Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Lunes 17 de Septiembre de 2018

Extremistas islámicos destruyeron 343 iglesias en Irak

Líderes hablan de perdón y reanudan: “En el nombre de Jesucristo todo es posible”

  • Persecuciones    
  • 24 ago 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

IRAK.- Este mes se completan cuatro años en que unos 140 mil cristianos necesitaron huir en masa de Irak, mientras militantes del Estado Islámico tomaban por asalto las planicies de Nínive, en Irak, el mayor bastión cristiano en el país.

“Su plan era eliminar a la población cristiana y también la memoria histórica”, dijo Andrew Walther. Él es parte de los Caballeros de Colón, la mayor organización católica dedicada a ayudar a los cristianos perseguidos en aquella parte de Oriente Medio.

Walther recuerda que la historia milenaria de la presencia cristiana de Irak fue destruida en cuestión de días. “Ellos explotaron la tumba del profeta Jonás. Después, destruyeron sistemáticamente los cementerios cristianos, las iglesias cristianas y casas de los cristianos”, recuerda.

Durante más de 2000 años, la región de Nínive fue el hogar de los cristianos caldeos, siríacos y asirios. En la gran mayoría ellos siguen la tradición católica u ortodoxa. “Cuando el Estado Islámico invadió el norte de Irak, diezmaron a los cristianos. Ellos llegaron diciendo que nuestra opción era convertirse al Islam o morir.

Muchos huyeron el mismo día “, explica Walther.

“Los jihadistas querían eliminar cualquier tipo de diferencia. Por eso, no sólo mataron a las personas, también quitaron todo lo que se refería a nuestra cultura. El saldo de la masacre fue la destrucción de 263 iglesias y más de 13.000 casas de no islámicos, pues la minoría Yazidi también fue perseguida. Nadie sabe hasta hoy el paradero de cientos de mujeres que fueron secuestradas por ellos.

“El objetivo del EI era explotar monumentos, iglesias y cualquier cosa perteneciente a una creencia religiosa distinta del Islam”, agregó Walther.

Hoy, cuatro años después, el Estado Islámico fue derrotado y no domina más la región. Sin embargo, muchas aldeas permanecen desoladas. “Muchas ciudades todavía son zonas de guerra, con minas terrestres y sin agua, donde la población original no puede volver”, dijo Walther, que viaja por todo Irak tratando de ayudar a los que desean volver a sus antiguas casas.

Fe para superar

A pesar de los enormes desafíos, los cristianos iraquíes están lentamente tratando de reanudar la vida en la tierra de sus antepasados. Con la ayuda de grupos humanitarios católicos y evangélicos, cientos de familias están reconstruyendo o restaurando sus casas.

El padre Salar Kajo trabaja con el Comité de Reconstrucción de Nínive (NRC), ONG que intenta reconstruir nueve aldeas en esas planicies. “La iglesia es la única organización que trabaja para que los cristianos de Irak recuperen sus casas”, dijo Kajo. “Si esas familias no vuelven, el cristianismo desaparecerá de Irak”.

Según un reciente estudio, 8.815 familias cristianas iraquíes regresaron a las planicies de Nínive desde que el Estado Islámico fue derrotado.

Conforme destaca Andrew Walther, los centros médicos y de distribución de alimentos ayudan a todos: “Tenemos clínicas médicas que atienden las necesidades de las poblaciones yazidis, cristianas y musulmanas”.

Sin embargo, él sabe que la mayoría de las casas iglesias no serán reconstruidas. “Ya invertimos cerca de 20 millones de dólares, pero no es suficiente”, calcula. El presupuesto mínimo para restaurar las casas, los templos y las infraestructuras básicas es de 200 millones de dólares. La misión Puertas Abiertas también está involucrada en el proyecto, pero no divulgó sus gastos.

Walther dice que los cristianos que regresaron están listos para perdonar y seguir adelante. “Algo que estos cristianos me dicen repetidamente es que el perdón es un gran elemento de eso”, revela.

“La idea de que la comunidad cristiana puede perdonar es lo que se ha hecho a ellos y ayuda a ser una especie de levadura como resultado de eso, es algo que se toma muy en serio”, agregó Walther.

El sacerdote Salar Kajo subraya que sólo la fe les permite hablar sobre el perdón y el futuro. “Nuestro pueblo sufrió mucho. Durante años como refugiados en el Kurdistán se enfrentaron muchas dificultades. Pero ellos tienen una fe que les permitió superar todo. En el nombre de Jesucristo todo es posible”.

Le puede interesar: Papa sobre curas pedófilos: “Cuánta suciedad hay en la Iglesia”

[ Fuente: CBN News ]