteja a la población”.

Describió el nivel actual de represión estatal como “inaceptable”.

La Alianza Evangélica Nicaragüense emitió un comunicado el 10 de julio denunciando la falta de seguridad para los ciudadanos, pidiendo al gobierno que cumpla con la ley y exigiendo ‘respeto por el flagelo de la intolerancia y la injusticia que viven a diario por denunciar con una voz profética los abusos que Nicaragua está experimentando hoy”.

En la carta, firmada por su presidente Mauricio Fonseca e informada por Enfoque Evangélico, los representantes evangélicos piden a las Naciones Unidas, a la OEA y a la Comunidad Europea que actúen “con mayor beligerancia para que el Estado de Nicaragua a través de su gobierno respete los derechos humanos” y detenga la represión y la muerte de la gente’.

Enfoque Evangélico cita a un pastor amenazado y golpeado por la policía y paramilitares que dice: “La situación aquí es muy difícil. Hay pánico, hay terror. No sé qué decir, no sé qué hacer. Estamos orando, pidiéndole al Señor que nos proteja porque aquí la vida no vale nada en este momento”. Según él, la situación en Nicaragua “no se puede resolver de manera pacífica”. Los líderes no lo resolverán pacíficamente”.

La ONU ha expresado su preocupación por el deterioro de los derechos humanos en Nicaragua, que marca los 39 años desde el derrocamiento de la dictadura de Somoza.

El 17 de julio, la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos dijo que la nueva ley antiterrorista de Nicaragua podría usarse para criminalizar a los manifestantes. “El texto es muy vago y permite una interpretación amplia que podría llevar a la inclusión de personas que simplemente ejercen su derecho a protestar”, dijo el portavoz Rupert Colville.

Ortega “Obispos satánicos y golpistas”

El diario La Prensa de Nicaragua informó que Ortega, centró este jueves (19) su discurso durante la celebración del 39 aniversario de la revolución sandinista, para atacar a los obispos nicaragüenses. Los acusó de golpistas, los descalificó como mediadores en el Diálogo Nacional e incluso se burló de la jornada de ayuno, oración de exorcismo que han convocado para este 20 de julio.

“Fueron sacando las uñas… se fueron quitando las máscaras y terminaron diciendo tiene que irse ya, tiene que irse ya. Y lo dijeron, lógicamente nuestros adversarios”, dijo Ortega, en una furibunda reacción contra los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y los miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia que participan en la Mesa del Diálogo Nacional.

La Conferencia Episcopal, mediadora y testigo del Diálogo Nacional, propuso el pasado 7 de junio al presidente Ortega adelantar las elecciones generales para el 31 de marzo de 2019 sin posibilidad de reelección para superar la crisis.

Ortega dijo ayer en su discurso que la propuesta le había “sorprendido”. “Cuando los mediadores reunidos allí en la Casa de los Pueblos con todos los señores obispos, encabezados por el cardenal (Leopoldo Brenes), me leyeron la cartilla, sacaron la estrategia y allí decían: hay que cambiar ya, a partir del día 11, nos daban un plazo de dos días, hay que cambiar ya al poder judicial, al poder electoral, a la Contraloría, a todos los poderes del Estado, a la Asamblea Nacional y hay que quitar al presidente y adelantar las elecciones. Yo cuando recibí el documento dije: bueno, esto es lo que quieren realmente. Yo pensaba que eran mediadores, pero no, estaban comprometidos con los golpistas. Eran parte del plan con los golpistas”, afirmó.

“Me duele mucho decir esto porque le tengo aprecio a los obispos, les respeto, soy católico. Pero ellos tienen posiciones desgraciadamente, siempre se impone la línea de confrontación, no de mediación”, aseguró.

En el discurso el caudillo también dio a entender que los ciudadanos que protestan pacíficamente están detrás de los crímenes de policías y ciudadanos de su partido, con quienes “han cometido ritos satánicos”, informó La Prensa.

[ Fuente: Christian Today y La Prensa ]